Miércoles 26 Julio 2017

Se extiende el brote que causa este insecto, se registran casos en Valledupar y Santa Marta

Cinco personas del barrio San Jorge de Santa Marta presentan un extraño brote que al parecer fue provocado por un insecto llamado ‘Paederus Irritans’ o popularmente “bicho del fuego”, el cual ya existen registros en Valledupar.

Ante la alarma, la Secretaría de Salud afirmó que ya adelanta trabajos de campo para investigar las causas de las lesiones y que al final de la semana se entregará un reporte con las conclusiones.

“Estamos haciendo investigaciones y exploraciones para determinar si algún insecto o el ‘Paederus Irritans’ está ocasionando este tipo de lesiones, hay que encontrar el vector, pero hasta el momento no lo hemos hallado ni en San Jorge ni en ningún punto de la ciudad”, manifestó Carlos Payares, Secretario distrital de Salud.

En días pasados desde Valledupar se registraron los primeros casos del sarpullido provocado por el ‘Paederus Irritans’, insecto que se puede confundir con una hormiga.

Los especialistas recomiendan quitar del cuerpo a este insecto suavemente con un papel y luego lavarse con abundante agua para evitar el brote que ha aumentado por los cambios climáticos que propicia la aparición de este insecto.

La duración del brote sobre la piel puede durar hasta tres semanas si no se atiende como es debido, según las autoridades de la salud.

Cómo es el Paederus

Este insecto ponzoñoso parecido a una hormiga, mide menos de un centímetro; tiene antenas, alas y llama la atención su vivo color rojo. Viven en la humedad de los jardines, cerca de ríos, arroyos, humedales, y entran a la casa atraídos por la luz.

Para evitar que ingresen a la casa, al igual que se hace con los mosquitos, se pueden usar mosquiteros en puertas y ventanas. Como son insectos de hábitos nocturnos es propicio reducir el número de lámparas encendidas, sobre todo las luces blancas y brillantes. Y además, es primordial evitar cúmulos de basura que contengan residuos animales o vegetales en descomposición.

Ataque del insecto

Si se encuentra el insecto se debe tener cuidado al matarlo, ya que el veneno sigue aunque este muerto. Si se posa en el cuerpo hay que intentar sacarlo sin agredirlo porque si no elimina el veneno que quema la piel y produce la dermatitis. Es dolorosa.

¿Qué hacer?

Al momento se debe lavar con jabón neutro y consultar al médico.

La dermatitis por Paederus es del tipo de dermatitis de contacto. Este insecto no muerde ni pica, pero cuando camina sobre la piel y lo aplastamos despide una sustancia llamada pederin, una toxina vesicante en la hemolinfa que provoca una irritación. Y si al intentar sacarlo después de aplastarlo lo arrastramos sobre la piel aparece una inflamación lineal: por eso también es conocida como "dermatitis lineal" o "latigazo".

Una vez que la sustancia irritativa que emanan estos insectos a modo de defensa está en la piel, es muy común que se trasmita a otras zonas. Estas lesiones son conocidas como "besos" o "imagen en espejo" y ocurren por la aposición de la zona afectada con piel intacta, como puede observarse en las flexuras o en la cara interna de los muslos. Por eso es recomendable que, si aplastamos uno de estos pequeños escarabajos sobre nuestra piel, nos lavemos inmediatamente las manos con agua y jabón; y que coloquemos compresas húmedas sobre la zona irritada.

La evolución

En las primeras 48 horas aparece un edema de apariencia rojiza que a veces presenta pápulas y prurito.

A partir de las 48 horas continúa con eritema, se forman vesículas o ampollas que pueden tornarse purulentas.

Entre el quinto y el octavo día, la toxina se difunde y da lugar a lesiones secundarias alrededor de la lesión primaria, que pueden confundirse con contaminación bacteriana. En esta etapa puede haber dolor, fiebre y malestar general. Recién después de ocho días la eritema comienza a disminuir y se forman costras que luego caen.

viaradio

x

cuartavia play store

Festiweb