Martes 26 Septiembre 2017

Arquidiócesis de Cali, ‘los padres responsables por abuso sexual a sus hijos’, que le parece

Con textos de Caracol y El Espectador

Según esa institución, que el cura William Mazo abusara de cuatro niños en Cali fue por descuido de sus padres. Familiares de los niños harán plantón el 1º de marzo.

Iglesia católica rechaza la declaración de arquidiócesis de Cali en tema abuso de menores

Monseñor Luís Manuel Alí, niega que culpar a las víctimas sea una postura de la iglesia.

Monseñor Alí, obispo auxiliar de Bogotá aseguró que culpar a las familias por dejar a sus hijos con los padres no es una postura de la iglesia, ni del Arzobispo de Cali.

El religioso explicó que es "un comentario del abogado que lleva el tema".

Por su parte Hans Zollner, miembro de la Comisión Antiabusos del Vaticano, dijo que "sin conocer los detalles del caso (…) es algo que debe ser aclarada a través del proceso y, en este momento, me falta la imaginación de cómo podría ser corresponsable la familia".

La historia

Estefanía* es la madre de dos adolescentes que fueron abusados sexualmente hace ocho años por el sacerdote William Mazo. En ese entonces eran dos niños de 9 y 12 años, embelesados por un hombre de sotana y de Dios que prometía amparo y ayuda. Hoy, Estefanía está indignada. Siente rabia, impotencia. Mientras en el mundo entero se siguen destapando escándalos de pederastia protagonizados por la Iglesia católica —el último fue en Australia, donde se habla de al menos 4.500 casos denunciados—, en la Arquidiócesis de Cali se acaba de esgrimir una nueva tesis: que si un cura abusó de un niño, la culpa es de los padres.

Ella y sus hijos viven en el Alfonso Bonilla Aragón, un barrio del oriente del Cali en el que predominan las madres solteras que se emplean en casas de familia, como Estefanía, quien no oculta en lo más mínimo su molestia por la respuesta que la Arquidiócesis de Cali le envió, el pasado 30 de enero, al Juzgado 22 Penal de Conocimiento de Cali. Allí está en curso un incidente de reparación desde que la justicia confirmó que el sacerdote William Mazo era responsable de haber abusado de cuatro niños. Los padres de ellos cuatro, dos abuelas y un tío pidieron ser indemnizados por los daños morales que había traído tan grave delito. ¿Cuáles daños morales?, preguntó la Arquidiócesis.

“(L)a conducta del señor Mazo Pérez no puede mirarse de manera aislada”, le dijo al juez 22 penal la Arquidiócesis de Cali a través del abogado Walther Collazos. “Hoy su despacho debe mirar si la participación de las hoy llamadas víctimas indirectas (padres, abuelas y tío) fue la más coherente al sentido común (…) y el juicio de reproche sobre si se hizo como familia lo que se tenía que hacer”. Para el abogado, la cuestión es: “¿Se actuó con el sumo cuidado preventivo?” O, por el contrario, “¿se fue laxo, permisivo, omisivo, abandonado y desinteresado y hoy concurren ante un juez para aprovechar un hecho dañino de un tercero y fungir como víctimas indirectas?”.

Estefanía no entiende cómo un abogado de la curia “se atreve” a asegurar que ella y sus compañeros en esta lucha están “fungiendo como víctimas”. Su dolor, dice, es real. “Recordar esto es muy horrible. El cura empezó con que él ayudaba a los niños para que fueran monaguillos y se los llevaba para que lo ayudaran en la eucaristía, formó una banda marcial para que no estuvieran en la calle, porque por acá se ve mucho niño en la calle mientras los padres trabajan”. En su caso, cuenta, su hijo mayor sólo se quedó dos veces en la casa cural: la primera, con su permiso, y la última, “volado”. Esa última vez, además, se llevó a su hermano menor.

Tenerlos dos veces bajo el mismo techo fue suficiente para que el sacerdote William Mazo abusara de ellos. Cuando el hermano de Estefanía encontró a sus sobrinos en la casa cural y se los llevó, ella insistió hasta que el más pequeño le confesó lo que había pasado la noche anterior. Le dijo cómo el sacerdote les había hecho quitar la ropa, los había puesto en fila, y tantas cosas más la Fiscalía determinó como “acceso carnal abusivo con menor de 14 años agravado en concurso homogéneo y sucesivo”. Las víctimas probadas fueron los dos hijos de Estefanía, un medio hermano de ellos y un primo de este último. Ninguno pasaba de los 12 años.

