Viernes 22 Septiembre 2017

Por Joseph Roenes Galvis. Los cimientos de la nueva Magangué

Me parece muy acertado el nombre que se le ha dado al proyecto de actualización del Plan de Ordenamiento Territorial, hace más de cuatro años que perdió vigencia el POT que se tenía, pero la historia nos dice que este POT estaba muerto desde sus inicios, desde el mismo momento en que se formuló los aspectos generales del ordenamiento territorial en Magangué a finales de los noventa, para el 2000 se aprobó en el Concejo una intención que fue enviada al cuarto de San Alejo casi inmediatamente, se nos olvidó que teníamos la necesidad de visionar y planear el futuro, palabras que las administraciones siguientes no desempolvaron.

Ahora más allá del valor del proyecto, hay un escenario para comenzar a reformular la visión y la planeación, la historia está escrita y no hay que vivirla dos veces, como la pequeña patria boba que hemos sido, lo que salga del nuevo POT será los cimientos de construcción de esa ciudad que estamos anhelando, y que ha crecido por peso del mercado y dinámica regional.

Muchos callos habrán que tocar e inclusive ciertos intereses tendrán que limitarse, pero debe ser una prioridad ciudadana que el nuevo POT realmente sea la hoja de ruta para el futuro, ni ser un viaje a la luna con conceptos de Julio Verne, como un salto de garrocha, cuando si debe ser un planificador concreto de pasos a una ciudad alcanzable en 12 años.

A la par del POT también tendrá que construirse la nueva conciencia ciudadana de la nueva Magangué, con identidad y sentido de pertenencia, algo que debe desbordar en el día a día en que vive esta ciudadanía, un reto también alcanzable si hay un liderazgo institucional y de los sectores sociales, las condiciones están dadas, y no habría que ser como Santo Tomas esperando la ejecución de las inversiones, para, plantear una dinámica de cohesión social y soluciones con participación ciudadana.

Me alegro de verdad la serie de anuncios concretos que despiertan y refuerzan la necesidad de apuntarse a la construcción de esa nueva Magangué, ser ciudad emergente, tener proyectos como la semaforización, los 50 mil millones de protección que generará una dinámica social y económica diferente, la inversión en vías terciarias asfaltadas, el nuevo centro administrativo municipal, proyectos alcanzables que se encuentran en trámite, una gestión loable que hay que reconocer, dejando a un lado el apasionamiento del color político o cualquier otro sesgo.

Eso hace que la nueva Magangué este en ejecución, indispensable el acompañamiento del gobierno nacional y departamental, es decir se está en el camino correcto pero siento que falta acompañamiento o de inclusión social.

Para no repetir la historia triste de hace 16 años atrás, lo que menos puede considerarse es que el color político arrope este proyecto, pero igual la gente y nuestros dirigentes tendrán que tener una conciencia de lo que está pasando a nuestro alrededor, hay que prepararse, tener otro tipo de debate público, de mayor altura, con énfasis en la visión, con el objetivo claro de un bienestar social y de desarrollo regional.

Es hora de dejar la mediocridad representada en los más bajos intereses, en la especulación, en las acciones del día a día, y en la ineficiencia, eso no sirve, el cambio de mentalidad es urgente si queremos realmente construir esa ‘Nueva Magangué’

 

viaradio

x

cuartavia play store

Festiweb