La Cuarta Via

¡Alcohólicos hipócritas!

En la Cuarta Vía

POLITICAZOS. De Joaquín Romero Calle.

Así, consideramos nosotros, a todos aquellos, que, sin misericordia alguna, le han caído encima, al senador del Pacto Histórico, Alex Flórez, quien preso de los efectos perturbadores que dimanan de la ingesta de alcohol, se solló -pérdida de control mental-  y montó todo un show escénico en la recepción de un hotel de lujo, en la ciudad de Cartagena, una pasada madrugada, cuando no le permitieron, que anónimamente, ingresara compañía femenina a la habitación que ocupaba en dicho sitio de alojamiento comercial.

Decimos hipócritas, porque Colombia, cuenta con una población altamente consumidora de bebidas etílicas; por eso, todo el que bebe o toma, sabe, que quien lo hace -beber o tomar licor- se emborracha y quien se emborracha, está en riesgo inminente, de cagarla. O sea, de adoptar comportamiento contrario a las reglas de conducta y convivencia social. Cuando la cagada, queda resumida en sólo expresiones verbales, no pada nada. Porque, no hay hecho de sangre que lamentar. Lo grave, cuando se registran hechos violentos.

Hechos violentos, que dejan secuelas, que se constituyen en causas penales y que podrían, hasta comprometer, responsabilidad penal en la persona del borracho y consecuencias en la integridad física del o de los agredidos. Para el caso, lo del sabanero radicado en Medellín, su actuación, quedó limitada a ofensas verbales a los agentes de Polícía, que atendieron el llamado que les hicieron empleados del hotel, para someter al “peao”.

Toda la gran prensa nacional, le llegó con todo, al Senador de izquierda, y además de publicitar relevantemente, los hechos protagonizados, han invocado directamente a autoridades de control, para que se sancione al legislador en este mal trance, y hasta, se le destituya disciplinariamente o se le haga sujeto pasivo de una pérdida de investidura y hasta que, se le abra causa penal. Vaya, vaya. Hipocresía pura.

Un periodista de Caracol Radio S.A., abogado, haciendo uso de esta condición y conocimientos, quizás en  busca de notoriedad, se ha tomado el trabajo, de intervenir directamente ante la Procuraduría, pidiendo ejercicio de la acción disciplinaria de rigor, con aplicación de las correspondientes sanciones. Pero, tan cívicos estos personajes, que nos desubican, cuando, frente a casos, de profunda trascendencia social, como son los despilfarros y robos al patrimonio público, no se conmueven en la intensidad, conque los descarrila, la “pea loca” de un legislador.

Por ejemplo, el último viernes, antes del sonado espectáculo del Senador, el Reporte Coronell, de la W. Radio, puso en el aire, toda una aberrante sucesión de hechos de corrupción, que lesionan hondamente, el patrimonio público, en manos de unos agentes del Estado, civiles y militares, coaligados, para defraudar, el activo dinerario de la Nación. ¿Por qué, ahí, no salen tan voluntariosos, a defender el patrimonio público? ¿No les parece, que es mejor papel, éste?

¿Por qué, no visitan a “Cara e Gato”, en la Majuana; barrio Girardot y puente de El Chorro, en Magangué y carreteables internos de Galeras, Sucre, con investigación exhaustiva de procesos de contratación, ejecución de los contratos y correcta inversión de los dineros públicos? Sería tronco de informe.

En Galeras, por ejemplo, tendrían para darse chapa, con un brillante informe, que desmenuce, los 137 millones, que se gastaron el año pasado, en la vía a Puerto Franco, y que no aguantó algunos aguaceros, en este 2.022. O, cómo se dejó dañar la carretera Galeras – Sincé, sin que se hubiese activado la póliza de garantía de estabilidad de la obra.

La Procuraduría General de la Nación, creemos, no se atreverá, a repetir la actuación de Alejandro Ordóñez, cuando le aplicó destitución a aquel joven senador Merlano, del usted no sabe quien soy yo. También sucreño, como Alex.

El presidente, de la Comisión de Etica, del Senado, de oficio, anunció apertura de proceso disciplinario en contra de Florez. Creemos, eso no conducirá a nada, pués la de Etica, investiga y estudia, comportamientos del miembro del Congreso, dentro del marco de sus funciones. Y tratar de entrar fémina, sin identificar, a hotel, no es función misional del Senador.

El Senador, ha recapacitado y en medio del torbellino torturante del “guayabo moral”, ha reconocido su embarrada, ha ofrecido las disculpas de rigor y su promesa de corregir su apetencia etílica, para no repetir estos bochornosos sucesos. Y hasta ahí. Punto. Así, que dejen la hipocresía.

Quizás te interesa...

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

queremso conocer tu opinión

Entra y deja conocer tu opinión acerca de los temas públicos más relevantes en este 2021en Magangué, espera el especial el próximo 16 de enero