Miércoles 23 Agosto 2017

Alumbrado público en Magangué: un buen negocio para un deficiente servicio

El debate realizado en el Concejo de Magangué dejó en el ambiente esos dos conceptos.

La citación hecha por el Concejo en el cumplimiento de una proposición presentada por el concejal Roberto Tobio, tuvo el ingrediente de la presencia del subgerente de la empresa American Lighting, concesionaria del servicio de alumbrado público en Magangué, David Uribe.

Pero también fue reprochada las ausencias del interventor del contrato de concesión Henry Bedoya y voceros de Electricaribe, sí estuvo presente el secretario de planeación municipal Aldo Bacci.

Por la intervención de la comunidad se reflejó al deficiente servicio prestado en muchos de los barrios del sector urbano, mientras que en el sector rural la queja es por que pagan un servicio que no es prestado, con la excusa de que es un impuesto, según lo relató voceros de la comunidad, como es el caso de los habitantes de Cortina, donde por iniciativa propia hicieron la recolecta para colocar 41 lámparas, la compara de los elementos necesarias para instalarlas por valor total de $ 1.476.000, el reproche fue “tenemos 25 años pagando un servicio que no tenemos

El alumbrado público de Magangué está dividido en dos zonas, urbana y rural. Para el sector urbano hay un operador que es la empresa American Lighting, contratada por concesión para la operación y mantenimiento, según el contrato y el subgerente Uribe tiene el compromiso de tener un 90% de luminarias efectivas.

Según los voceros de la empresa hay unas 4900 lámparas instaladas, donde 4740 se mantienen encendidas logrando el promedio.

La calidad del servicio y la tecnología usada fueron también temas de debate tanto por loa concejales como por la comunidad.

Para el sector rural es el municipio directo de la prestación del servicio, En ambos casos la empresa Electricaribe cobra el recaudo de un porcentaje por estrato a los usuarios de energía eléctrica, en el sector urbano Electricaribe cobra l energía y el servicio y el resto lo entrega a la empresa, en el caso rural cobra directamente el recaudo y pasa cuentas al municipio, casi siempre el recaudo nunca alcanza para pagar el servicio en esta zona, según informes anteriores de est empresa.

Se pidió la realización de mesas técnicas de trabajo entre los actores con participación de la comunidad, la revisión del censo de luminarias que debe constatar el municipio y la ejecución de un plan de mejoramiento e inversión en este tema.

El buen negocio

La comunidad cuestionó la labor del interventor del contrato, salió a relucir que se pagan 7 millones de pesos mensuales por este trabajo, además de hacerle señalamiento que “parece más trabajador del contratista que del municipio”.

Otra situación son los barrios inmersos en el Programa de Normalización de Redes Eléctricas (Prone), sujetos a la Ley 1117 de 2006, a los cuales se les aplica la misma tarifa que al resto de la comunidad.

Según cálculos del concejal Eduin Franco, en el sector urbano se facturan un aproximado a 238 millones de pesos y se recaudan unos 220, es decir el 92% es recaudado, aproximadamente el pago por Electricaribe serían de unos 67 millones de pesos. A pesar de ello los voceros de la empresa insisten que el promedio de ganancia lo generan para el punto de equilibrio de la empresa, un discurso de hace más de 12 años cuando también se hizo un debate similar en el Concejo.

Para el concejal Roberto Tobio es necesario revisar y modificar al acuerdo municipal que reglamentó los porcentajes sobre el consumo de la energía eléctrica y hacer un estudio financiero del sector.

viaradio

x

cuartavia play store

Festiweb