Lunes 23 Octubre 2017

Cuando la corrupción toca las puertas de los recursos de regalías, Magangué no ha sido la excepción

En todo el territorio nacional hay denuncias de corrupción con los recursos de Regalías, pero quizás es en la Región Caribe donde el eco se ha sentido con mayor fuerza.

En noviembre del 2015 el presidente Juan Manuel Santos expresaba que “en Colombia las regalías las asociaban con corrupción. Hoy son sinónimo de obras y progreso para todos los departamentos del país”, sostuvo Santos al liderar la Maratón de Regalías, en la que hizo un completo balance de la reforma introducida por el Gobierno Nacional en el 2012.

Un año después se conocen los escándalos de las mismas en la mayoría de los departamentos del país, entonces lo que el jefe del Estado había señalado asegurando que la transparencia con la que se aprueban y ejecutan los proyectos “es hoy una prioridad para el Gobierno Nacional” quedó en entredicho.

Pero Magangué tampoco se quedó atrás, desde el 2013 este municipio ha aprobado para ser ejecutados proyectos por más de 22.400 millones de pesos, un total de 15 proyectos, de los que muchos de ellos ya dejaron de ser proyectos en riesgo para convertirse en monumentos a la corrupción.

Y es aquí donde el entredicho del presidente Santos se hace más visible, donde está el control que permita decir que existió o existe transparencia, y por supuesto donde quedó la mano de la justicia representada en la labor de las autoridades, cuando la mayoría de los conceptos de estas han marcado el camino de la impunidad y del todo vale.

Triste recuerdo tenemos del fortalecimiento del sector piscícola mediante el repoblamiento con la especie bocachico, $ 1.467 millones que se hundieron, sin embargo hoy las autoridades de pesca reivindican lo que las comunidades dijeron en su momento “eso no sirvió”.

Pero aún más triste fue perder la esperanza de ver por fin un buen parque en Magangué, con la ejecución del proyecto de adecuación y mejoramiento del parque de las américas, que tuvo un valor de $ 1.870 millones, a pesar de que Contraloría y el Departamento Nacional de Planeación estuvieron indagando “no pasó absolutamente nada”.

Pero esto no fue lo último, apareció el proyecto de implementación y/o intervención nutricional a la primera infancia en población priorizada perteneciente al nivel 1 y 2 del sisben, por la suma de mil millones de pesos, más ejemplo de ineficiencia y corrupción no se pudo haber dado. Inclusive fue ejemplo nacional por el DNP como los mayores casos de corrupción con estos recursos.

Sigamos un alista de proyectos que sirven de telón para mostrar que los recursos de regalías han sido bien utilizados: mejoramiento de tramos críticos en las vías terciarias por valor de $ 500 millones, remodelación del gimnasio de boxeo por $ 478 millones, y los controvertidos proyectos de actualización de la estratificación socioeconómica como impulso al desarrollo de los servicios públicos por $ 873 millones, actualización del plan de gestión integral de residuos sólidos – pgirs por valor de $ 300 millones.

Hasta aquí la historia triste de las ejecuciones, la actual administración ha contratado un poco más de 6 mil millones pesos en tres proyectos, que deben ser ejecutados en este año, a esperar a ver.

Por lo pronto y lo visto en Magangué, los casos de resonancia de la corrupción en las regalías no han tenido el impacto de la lucha frontal contra la corrupción.

El discurso se queda en eso en discurso, las acciones poco se ven y el control social casi no existe por la misma desidia de las autoridades competentes, y ahora que el desborde nacional de la corrupción mayor se palma en los casos de coimas y dadivas, un show donde el ciudadano solo refuerza lo que ha venido pensando “hasta que no se acabe los delitos de cuello blanco, donde los que resultan culpables pagan a domicilio, la corrupción va a seguir imparable”, mucho más en la época electoral.

viaradio

x

cuartavia play store

Festiweb