En contexto. Entendiendo porque Siria genera tensión entre EEUU y Rusia

Cuando Donald Trump ganó la presidencia de Estados Unidos, Washington y Moscú parecían enfilarse hacia su mejor relación en décadas. Pero ya no.

Las naciones, antiguas adversarias de la Guerra Fría, han caído de nuevo en una espiral de confrontación debido al reciente ataque de Estados Unidos contra una base militar del presidente sirio Bashar Assad, un protegido de Rusia.

Ya sin el optimismo de una “recomposición” de las relaciones, Estados Unidos y Rusia se dieron con todo el viernes e intercambiaron fuertes acusaciones sobre qué país violaba el derecho internacional.

“Se acabó. La neblina restante de la elección se ha disipado”, dijo el viernes el primer ministro ruso Dmitry Medvedev en su página de Facebook. Las relaciones ruso-estadounidenses están “completamente arruinadas”, apuntó.

Dijo que Estados Unidos se acercó peligrosamente a “un enfrentamiento militar” con Rusia tras disparar 59 misiles crucero contra la base aérea de Shayrat.

Así el gobierno de Rusia declaró este viernes en la ONU que el reciente ataque de EEUU en Siria es un "acto de agresión ilegítimo" y advirtió de las consecuencias "extremadamente graves" para la estabilidad internacional que pueden tener esas acciones.

"Se trata de una flagrante violación de la ley internacional", afirmó el representante ruso ante el Consejo de Seguridad, Vladimir Safronkov, en una reunión de urgencia convocada para analizar el conflicto sirio. Y agregó que la acción de EEUU "sólo puede facilitar el fortalecimiento del extremismo".

Estados Unidos lanzó un ataque con decenas de misiles Tomahawk contra la base siria de Shayrat para castigar al régimen de Bashar al Assad, aliado del gobierno ruso. Esa acción fue justificada por la Casa Blanca como respuesta a las denuncias sobre un ataque con armas químicas registrado el pasado martes en la localidad de Jan Sheijun, del que Washington responsabiliza al régimen sirio.

Por su parte, la embajadora de EEUU ante la ONU, Nikki Haley, aseguró que su país está preparado para "hacer más" en Siria, pero confió en que no sea necesario. "EEUU tomó anoche un paso muy calculado", dijo en su discurso ante el Consejo de Seguridad.

Y en respuesta a la declaración del embajador ruso, Haley criticó al gobierno de Vladimir Putin por su ineficacia para evitar un ataque de Al Assad con armas químicas y también cuestionó al ex mandatario Barack Obama por su fracaso para asegurar que Rusia cumpliera su promesa de contener las armas.

"Si no somos capaces de hacer cumplir las resoluciones que impiden el uso de armas químicas, ¿qué dice eso sobre nuestra efectividad en esta institución?", preguntó Haley ante los representantes de los países miembros del Consejo de Seguridad.

¿Qué consecuencias podría tener tanto en Siria como en el escenario internacional más amplio?

1. Relaciones entre Estados Unidos y Rusia

La ofensiva con misiles en respuesta a un supuesto ataque químico del ejército sirio contra civiles puede amenazar el precario equilibrio establecido por el expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, en su manejo de la crisis siria.

Obama "eligió definir el vital interés de Estados Unidos en Siria de forma estrecha: derrotar a Estado Islámico sin verse más envuelto en otro lodazal en Medio Oriente", escribe en la BBC el ex vicesecretario de Estado de Estados Unidos, Philip J. Crowley.

Hasta este ataque con misiles, Estados Unidos (junto con Reino Unido y Francia) había llevado a cabo incursiones aéreas contra Estado Islámico en Siria, pero había evitado golpear directamente a las fuerzas del presidente Bashar al Asad.

2. Combate contra Estado Islámico

Una posible segunda consecuencia es que, paradójicamente, el ataque contra Al Asad pueda socavar el principal interés de Estados Unidos en la región: derrotar al autodenominado Estado Islámico.

"Si Siria colapsa, podría convertirse en un refugio para los terroristas islámicos, precisamente la situación que Trump quiere evitar", escribe el periodista de The New York TimesDavid Sanger.

El poder de Estado Islámico se ha visto mermado en los últimos meses, de forma que el grupo yihadista ha perdido casi un cuarto del territorio que controlaba en Irak y en Siria durante el último año.

Así que no está claro si los combatientes "podrían beneficiarse de una Siria todavía más dividida", en palabras de Sanger.

3. ¿Un cambio de política de Trump?

La decisión de Trump supone también un cambio radical con respecto a su retórica previa y también en relación a la política en la región de su predecesor, Barack Obama.

Tras establecer una "línea roja" respecto del uso de armas químicas en Siria, Obama luego decidió no actuar militarmente contra el gobierno de Al Asad, a pesar de responsabilizarlo de un ataque químico con más de 1.400 muertos.

"Les diré que el ataque contra los niños de ayer tuvo un gran impacto sobre mí, un gran impacto", dijo Trump sobre el supuesto ataque químico.

La gran diferencia entre 2013 y ahora, cuando Obama amenazó con ataques aéreos contra Al Asad, es que hoy en día los riesgos de amplificar el conflicto son "mucho mayores", escribe Greg Jaff en el diario estadounidense The Washington Post.

Y la razón es -de nuevo- Rusia, con sus tropas en el terreno y sus sistemas de defensa antiaérea capaces de tumbar un avión estadounidense.

Cinco claves para entender la guerra en Siria

Lo que comenzó en 2011 con un movimiento pacífico en contra del régimen de Bashar al Assad, en 2017 se ha convertido en una guerra civil brutal y sangrienta que ha derivado en una migración masiva de refugiados y ha obligado la intervención de potencias internacionales.

Para entender mejor lo que está pasando en Siria, estas son las cinco claves políticas y económicas del conflicto.

Siria antes de la guerra y el inicio del levantamiento civil

La crisis humanitaria que existía en Siria bajo el régimen de Bashar al Assad arrojaba altos índices de desempleo, niveles de corrupción exorbitantes y falta de libertad política.

¿Cómo estalló la guerra civil en Siria?

En el 2012 el levantamiento de la oposición a Bashar al Assad llegó a la capital de Damasco e impactó la segunda ciudad más importante del país, Alepo. En reacción, el presidente sirio amenazó con terminar con la fuerza opositora y calificó al levantamiento como “terrorismo apoyado por el exterior” en contra de su gobierno y del Estado.

El enfrentamiento entre rebeldes sirios y la fuerza militar de Assad llegó a niveles exorbitantes, que obligó a Naciones Unidas a enviar observadores para dar fe de las muertes de civiles inocentes en las ciudades y poblados más vulnerables.

Nacimiento del Estado Islámico (ISIS)

La guerra civil causó la separación de un grupo radical que se identificó como el Estado Islámico, que desvió su fuerza e ideología no sólo al contraataque del ejército sirio, sino en contra del régimen global y la represión.

El número de miembros de la oposición moderada seglar fue superado por los grupos islamistas y yihadistas, autodenominado Estado Islámico (EI), cuyas tácticas brutales ha sumado adeptos bajo presión y a la fuerza y ha tomado fuerza con el apoyo del Frente al Nusra, un grupo afiliado a al Qaeda.

ISIS (Islamic State of Iraq and Syria) es un grupo políticos radicales islamistas yihadistas suníes liderados por Abu Bakr al-Baghdadi. En el año 2014 ISIS cambia de nombre a Estado Islámico cuando se autoproclama califado abarcando zonas de Iraq y Siria.

Intervención de potencias internacionales

Irán, que es chiita, es el aliado más cercano de al Asad. Siria es el principal punto de tránsito de armamentos que Teherán envía al movimiento chiita Hezbolá en Líbano y se dice que Teherán ha gastado miles de millones de dólares al año para fortalecer a las fuerzas del gobierno sirio.

Por su parte, Rusia ha intervenido apoyando a Assad para mantener los intereses de su gobierno en la región.

Por su parte, potencias como Estados Unidos, Francia, Alemania y Reino Unido; han responsabilizado al gobierno de Siria de ataques y atrocidades en contra de civiles, retomando el origen de la guerra civil y los actos de represión de Bashar al Assad.

La crisis humanitaria e inmigración de refugiados

La situación inhumana en Siria ha derivado en una crisis migratoria en Oriente Medio, con millones de personas que han decidido huir de sus ciudades en busca de paz y solicitando refugio a países de occidente.

La crisis de refugiados ha despertado polémica en los gobiernos de Europa y América; mientras unos países buscan abrir sus puertas a los refugiados, otros amenazan con endurecer sus políticas migratorias e impedir el acceso de inmigrantes, señalándolos como un riesgo a su seguridad nacional.

Las bombas químicas y la intervención de Estados Unidos

En los más recientes acontecimientos, Siria registró el más grande ataque en contra de una región rebelde con la detonación de armas químicas en la ciudad de Khan Sheikhoun, un acto que dejó decenas de muertos, incluyendo niños.

Al inicio del gobierno de Donald Trump, Estados Unidos había mantenido un discurso imparcial sobre la situación de Siria, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo que “en relación con al Asad, hay una realidad política que tenemos que aceptar”, dando a entender que Washington ya no considera como un objetivo la salida del poder del mandatario sirio.

Sin embargo, tras el supuesto uso de armas químicas por parte del gobierno sirio en la localidad siria de Khan Sheikhoun a principios de abril, el gobierno estadounidense cambió su postura, ordenando ataques aéreos en la base militar del gobierno sirio en la región.

Intereses económicos

Siria es un país rico en petróleo y, si bien no cuenta con grandes yacimientos en su territorio, si está geográficamente ubicado en una zona estratégica para la explotación petrolera de la región.

viaradio

Vía TV

x

cuartavia play store

Festiweb