La Cuarta Via

Comprobado, Duque no es el presidente

En la Cuarta Vía

Desde la Orilla del Mar

Todo el mundo lo sabía, pero se negaban a aceptarlo, al fin y al cabo, resultaba casi imposible que así sucediera, pues no había registro en la historia democrática de nuestra nación de que un hecho así sucediera, pero hoy –no con asombro- los colombianos, tienen que aceptar que Iván Duque Márquez no es el presidente de los colombianos y simplemente es una marioneta colocada allí por los hilos del poder, controlados desde una amplia finca a las afueras de Montería.

La más reciente prueba que Duque no es el presidente de los colombianos, fueron las declaraciones entregadas a la revista “semana” –medio oficial del gobierno- en donde reconoció que no sabe porque en la reforma tributaria que presentó SU GOBIERNO, aparecen grabados los servicios funerarios.

¿Quién entiende cómo es posible que el mandatario de una nación desconozca las reformas que el mismo está presentando?

Esto solo tiene una lectura y es que no es él quien gobierna, ni quien toma las decisiones tan trascendentales en la vida de la nación y las mismas son tomadas por sus subalternos, claro eso si luego de ser dictadas desde la finca en donde está el verdadero gobierno de Colombia.

Resulta más que vergonzoso para una democracia, ver a su presidente desconectado de la realidad nacional, incoherente entre lo que dice y lo que hace, manejado como una marioneta de cualquier teatro de pueblo que cuando aparece solo causa risa entre los pocos espectadores que le quedan a tan deplorable espectáculo.

La reforma tributaria no solidaria – como pretende hacerla pasar el desgobierno de Duque-afectará a millones de colombianos del común, pero no a las grandes empresas ni a inescrupulosos millonarios que son los grandes beneficiados con todas estas reformas.

Con el cuento marica que las exenciones a los grandes capitales, -es decir a los ricos-generarían empleo en Colombia resultó una verdadera falacia y engaño al pueblo, pues ni se redujo el empleo y sí el Estado dejo de percibir cerca de 92 billones de pesos en el año 2019, de los cuales más de 74 millones pertenece al IVA y 17 billones a renta.

Hoy el desempleo en Colombia ronda el 16%, para ser más exactos y de acuerdo con las cifras oficiales del DANE es del 15.9 %.

Así las cosas, queda claro que el gobierno del Centro Democrático, que tiene como muñeco a Duque, se la juega desde su inicio a subsidiar a los ricos a quienes les concede enormes gabelas tributarias, pero jode a la clase media y los pobres de la nación, que como queda demostrado, le importa un c&%$#.

El cuento d responsabilizar de todo lo que pasa al gobierno anterior, no exime nunca de la responsabilidad a este gobierno y antes por el contrario lo que termina demostrando es la ineptitud de los actuales gobernantes.

Es un muy alto nivel de desfachatez de Duque como presidente, que no sepa que tiene o como se hizo la reforma que el mismo le presentó al Congreso, al igual que la de su ministro de finanzas Carrasquilla que diga que una canasta de huevos vale 1.800 pesos.

Ese cuento que no sabía lo que tiene la reforma es “chimbo”.

Lo que buscan en este momento es lavarse las manos y no asumir la responsabilidad de la autoría intelectual de la reforma. Falta que ahora Duque nos diga que no conoce lo de la creación de los peajes urbanos, del IVA a los servicios públicos o de las facilidades que están plasmadas para el sector financiero, al cual ni siquiera tocan.

Con esta reforma creada y manejada desde la finca de las afueras de Montería, Duque y su gobierno demuestran que desconocen la vida y necesidades de millones de colombianos, y que no tiene ni idea de que con la reforma están arruinando la vida de millones de colombianos.

Lo único cierto es que, con esta situación, el gobierno del Centro Democrático -no de Duque, que no es el capitán del barco- aviva con mucha fuerza la participación ciudadana en el paro del próximo 28 de abril, que lo único que lo puede parar –irónicamente- es el Covid.

Quizás te interesa...

desde mayo espera...

Click to inspect, then edit as needed.

Click to inspect, then edit as needed.

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *