Miércoles 29 Marzo 2017

Según Encuesta Nacional de Demografía y Salud la Costa se raja en salud y sexualidad

Por: Adriana Chica García / elheraldo.co/entretenimiento

Saneamiento básico, mortalidad infantil y uso de anticonceptivos son algunos indicadores en los que la Región Caribe registra resultados negativos. La costa sale mal librada en la Encuesta Nacional de Demografía y Salud en temas como saneamiento básico, mortalidad infantil, uso de anticonceptivos y aceptación de derechos homosexuales.

El acceso a saneamiento básico, a vivienda digna, a educación, la mortalidad infantil, la aceptación de los derechos de la comunidad LGBTI, el uso de métodos anticonceptivos y el conocimiento sobre enfermedades de transmisión sexual son algunos de los aspectos en los que la región Caribe se encuentra por debajo de la media nacional, superado en algunos casos solo por la zonas de la Orinoquía y Amazonía.

Esas son las conclusiones que dejaron los resultados de la última Encuesta Nacional de Demografía y Salud (ENDS) presentada la semana pasada por el Ministerio de Salud y Protección Social. El documento, además, revela que en el país el 64.1% de mujeres y el 74.4% de hombres han sufrido violencia de parte de su pareja; y solo dos de cada 10 mujeres se atreven a denunciar las agresiones.

La ENDS establece los cambios demográficos de la población colombiana en los últimos cinco años (2010 – 2015), en cuanto a conocimientos, actitudes y prácticas en salud sexual y reproductiva de personas en edad fértil. Se aplica en una muestra representativa de mujeres de entre 13 y 49 años, y de hombres de entre 13 y 59 años.

Se entrevistaron un total de 38.718 mujeres y 35.783 hombres de 13 a 59 años de edad, concentrados en los 32 departamentos del país, los cuales fueron divididos en seis regiones: Atlántico, Oriental, Bogotá, Central, Pacífico y Orinoquía y Amazonía.

La región Atlántico está conformada por La Guajira, Cesar, Magdalena, Atlántico, San Andrés, Bolívar, Sucre y Córdoba. En estos departamentos se consultaron 8.278 mujeres y 7.641 hombres, pertenecientes a 10.388 hogares.

Hogar y demografía

Como en la mayoría de países latinoamericanos, en Colombia los hogares con familias extendidas y compuestas están en descenso. La nueva tendencia es de parejas sin hijos y hogares sin núcleo conyugal, especialmente con mujeres a la cabeza. El cambio es notorio, en 2010 los hogares unipersonales eran del 9.5%, en el 2015 aumentó la cifra a 11.2%.

Pero contrario a esta inclinación, en la costa Caribe predominan los hogares numerosos. En la zona Atlántico la cantidad promedio de individuos en un hogar es de 4.1, y aunque disminuyó con respecto al 2010 (4.4), está por encima de la media nacional (3.5).

La encuesta también evidencia que el 36.4% de los hogares en Colombia tienen jefatura femenina. El fenómeno es más urbano –39.6 en cabeza de una mujer- que rural (25.5%). En este sentido, la zona Atlántica tiene el porcentaje más bajo con 34.8 en 2015. Aumentó en comparación con el 2010 (24.8), y solo es superada por la zona Oriental, donde el 34.3% de los hogares son controlados por mujeres.

En cuanto a saneamiento básico y vivienda la costa Caribe no mejora sus indicadores. El 63.6% de los hogares en la zona Atlántica tiene acueducto público, el más bajo de la lista después de la zona de la Orinoquía y Amazonía, que tiene el servicio solo en el 39.5%.

Asimismo, Atlántica solo cuenta en un 60.8% con conexión a alcantarillado, por debajo incluso de la zona Pacífica (68.3%) y de la Orinoquía y Amazonía (70.9%).

El indicador de hacinamiento - que hace parte del Índice de Pobreza Multidimensional- ratifica que las zonas rurales, las zonas Atlántica y Orinoquía y Amazonía superan el promedio nacional en este índice. Pero entre ellas, la que sufre una peor situación es la zona Atlántica.

Educación

En el país la proporción de población masculina que completa la secundaria es de 17.9%, y solo el 20.5% llega a la educación superior. El porcentaje es menor –aunque con poca diferencia- en las mujeres: en educación secundaria incompleta es de 57.9%, y completa es de 17.4%; en educación superior llegan el 24.2% de las féminas.

Datos que se relacionan con el nivel de analfabetismo entre géneros, que es superior en los hombres de 13 a 49 años (3%) que en las mujeres del mismo rango de edad.

Otro curiosidad es que, a excepción de Bogotá, el porcentaje de personas que se automedica es relativamente alto en todas las regiones, del 12.2% en la Central al 18% en la Atlántica (la más alta).

Mortalidad infantil y fecundación

La tasa de mortalidad infantil ha venido en descenso progresivo desde 1990 con una tasa de 27 por mil nacidos vivos, hasta 14 en el 2015. Lo que significa una disminución del 48% en la tasa total.

