Miércoles 26 Julio 2017

Cementerio Central, el ‘Bronx’ de Magangué

El ‘Bronx’ era considerado el sector más peligroso de Bogotá y en su momento albergó a más de 2 mil personas, inmersos entre las drogas, la delincuencia común y la prostitución.

En Magangué, aunque en menor escala, también existe un lugar que se convirtió en una guarida de jíbaros, maleantes y violadores, y aunque suene paradójico, este “hoyo negro” de violencia y maldad está ubicado en un campo santo

El Cementerio Central, otrora la necrópolis más importante del municipio, es utilizado actualmente como letrina por muchas personas, algunos lo usan como motel para sostener relaciones sexuales encima de las tumbas y otros simplemente se dedican a dormir en su interior, ante la mirada indiferente de las autoridades municipales y ambientales.

Esta situación preocupa a los vecinos de los barrios Simón Bolívar y Córdoba, quienes aseguran que ya no pueden sentarse en las puertas de sus casas por temor a ser atracados o por los fuertes olores que emanan de las bóvedas abiertas.

Un proyecto de acuerdo retirado

Al parecer una serie de errores gramaticales y de semántica, así como la situación económica del municipio y la necesidad que tiene el alcalde de Magangué de gestionar recursos, fueron las causas que generaron el retiro del proyecto de acuerdo que tenía como fin ordenar el cierre, demolición y reubicación del Cementerio Central y construir una sala de necropsias para cadáveres en estado de descomposición.

Esta iniciativa que debió ser debatida por los cabildantes en el último período de sesiones ordinarias del año anterior, buscaba ponerle fin a los focos de delincuencia y a los problemas de contaminación que por años han tenido que soportar los habitantes de los barrios vecinos, como consecuencia del mal estado del camposanto.

Frente a esta situación, las personas que habitan cerca de la estructura se preocuparon nuevamente, aduciendo que no tienen certeza de cuándo clausurarán por fin el cementerio.

“No nos queda otra alternativa que esperar para que cierren ese lugar de una vez por todas”, indicó Josefina Arrieta, moradora del sector.

A través de un decreto

Todo parece indicar que el primer mandatario local no se quedará con los brazos cruzados, y antes del primer semestre de este año expedirá un decreto que obligara a los ciudadanos que tienen a sus seres queridos en esa necrópolis a retirar los restos óseos.

Este proceso tardará 36 meses aproximadamente, y mientras tanto el cementerio será clausurado. 

viaradio

x

cuartavia play store

Festiweb