Viernes 20 Octubre 2017

Habitantes de barrio de Magangué preocupados por presencia de expendedores de droga

Los habitantes del barrio Dos de Noviembre, al occidente de Magangué, están preocupados por la presencia constante de expendedores de alucinógenos, incluso en pleno día.

Esta situación afecta también a los líderes comunitarios de esa localidad, quienes coinciden en que tan grave como el problema es el abandono que sienten de parte de las autoridades, que poco hacen para erradicarlo, escudándose en su poca capacidad para hacer presencia.

“Es sencillo comprar y consumir droga en este barrio, sólo hace falta conocer al jíbaro y adquirir los “moños” de marihuana”, manifestó un morador que solicitó reserva de su nombre por seguridad.

Venta de drogas en espacio público

La venta de drogas ocurre principalmente en un escenario deportivo ubicado en la plaza del barrio y en los alrededores del jarillón Sur.

Aunque la escena narrada por los habitantes ya hace parte de la cotidianidad de esa localidad, la comunidad se niega a perder los espacios públicos en los que antes respiraban aire puro, hacían deporte, recreaban a sus niños o paseaban a sus mascotas.

Aumentan capturas

La Policía Nacional acantonada en este municipio muestra cifras de capturas de jíbaros y decomisos de droga que dejaron de llegar a las calles de la ciudad como muestra de que sí están combatiendo el flagelo.

“Estamos trabajando para erradicar este problema de los barrios, pero necesitamos el apoyo de la comunidad, que denuncie para poder capturar a estos delincuentes”, dijo el comandante de la Estación de Policía de Magangué, Juan Manosalva Bravo.

viaradio

x

cuartavia play store

Festiweb