En la zona Atlántico por cada mil nacidos vivos mueren 21 bebés, menos que en la zona de la Orinoquía y Amazonía, donde fallecen 24 niños por cada mil nacimientos.

En la otra orilla, los indicadores de fecundación revelan que las regiones menos desarrolladas, más pobres y de un nivel educativo bajo son las que llevan la bandera en el número de niños. En la zona Atlántico se registra el mayor número de hijos en mujeres de entre 15 y 49 años, con 2.5. Dato que se relaciona con las condiciones de vida que presenta el Caribe, como se evidencia en el primer punto (Hogar y demografía).

Siguiendo el aspecto, la zona con mayor porcentaje de mujeres embarazadas es la Atlántica, con 3.8%. Aunque si se clasifica por los departamentos con más embarazos la lista la encabezan Vaupés (9%), Chocó (6.1%), Amazonas (5.7%) y Huila (5.1%).

La fecundidad en la adolescencia, un problema de salud pública desde 1990, empieza su descenso en 2010. Los últimos resultados de la ENDS muestran que en la zona Atlántica el promedio de mujeres de 15 a 19 años embarazadas es de 4.4 (el más alto del país), y en el mismo rango de edad las que han tenido hijo es de 16.7% (lo supera la zona Orinoquía y Amazonía con 20.7%).

Esta cifra de la zona Atlántica está conectada con el hecho de que el Caribe registra el menor uso actual de métodos anticonceptivos. Mujeres y hombres de 13 a 49 años y en unión el porcentaje es de 73.5% y 74.8%, respectivamente. Cuando el promedio nacional es mujeres es de 96.7% y en hombres de 90.9%. En general, los métodos más usados en el país son el condón masculino, los inyectables y la píldora.

Roles de género

En los hogares entrevistados se reconocieron un reducido número de casos de personas LGBTI, lo cual no permite hacer análisis de inferencia estadística. Sin embargo, resulta relevante que solo el 2.3% de las mujeres y el 1.6% de los hombres manifiesta que si un desconocido es agraviado por ser homosexual, llamaría a la policía.

El documento señala que la zona Atlántica presenta los índices más bajos en materia de aceptación al reconocimiento de derechos para personas de esta comunidad. En donde es mayor el porcentaje de aceptación a un hijo o hija homosexual, tanto en hombres (28.3%) como en mujeres (26.3%).

También afirman que en esta misma zona se presenta con más regularidad la subvaloración de la mujer. Lo cual se refleja en una pregunta donde las mujeres costeñas están de acuerdo con frases como “una mujer necesita un hombre para ser feliz” y “cuando se tienen que tomar las decisiones en la casa, los hombres tienen la última palabra”.

Mujeres, las que más sufren agresiones por exparejas

Los hallazgos de la ENDS 2015 en cuanto a violencia de género son, por decir lo menos, preocupantes.

El documento, primeramente, explica que “las violaciones sistemáticas y masivas de derechos humanos y libertades fundamentales asociadas a las relaciones asimétricas de poder, que determinan una posición de sumisión y vulnerabilidad de unas personas frente a otras” es lo que se entiende como violencia de género (haciendo alusión a las Ley 1257 de 2008).

Teniendo en cuenta esta distinción. La encuesta encontró que el 64.1% de las mujeres y el 74.4% de los hombres ha sufrido de algún tipo de violencia psicológica. Los hombres alegan que la causa son los celos por “hablar con otras mujeres” (66.9%). Pese a eso, con ellas las que reportan más intimidaciones y amenazas.

La violencia física también recae en mayores proporciones sobre las mujeres. El 31.9% ha reportado una agresión física por parte de su pareja o expareja. Mientras que solo el 22.4% de los hombres ha reportado lo mismo. El empujón o zarandeo, seguido de los golpes con la mano, son las manifestaciones de violencia que más frecuentes entre los encuestados.

Otra dato curiosos es que este tipo de ataques en las mujeres se presenta mayormente a medida que aumenta la edad de la víctima. De hecho, el porcentaje más alto se presentó en mujeres de entre 45 y 49 años (33.9%). Mientras que en los hombres hay una tendencia a disminuir a medida que la edad aumenta, el porcentaje más alto se registró en jóvenes de 15 a 19 años (31.1%).

Otro tipo de violencia es la sexual, que en mujeres es mayor (7.6%) -disminuyó frente a 2010 donde fue de 9.7%-, frente a los hombres (1.2%). Los agresores siguen siendo en mayor medida personas conocidas, como exparejas (19.3%), parientes (14.3%), exnovios (11.6%), padrastros (5.7%) y padres (5.4%).

El manoseo sin consentimiento también se considera un tipo de violencia sexual. Respecto a este el 17.9% de las mujeres de entre 13 y 49 años manifestó que les había pasado, en lugares como su casa (35.3%), la calle (26.6%), el transporte público (17.7%) y en la institución educativa (4.5%).

viaradio

Vía TV

Para Ver

x

cuartavia play store

Festiweb