La Cuarta Via

Así es la propuesta del nuevo departamento del Magdalena Medio de Petro. ¿Qué tan viable es? ¿Qué dicen los gobernadores?

En la Cuarta Vía

Luego de casi tres décadas de mencionar e intentar la conformación del departamento del Magdalena Medio, esta semana el guiño del presidente Gustavo Petro revivió esta vieja conversación que busca reunir a unos 30 municipios que se ubican a orillas de las aguas del principal afluente de Colombia.

Durante una visita a San Pablo, Bolívar, el jefe de Estado, aseguró que la región del Magdalena Medio debía reorganizarse.

 “Como todos ustedes saben, aquí es más fácil llegar a Barrancabermeja que a la capital del departamento. Lo mismo sucede con el sur del Cesar, el sur de Magdalena o el sur de Sucre; lo mismo sucede con el oriente antioqueño, el occidente santandereano y el occidente boyacense”, aseveró el mandatario desde San Pablo.

Esta región se caracteriza porque la atraviesa el río Magdalena, lo que facilita la conexión entre los municipios que la conforman, los cuales están en Bolívar, Cesar, Santander, Antioquia, Caldas, Boyacá y Cundinamarca.

Sin duda, un apoyo desde el ejecutivo es fundamental para revivir este proyecto que ha sido planteado sin éxito desde hace casi 30 años. El historiador Jaime Silva explica que la primera vez que se tocó este tema fue en 1993, cuando alcaldes del sur de Magdalena, sur de Bolívar y sur del Cesar hicieron el llamado para la conformación de este departamento.

Además –aclara Silva– dicha propuesta nunca pasó a mayores, y fue hasta 2008 que se impulsó como proyecto en el Congreso (integrando a Santander y a Antioquia), cuando se habló de la viabilidad de unir a una región con el fin de mejorar la redistribución de los ingresos y así formar un departamento competente.

En aquel entonces, los gobernadores de Antioquia y Santander se opusieron a la iniciativa y finalmente la propuesta no pasó a debates en el Congreso de la República.

 “Esta propuesta tuvo un apoyo político, pero no generó eco –aclara el experto–. Es una región que, articulada por el río Magdalena, se une y puede generar un revitalizar del río, que vuelva a ser lo que en algún momento fue como ese eje articulador de Colombia, el eje fluvial del país, es algo que si se revisa con juicio, es congruente”.

La última vez que en Colombia se dio un hecho similar fue con la gran reforma de 1966, cuando se crearon hasta cuatro departamentos durante la presidencia de Guillermo León Valencia.

En aquel entonces, mediante acto legislativo, la Intendencia de la Guajira fue convertida en departamento, mientras que también se crearon el Quindío y Risaralda al segregar el departamento de Caldas.

 “Este tipo de movidas no han sido sencillas porque ningún gobernador está de acuerdo con ceder parte de su territorio –señala Silva–. Por eso es que no triunfan estas propuestas, lo que pasa es que ahora es el presidente, sí, desde el ejecutivo se está haciendo el llamado, esto hace la diferencia”.

Abandono, una razón de peso

Gustavo Petro aseguró durante su intervención en San Pablo que las personas de este municipio se tienen que desplazar hasta por ocho horas para realizar trámites en la capital, lo cual no es justo.

Además, aclaró que la conformación de un departamento lograría articular mejor la parte administrativa.

 “Y así se organizará la Policía, así se organizarán las Fuerzas Militares, la Armada Nacional, así se organizará, ojalá, la Fiscalía, la Procuraduría, junto a los alcaldes de los municipios de esta región –explicó el Presidente–. De tal manera que vaya apareciendo una nueva entidad territorial hacia el futuro, que podría ser el gran departamento del Magdalena Medio o departamento del Río”.

Si esta propuesta se analizara únicamente desde el punto de vista de las distancias, la necesidad geográficamente sería innegable, pues muchos de estos municipios que conforman la región del Magdalena Medio no cuentan con un hospital de nivel tres.

Solo en el sur de Bolívar, la comunidad se tiene que desplazar hasta Cartagena en búsqueda de servicios de salud de calidad ante la falta de atención al estado de vías y centros de salud.

Alfonso Eljach Merlano, alcalde de Barrancabermeja, municipio que sería la capital de este nuevo departamento, aseguró que el presidente Petro no se equivoca ante dicha propuesta.

 “Hoy es imperiosa la necesidad de atender a más de un millón de habitantes que son hermanos, comparten una cultura centenaria, han sufrido y enfrentado el conflicto, son voceros legítimos del río Magdalena y aún esperan que su país los ubique en el mapa –señala el mandatario–. (..) bajo el valor de justicia con la región que ha aportado en la construcción de hospitales, vías y escuelas del país, pero poco ha recibido a cambio”.

Para el historiador, Barrancabermeja y las regalías generadas por el petróleo serían el debate central que frenaría esta propuesta, pues Santander no dejaría ir este municipio que, como el mismo mandatario barranqueño afirmó, tanto le ha aportado al desarrollo del departamento y a la atención de los habitantes de esta región.

