Jueves 29 Junio 2017

Opinión. Por Prospero Enrique Freile Nieves “Me robaron el saco de Ñame”

Por Prospero Enrique Freile Nieves

Viajaba de Magangué a Valledupar en compañía de mi esposa y mi hijo a visitar a mi querida Madre que gracias al Creador y a pesar de sus 92 años bien vividos, aun me sigue acompañando y con el deseo de seguir viviendo para seguirme contando sus anécdotas vividas en las tierras por donde se paseó Francisco El Hombre cantando sus vivencias acompañado solo por su acordeón y sus encomiendas cantadas.

Para acortar distancias decidí viajar por la vía que de Santana conduce Al Difícil Magdalena.

Llegue a la Nueva Terminal Fluvial de Magangué, una de las cosas buenas que tenemos, para dirigirme a la Bodega en la isla de Mompox, como siempre la cantidad de estibadores, maleteros, voceadores acosando me dieron la bienvenida y el consabido saludo “Dr. Le llevo el equipaje”, llegue como todo buen viajero costeño: con mi cava, mi maleta, y mi saco con un quintal de Ñame, cabe recordar que en la cava había una arroba de bagre seco, 10 libras de queso costeño y dos litros de suero atolla buey.

Compré los pasajes, considero que son los tiquetes más caros del mundo, ya que la distancia entre este puerto y el de la bodega es de menos de 5 Kilómetros, y su recorrido es de unos 7 minutos, y cuesta el escandaloso precio de $ 9.000, en obsoletas, y destartaladas chalupas, pidiendo reposición, además con sobre cupo. En los tiquetes que no tienen logotipo ni nombre de la empresa no se especifica la identidad del pasajero, mucho menos un seguro de viaje que supla siquiera la pérdida del equipaje, menos la vida de la persona que usamos este servicio.

Le hago entrega de mi equipaje al supuesto ayudante, el cual me dice súbase que acá le respondemos por su equipaje, le exijo el aforo del mismo y me pregunta “Que es eso”, yo le dije: una constancia que me certifique que el equipaje es mío y que se lo acabo de entregar, el equipajero insiste en que me suba que con ellos todo es muy seguro y con honradez.

Cuando arribo a la bodega y reclamo mi equipaje, no está la cava, ni el saco con el Ñame, ¿desaparecieron como por arte de magia en un viaje tan corto?

Reconozco que mi reacción fue agresiva cuando paso del asombro al desagrado. ¡Lógico! Nadie responde por mis pertenencias, me salí de la camisa, forme un escándalo de padre y señor mío, después de ires y venires y más de una hora de reclamar mis pertenencias, apareció la cava únicamente. La gabardina; es que digo el saco con el Ñame se esfumó y nadie por el me respondió

Y ahí no termina el cuento: cuando llegue a Valledupar y reviso la Cava, me habían robado el Bagre, el queso y el suero, ¿será que tienen hambre?.

“Que le pasara a esa gente” me robaron el suero, el bagre y el queso, “Y yo sé quién me lo tiene” parodiando a nuestro “Juancho Polo”. Por sus malas mañas y los pésimos servicios cobrados es que nos critican los forasteros que nos visitan dándole mala imagen a esta comarca y dejándonos con una marca.

No es mi estilo desearle mal a nadie, pero el puente “RONCADOR que unirá la Isla de Mompox con Magangué y que en aproximadamente 2 años estará funcionando acabará con estas malas prácticas y después se quejarán porque se quedaron sin el suero, sin el bagre y sin el queso, que hueso.

¡Ah! y todavía hay más, la CHULAPA; como decía una distinguida matrona de la ciudad no sale sino tiene el cupo completo, y si tu reclamas por el incumplimiento del horario de salida te dicen que el cupo no está completo y si quieres que salga te dicen que pagues los cupos que aún están vacíos, y si no se llena la embarcación y nadie cancela los cupos vacíos; se cancela el viaje y los pasajeros a hacer otra cola para que les devuelvan de mala gana el valor pagado por el servicio que finalmente no se efectuó.

Prospero Enrique Freile Nieves.

Docente Unicartagena

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

viaradio

x

cuartavia play store

Festiweb