Lunes 25 Septiembre 2017

Condenado al Estado por crimen de campesino en el 2007 en Cantagallo, sur de Bolívar

Por La Opinión

Mediante sentencia condenatoria el Juzgado Noveno Administrativo de Cartagena declaró responsable al Estado colombiano, Ministerio de Defensa y al Ejército Nacional, por la ejecución extrajudicial del campesino Parmenio Manuel Hernández Anaya, la cual fue orquestada y perpetrada por miembros activos del Ejército. El campesino residía con su familia en un humilde rancho en Cantagallo, sur de Bolívar.

La sentencia declara que: “los hechos en los que el ejército nacional sacó de su casa al campesino frente a su esposa e hijos, para posteriormente asesinarlo a sangre fría y presentarlo como un subversivo dado de baja en combate, es una grave violación a los derechos humanos por la cual el Estado Colombiano debe responder y reparar a las víctimas”.

Con relación a este caso el 17 de junio de 2015, el Juzgado Penal del Circuito Especializado de descongestión Cartagena condenó por estos hechos al coronel Wilson Ramírez Cedeño, quien para la fecha fuera comandante del Batallón de Ingenieros No.14 Batalla de Calibío, imponiéndole una pena de 37 años de prisión, una multa de dos mil ochocientos salarios mínimos legales y la inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas por el termino de 16 años.

Esta misma condena fue impuesta al cabo Silvio Sánchez Ocoro y al soldado profesional William Najera Better. Por otra parte, el capitán Javier Alarcón, y los soldados profesionales William Álvarez Otero, Raúl Weimar Valencia, Hernán Darío Mosquera, Cayetano de Jesús Gutiérrez, Julio Jaime González Basilio, Leonel Gómez Mosquera, Eduardo Ruíz Tovar y Carlos Vega Arrieta, fueron condenados por el mismo juzgado y la misma fecha a una pena privativa de libertad de 39 años.

La historia

El 27 de diciembre del año 2007 siendo aproximadamente las 9:00 de la noche tropas del Ejército Nacional de la 14ª Brigada pertenecientes al Batallón Batalla de Calibío - Séptima División, adscritos al Pelotón Aniquilador 1, utilizando como pretexto la Orden de Operaciones Majestad llegaron junto con una persona encapuchada y tres reinsertados a la finca “El Sombrío o La Parcela”, ubicada en la vereda La Poza, jurisdicción del municipio de Cantagallo, sur de Bolívar, en búsqueda del campesino Parmenio Manuel Hernández Anaya.

Al llegar a la humilde vivienda, en la cual se encontraba él campesino, su esposa y tres hijos, todos menores de edad para la fecha de los hechos, los militares comenzaron a proferir insultos exigiéndole al campesino que saliera porque se debía ir con ellos. Uno de los militares, iluminó dentro de la casa con una linterna y procedió a disparar, en ese instante los menores comenzaron a llorar y a gritar ante lo cual los agresores se atrincheraron cerca de la casa, advirtiéndoles que en la mañana regresarían por él.

Al día siguiente a las 6:00 am, los soldados regresaron y ante esta circunstancia Parmenio decidió salir junto su esposa e hijos, quienes fueron separados. El teniente Paez le dijo a la esposa del campesino “Señora a usted le voy a decir esto, le voy a pedir que guarde silencio porque yo soy correcto y no me voy a poner a hablar bobadas, yo soy al pan pan y al vino vino y nosotros lo vamos es a matar”.

Cinco días después el 2 de enero del 2008 la esposa del campesino se dirigió a la ciudad de Barrancabermeja en busca de su compañero a quien encontró muerto en el anfiteatro de esa ciudad, vistiendo un pantalón camuflado y presentado como guerrillero dado de baja en combate; entre las heridas que causaron su muerte se encontró un disparo en la espalda. La familia se desplazó a otro lugar abandonado su hogar, situación que afectó a los menores.

viaradio

x

cuartavia play store

Festiweb