 “No es nada fácil, pero es una discusión que en algún momento se tiene que dar –aclara el historiador–. Santander perdería su acceso fluvial (al río Magdalena) y las regalías del petróleo que tiene Barrancabermeja; lo mismo Antioquia y Bolívar que perderían muchos municipios. Esta propuesta no es fácil y por eso es que antes ha nacido muerta, pero lo diferente ahora es que el presidente lo dijo, entonces es importante porque hace parte del diálogo regional del que tanto habló en campaña”.

Gustavo Medina, alcalde de Puerto Berrío, en Antioquia, concuerda con las limitaciones en términos de jurisdicciones.

 “Yo en ese sentido lo entiendo –manifiesta Medina–. Pero la verdad es que nosotros nos sentimos antioqueños, entonces hay que instalar mesas y programas para ver qué se va a corregir y que sea lo mejor para todos”.

¿Trámite sencillo?

La propuesta todavía no tiene nada concreto. De hecho, tiene que volver a crearse el proyecto y será un largo debate para que Colombia tenga 33 departamentos.

Según la ley 2200, donde se definieron los parámetros en caso de crear un nuevo departamento, el Congreso es la institución encargada de aprobar o no la nueva entidad territorial.

Lo que indica la normatividad es que los congresistas deben fijar los límites territoriales en este nuevo orden departamental y por ley se podría decretar la formación de un nuevo departamento.

Esto se debe hacer con estudios limítrofes y teniendo en cuenta normas y estudios técnicos e incluso características culturales de cada comunidad.

Por lo anterior, una región en la que confluyen ganaderos, petroleros y pescadores cuenta con una poderosa vía de sostenimiento que también parece brindar comodidad sobre sus habitantes.

No obstante, en tanto se puedan generar debates y mesas de concertación sobre una propuesta que recién este año tuvo el guiño del jefe de Estado, pronto se podrá hablar de la conformación o no del “gran departamento del Magdalena Medio o departamento del Río”, como lo nombró el presidente Gustavo Petro.

No les sonó a los gobernadores

Los principales opositores a esta propuesta, si se llega a concretar, serían los gobernadores de los departamentos que perderían territorio e ingresos.

El gobernador de Antioquia, Aníbal Gaviria, no se mostró muy a favor.

El mandatario departamental manifestó que quisiera conocer esa propuesta mucho mejor antes de dar una opinión más concreta, pero de entrada indicó que él es más cercano a articular y no a fragmentar, por lo que ha venido impulsando las Regiones Administrativas y de Planeación (RAP), con el Chocó, Caldas, con San Andrés y se está planeando una con Córdoba.

 “Yo creo que los departamentos que confluyen en el Magdalena Medio debemos unirnos para atender todos nuestros territorios –indicó Gaviria–. Entonces, con todo el respeto, pero con franqueza, yo buscaría otra fórmula para atender mejor este territorio, pero desde la institucionalidad actual de los departamentos, que tienen un arraigo enorme en cada uno de sus municipios”.

Andrés Meza Araujo, gobernador encargado del César, sostuvo que viene realizando millonarias inversiones en todo el departamento para sostener su jurisdicción administrativa.

Meza Araujo recalca que es respetuoso de esta iniciativa, sin embargo, dejó claro que las estrategias de desarrollo de esta zona del país se vienen implementando de manera articulada con los alcaldes locales, precisamente para garantizar la gobernabilidad departamental.

Y también algunos alcaldes de los municipios que conformarían esa nueva región no ven con buenos ojos lo propuesto por el Presidente. Jicly Mutis, alcalde de Puerto Boyacá, en Boyacá, señaló que aunque se encuentren a siete horas de la capital, para él no es una propuesta que suene muy tentadora, pues no hay un planteamiento claro.

 “Depende desde dónde se mire –increpa el mandatario–. Porque eso suena bueno, pero no hay un planteamiento claro y el único que se puede ver muy beneficiado es Barrancabermeja, municipios de categoría 6 en su mayoría, entonces uno no puede salirse de un problema para meterse en otro”.

Texto redactado por MIGUEL ÁNGEL ESPINOSA BORRERO

Municipios que harían parte

Municipios de Santander, como Barrancabermeja, Sabana de Torres, Puerto Wilches y Cimitarra harían parte de este nuevo departamento.

Además, municipios del Sur de Bolívar, como San Pablo, Cantagallo, Simití y Santa Rosa.

Del Nordeste Antioqueño, estarían Yondó y Puerto Berrio.

Del Sur del Cesar, Aguachica, Gamarra y La Gloria.

Puerto Boyacá en Boyacá.

La del nuevo capital del departamento del Magdalena Medio sería Barrancabermeja.

Quizás te interesa...

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

queremso conocer tu opinión

Entra y deja conocer tu opinión acerca de los temas públicos más relevantes en este 2021en Magangué, espera el especial el próximo 16 de enero