Sábado 24 Junio 2017

Por Luis Daniel Terán. La Magangué con la que me encontré en las vacaciones

Por: Luis Daniel Terán H – Politólogo.

El municipio de Magangué no está pasando por un buen momento, problemas estructurales como son el crecimiento desordenado, desempleo y la inseguridad son algunos de los males que aquejan a la ciudad, la cual en algún momento, por allá a mediados de los noventas se propuso ser la capital del departamento de Bolívar ¿Qué pasó? Bueno eso sería una buena investigación socio-política que está en deuda y que alguien deberá hacer en algún momento.

Lo cierto es que como ciudadano nacido en el Municipio uno va con la esperanza que las cosas mejoren, que los anuncios que uno ve a través de medios de comunicación y redes sociales se puedan palpar en la realidad, pero o son muy lentos los proceso o realmente son solo marketing, el pueblo está en completo desorden, se observan caballos en las vías públicas, basura, poco respeto al espacio público, no se han preocupado por la parte estética, la navidad estuvo oscura, el trafico incontrolable y la sensación de inseguridad es permanente, por los robos, riñas y homicidios.  

El actual gobierno tiene tres banderas en su lema, una Magangué “Organizada, Segura y Pujante” uno se detiene en cada una de las tres palabras y parece que nos estuvieran “mamando gallo”, porque la ciudad por ratos parece que reinara la anomia ( ausencia de leyes y normas), lo de la inseguridad no es culpa de este gobierno, pero tampoco se ha diseñado una estrategia para combatir la delincuencia -por cierto el año 2016 fue el que registró más muertes violentas en toda la historia de Magangué- y lo de pujante, pues este es pueblo valeroso y de gente trabajadora, pero dicha pujanza le hace falta a los funcionarios públicos que a veces no están a la altura de las circunstancias.       

Yo sé que la crítica no le gusta a mucha gente, lo tildan muchas veces de inconformista o enemigo de la ciudad, pero la verdad pienso que lo que ha venido matando poco a poco a Magangué es la indiferencia de la mayoría de su ciudadanía, nos le toca ponernos la mano en el corazón y ayudar a que Magangué sea más llevadera porque nuestro pueblo no va bien, el que diga lo contrario o está mintiendo o tiene interés particular por defender a la administración de turno, y digo como comentario aparte, con el mismo entusiasmo que se diseñaron los carnavales no creen que era justo y necesario que la Secretaria de Salud armara en diciembre una brigada de fumigación para la ola de mosquitos que teníamos que soportar todas las noches, a veces las cosas son de voluntad y ni eso conseguimos.

Finalmente pienso que la alcaldía de turno tiene que mejorar, cuenta con el respaldo de la administración departamental, el primer año es el más difícil del periodo y la culpa no siempre es del alcalde, a veces los secretarios deben cumplir un papel más protagónico, de lo contrario nada pasará. Yo quiero que al alcalde le vaya bien, no porque sea de mi agrado o desagrado (no lo conozco) sino porque de su éxito dependerá que Magangué avance, necesitamos que nuestro pueblo vuelva a ser un lugar agradable, un territorio donde se sienta paz y tranquilidad, donde los oriundos y visitantes se vayan con una imagen positiva de nuestra ciudad y con las ganas de volver pronto.

Un consejo final para la administración municipal, sin una campaña de cultura ciudadana el problema de transito no se va a mejorar, está en deuda una acción de sensibilización y pedagógica hacia los conductores de carros, motos, bicicletas y peatones, solo el garrote y el comparendo no va a cambiar la costumbre y la forma de actuar de la ciudanía, a veces un poco de creatividad e imaginación es lo que se necesita para resolver los problemas.

viaradio

x

cuartavia play store

Festiweb