Sábado 27 Mayo 2017

Magangué y Mompox tienen que insistir en el debate de la seguridad

Magangué y Mompox no escapan a una sensación de alta inseguridad por los casos que se han produciendo a finales y comienzos de año. No es siquiera los robos registrados en las noticias o en los videos, sino en el diario común de la ciudadanía que comentan hechos ocurridos, no son tapa de periódicos y a los que las víctimas han decidido no denunciar, pregonando una respuesta que falta a la coherencia institucional ¿y para qué?, una sensación de impotencia frente a un sistema de justicia que no brinda garantías.

Pero más allá de ese eterno debate que nuestros legisladores no han enfrentado como debería ser, está la acción o repuesta que desde lo local debe darse.

En Mompox la alcaldesa ha tenido que llamar muy seguido a Consejos de Seguridad, hay fuertes síntomas que la placida Mompox empieza a conocer y donde la tranquilidad de esta tierra ya está siendo cuestionada, y no es para menos, los últimos hechos así lo indican.

En Magangué la problemática es más evidente, en un tumulto de problemas la seguridad genera un debate permanente entre la ciudadanía, como también la escaza respuesta institucional, pero ¿qué es lo que no se ha hecho?.

El primer semestre del 2016, fue un periodo difícil en la seguridad del municipio, una racha de asesinatos y atraco hicieron estallar al alcalde Alí, las ayudas externas no llegaban, pero después de unos meses la cosa se calmó como también el debate.

El error está en manejar esto de forma mediática, hay reacción cuando se aumenta la delincuencia y la bulla, creemos y estamos convencidos que la seguridad merece un capítulo de atención aparte de la agenda de gobierno, brindar la sensación de total confianza ciudadana hace posible la intención de visionar esa ciudad que pretendemos, en ese sentido hablar de la necesidad de una Magangué Segura es acertado, pero algo está fallando.

Nunca serán suficientes los planes o políticas que se quieran implementar para brindar seguridad en un 100% a los ciudadanos, por lo menos para creer que no se van a presentar casos delictivos o de violencia, sobre todo en una ciudad como Magangué, con una alta población en condiciones de pobreza y sin un adecuado nivel educativo y cultural, con signos de un aumento en el porcentaje de jóvenes en alto riesgo.

Pero hay acciones posibles que sí se pueden implementar de forma permanente hasta que 'papa gobierno', que es sordo por naturaleza, pueda brindar las ayudas externas que se han solicitado.

Hay que preguntarse qué pasa con la inteligencia, como están los estándares de respuesta frente al delito, intervención o tomas en zonas críticas de la ciudad, cuales son los planes de acompañamiento y de concientización ciudadana, hay que promocionar barrio a barrio, calle a calle, las medidas de protección, una red ciudadana y líneas de atención inmediata, un programa de seguridad en los establecimientos públicos, un buen censo y programa para movilización en motoclicletas, observatorio, audiencias y rendición publica sobre cifras y percepción de seguridad, y otras más que se pueden definir.

Además es hora también de una cumbre de seguridad entre estos dos municipios ahora que tendrán el cordón umbilical de un puente, que nos presenta grandes proyecciones pero también riesgos que habrá que minimizar. Las acciones hay que presentarlas, hacer de la seguridad una oportunidad y para eso hay que estar en constante movilidad y reacción, no esperar los acontecimientos para reaccionar, siempre hay algo que hacer en este tema…

Para lo que se viene en materia de concretar proyectos de integración y expansión comercial y turística el factor seguridad va hacer decisivo, en la medida que el slogan de una Magangué y Mompox Segura sea un éxito, tendremos las puertas abiertas para un mejor futuro y bienestar social e individual de las comunidades.

viaradio

Vía TV

x

cuartavia play store

Festiweb