En el juicio, que tuvo lugar en el mismo Juzgado 22 Penal de Conocimiento de Cali donde ahora se tramita este incidente de reparación, se supo que Mazo convencía a los niños de estar con él a cambio de regalos, dinero e invitaciones a comer. A veces se los llevaba de paseo con toda la banda marcial, para evitar sospechas. Él negó los cargos, pero dos psicólogas, una médica forense, dos cirujanos, un investigador criminalístico y una trabajadora social de Bienestar Familiar certificaron los relatos de los cuatro niños y explicaron, desde sus ciencias, por qué sus versiones eran ciertas. El sacerdote William Mazo sí había abusado de ellos.

Por eso fue condenado en primera y segunda instancia a 33 años de cárcel. La Corte Suprema no quiso revisar su caso, por lo que la condena quedó, dicen los juristas, “en firme”. Lo que las familias de los cuatro niños buscan ahora es que la justicia reconozca, además, que ellos deben ser indemnizados por tanto sufrimiento. La Arquidiócesis de Cali, sin embargo, cree que “no se ha probado el daño manifestado y la cuantificación del mismo” y que, en lo que respecta a este caso, “debe declararse la inexistencia de un daño personal, cierto, directo e injusto que dé lugar a la indemnización reclamada”.

Otro de los argumentos de la Arquidiócesis de Cali para rechazar la demanda de reparación es que el sacerdote William Mazo pertenecía a la Arquidiócesis de Santa Fe de Antioquia desde 1998. “No está incardinado ni recibió formación en la escuela (Seminario Mayor) de la Arquidiócesis de Cali”, dice el documento de 26 páginas. “(Es) totalmente distinto a la calidad de persona formado y ordenado en la Arquidiócesis de Cali”. ¿Y si el sacerdote sí perteneciera a esa Arquidiócesis? También hay respuesta: la Arquidiócesis indica que las funciones de los clérigos que debe vigilar son, por ejemplo, “que los fieles laicos sean adoctrinados en las verdades de la fe, sobre todo durante la homilía”. Nada más.

El punto más polémico, no obstante, sigue siendo la responsabilidad que la Arquidiócesis deposita en los padres de los niños abusados. “Se solicita se tenga en cuenta lo dispuesto en los artículos 2348 y 2357 del Código Civil, por existir una omisión directa de los hoy reconocidos como víctimas indirectas en el actuar del señor Mazo Pérez, ya que violaron el deber de cuidado, deber de custodia, salvaguarda, vigilancia y protección hacia los hijos y familiares (…) que en esa época contaban con 10 u 11 años de edad”. Según el documento, se trataba de menores “bajo el imperio de la institución de la familia”, víctimas de un “exceso de confianza y pasividad” de sus guardianes.

Desde el año 2000, miles y miles de casos de abusos por parte de sacerdotes católicos se han conocido a lo largo y ancho del planeta. En un principio, la Iglesia católica negó que algo así hubiera ocurrido. Luego, admitió las violaciones. Después, en una movida osada para una institución tan vertical y estática, empezó a pedir perdón. Ahora, en Cali, se culpa a los padres. “Con monseñor Darío de Jesús Monsalve nos reunimos recién posesionado, nos dijo que era nuevo, que apenas se estaba enterando del caso. Tuvimos varias reuniones y siempre nos pidió disculpas. Ahora queremos que se retracte. No es posible que esa sea la respuesta de la Arquidiócesis”, concluye Estefanía.

Ella, así como los demás familiares que a los ojos de esta Arquidiócesis son "culpables" del abuso que soportaron sus hijos, estarán el próximo 1º de marzo haciendo un plantón frente a la sede de esta institución religiosa. Exigen que su representante, monseñor Monsalve, un hombre que se ha hecho públicamente notorio por hablar de paz y por recibir amenazas tras hacerlo, cambie de postura y admita que ellos, víctimas como sus niños, no son los culpables del infierno al que el párroco William Mazo los envió.

* Nombre modificado para proteger la intimidad de las víctimas.

viaradio

x

cuartavia play store

Festiweb