Jueves 29 Junio 2017

Liquidación de Electricaribe. Españoles contratacan y la posibilidad de devolverles la empresa

Fuentes de Gas Natural aseguraron a Efe que la multinacional pedirá una indemnización de 1.000 millones de euros (1.071 millones de dólares), cifra que ya trascendió y que supone más del doble del valor contable de Electricaribe de 475 millones de euros (508 millones de dólares).

Con esta demanda ante el Ciadi, órgano de arbitraje del Banco Mundial, la multinacional española reacciona así a la liquidación de Electricaribe, que fuentes del sector consultadas por Efe consideran, en la práctica, una expropiación.

La embajada de Colombia en España subrayó que en el contencioso con Gas Natural Fenosa a cuenta de su filial Electricaribe no ha habido expropiación, sino liquidación de acuerdo con la ley, y que el diálogo con la multinacional sigue abierto.

Al conocerse la liquidación de Electricaribe, Gas Natural aseguró anteayer que la decisión del Gobierno colombiano es “contraria al proceso de diálogo” abierto en los últimos meses con Colombia y también “al espíritu de profundización de las relaciones comerciales entre la Unión Europea y Colombia”, a la vez que “impacta negativamente” en el clima requerido para que se produzcan flujos de inversión internacional hacia ese país.

“La orden de liquidación de la compañía es claramente un paso en la dirección opuesta a los principios que preconiza la OCDE”, aseguró la multinacional española.

Por otra parte la Comisión Europea (CE) anunció que analiza con las autoridades españolas los pasos a seguir tras la decisión de Colombia de liquidar Electricaribe.

“Hemos sido informados sobre los más recientes acontecimientos. Permanecemos en contacto con el Gobierno español, evaluando la decisión de las autoridades colombianas y los posibles próximos pasos”, indicaron a Efe fuentes comunitarias.

La Unión Europea (UE) y Colombia tienen en vigor un tratado de libre comercio que es el marco fundamental para el intercambio de bienes y servicios entre el bloque comunitario y el país andino.

Tras la intervención de la multinacional, el presidente Juan Manuel Santos dijo que se había tomado una “decisión responsable” para que ni los usuarios ni las empresas de siete departamentos de la costa Atlántica “sufran por suministro de energía”.

El gobierno ha iniciado una ofensiva diplomática para tratar de tranquilizar a las empresas españolas que operan el país y evitar una fuga de inversiones, tras la reciente intervención de Electricaribe, la filial de Gas Natural en el país caribeño. Tanto en Colombia como en España, las máximas autoridades han tenido reuniones o han contactado con los máximos directivos de multinacionales españolas para convencerlas de que existe seguridad jurídica y que la intervención de la eléctrica es una excepción y tiene causas justificadas, informaron en fuentes diplomáticas.

Se ha programado una agenda encuentros con los máximos directivos de las grandes firmas españolas con presencia en el país. El embajador de Colombia en España, Alberto Furmanski, ha telefoneado a Antonio Brufau, presidente de Repsol, que posee un 20% de Gas Natural, y tiene además fuertes inversiones en el país caribeño. El diplomático trato de explicarle la situación y de que no existe ningún riesgo de inseguridad jurídica como había señalado Brufau

Por su parte la prensa española divulga lo que habría sido una propuesta de Colombia para devolver Electricaribe a Gas Natural, ABC España publicó la siguiente nota:

Colombia devolverá a Gas Natural su filial si invierte 475 millones

Guerra total entre Gas Natural Fenosa y el Gobierno colombiano en torno a la intervención de Electricaribe, la filial de la eléctrica española en el país sudamericano. Fuentes diplomáticas colombianas acusan al grupo español de «no invertir» lo suficiente y «forzar» la toma de control pública de la sociedad, algo que Gas Natural Fenosa niega al asegurar que la falta de liquidez de la compañía es consecuencia de un problema de impagos por parte de sus clientes.

En este escenario, la Superintendencia de Servicios -el regulador a través del cual se ha llevado a cabo la intervención- ha ofrecido a la eléctrica recuperar el control de su filial si lleva a cabo una inversión de 475 millones de euros. Esta cifra permitiría capitalizar la empresa y poder llevar a cabo la mejora de la infraestructura necesaria para reducir las enormes pérdidas de electricidad que sufre la empresa por la deficiente calidad de sus redes, según la versión del Gobierno.

«Si aparecen con un cheque de 1,5 billones de pesos colombianos [477 millones de euros], la ley les da la posibilidad» de recuperar el control de la compañía, explicó el superintendente de Servicios, Juan Miguel Mendoza, al diario local El Heraldo. «Tienen que comprometerse seriamente», reiteró el jefe del regulador.

La delegación negociadora de Gas Natural Fenosa, encabezada por el director general de Latinoamérica, Sergio Aranda, ha llegado a ofrecer un plan de inversiones de 400 millones de euros para los próximos cinco años siempre que este lleve aparejado una reforma regulatoria que permita al grupo combatir los impagos de facturas, ya sea a través de cortes de luz o mediante la agilización de los procesos judiciales para reclamar cobros. Por otro lado, el grupo ha reclamado al Gobierno de Juan Manuel Santos que presione a los Ayuntamientos para que liquiden la deuda de 50 millones de euros en luz que algunas instituciones públicas han contraído con Electricaribe.

El conflicto entre los dos bandos es tal que las partes no se ponen de acuerdo ni en las cifras que rodean la intervención. Fuentes diplomáticas de Colombia elevan ya a 1.300 millones de euros la deuda de la compañía con acreedores financieros y proveedores. Esta cantidad tendría que restituirse con la enajenación mediante subasta pública de los activos de la compañía. La cantidad es muy superior a la ofrecida el pasado martes por la Superintendencia de Servicios, que situó el pasivo total de Electricaribe en 755 millones de euros. La última información pública de la compañía, referida al cierre del ejercicio 2015, sitúa el pasivo total de la filial en 982 millones de euros.

Por otro lado, las autoridades colombianas han iniciado un road show para reunirse con directivos de primer nivel de empresas españolas en un intento de ensalzar la «seguridad jurídica» ofrecida por el país y evitar una reducción de las inversiones.

El ministro del Posconflicto colombiano, Rafael Pardo, se entrevistó con varias compañías la pasada semana durante un viaje a España. Entre estas empresas figuran las grandes del Ibex como Telefónica, Mapfre, Indra... La próxima reunión en este sentido se celebrará la próxima semana en la Embajada de Colombia en Madrid y reunirá al embajador Alberto Furmanski y al presidente de Repsol, Antonio Brufau.

La petrolera es accionista de referencia de Gas Natural con una participación del 20%. «Ninguna ha manifestado ningún temor y todas las empresas han expresado que se sienten muy cómodas en Colombia», explican fuentes diplomáticas.

viaradio

x

cuartavia play store

Festiweb