La Cuarta Via

Ante la polémica por permisos, verbenas y excesivo ruido en Magangué… ¿Cómo organizamos el tema?

En la Cuarta Vía

Por Joseph Roenes Galvis

Todo un debate se ha suscitado entre vecinos, dueños de establecimientos públicos, administración y policía nacional, por la utilización de equipos de sonido con grandes parlantes llamados pick up turbos, para amenizar bailes los fines de semana, pero igualmente suscita algunos cuestionamientos los permisos entregados por la alcaldía municipal para adelantar verbenas en establecimientos utilizando incluso el espacio público.

Y aunque estamos a vísperas de noviembre, caracterizado por las llamadas fiestas populares, ya se aprecia lo que será Magangué para el cierre del año con un sinfín de fiestas en varios lugares del municipio, la alegría no es pecado siempre que no se excedan los límites de los derechos y deberes de la ciudadanía.

Por un lado, muchas personas se vienen preguntando sobre la posible aparición  de una nueva “curva de san Pablo” en la ciudad, sitio donde se encuentran abiertos varios establecimientos con fuertes equipos de sonidos, caracterizado por multitud de gente que se aglomera en la vía principal, y celebre por varias alteraciones de orden público, pues bien, la nueva zona de rumbeadero sería la comprendida en la avenida Colombia entre los barrios Florida y Montecarlos, donde se ha proliferado la apertura de varios estaderos de rumba y expendio de licor..

El cuestionamiento de residentes y algunas personas, se teje desde varias perspectivas, el primero por la utilización en estos sitios de unas máquinas conocidas como pick up turbos, por lo que denuncian la prolongada contaminación auditiva por la excesiva potencia y volumen de estos equipos, y la nula acción de las autoridades para controlar no solo el ruido sino también la invasión de zonas peatonales. Lo que trae consigo la alteración de la tranquilidad de los residentes de esta zona y transeúntes.

El segundo punto es sobre la entrega de permisos por parte de la alcaldía para que desde ahora se realicen eventos parecidos a verbenas, en esos mismos establecimientos o parqueaderos de la zona, lo que limita la acción policiva cuando hay denuncias de vecinos al respecto. Por otro lado, algunas personas consideran entonces que es posible obtener estos permisos especiales para realizar otros bailaderos en la ciudad sin considerar temas como espacio público, por ejemplo, se presenta aquí una pregunta para la administración municipal.

Ha transcendido que, en medio de esta polémica, varios residentes, que sienten vulnerados sus derechos, han organizado peticiones, tutelas y hasta denuncias y citaciones a la secretaria del interior, policía nacional y corporación Sur de Bolívar CSB, como las autoridades encargadas de controlar este tipo de situaciones, esperemos las respuestas.   

¿Qué hacer?

Lo dije antes, estoy en de acuerdo en abrir espacios al trabajo, a la recreación y la espontaneidad alegre de nuestra gente, pero también la ciudad debe preservar el derecho fundamental a tranquilidad, intimidad y vida digna a las familias sobre todo en zonas o barrios considerados por el ordenamiento territorial como residenciales, esto es racional y lógico.

Aquí lo fundamental es garantizar que se guarden las proporciones en deberes y derechos, el otorgamiento de un permiso o la apertura de un establecimiento público debe suscribirse al uso del suelo, es decir en qué espacio se realizará el evento, si está acorde ese espacio para la utilización de parlantes con un máximo en decibeles que debe estudiarse y permitirse, lo mismo el lugar de extensión, si cobija o no el espacio o vía pública o zonas peatonales, solución al parqueadero de vehículos, movilidad a la ciudadanía, capacidad permitida y los horarios establecidos.

Otro punto importante es la seguridad y logística empleada para la misma, interna como externa del evento o del establecimiento, sistema de control y monitorización del evento, cláusulas de responsabilidades sobre cualquier echo generador de violencia o daño físico entre presentes o hacia terceros. Y por otro lado, el cuidado del ambiente y aseo posterior inmediato al cierre del evento. Todo esto para la expedición de conceptos de planeación municipal, Policía Nacional, transito e interior y general, esto reunirían las condiciones para poder expedir bien sea un permiso especial o incluso el rigor para la apertura de un sitio abierto para el expendio de licor.  

Es una propuesta, lo cierto es que Magangué merece hablar y debatir del tema de forma visionaria, proactiva y de organización y planificación de la ciudad que queremos, es importante y hora de hacerlo.        

Quizás te interesa...

Knowledge Science Archives

If you’re a fresh graduate, make sure to include any internships, personal initiatives, open-source contributions

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

queremso conocer tu opinión

Entra y deja conocer tu opinión acerca de los temas públicos más relevantes en este 2021en Magangué, espera el especial el próximo 16 de enero