La Cuarta Via

Con fallo en contra y pese al pico por Covid, el paro y movilizaciones van

El fallo del Tribunal de Cundinamarca no será acatado por los organizadores del Paro, Petro se pronunció

En la Cuarta Vía

A las diferencias entre los convocantes al paro y el Gobierno, sobre la pertinencia de hacer manifestaciones en medio del tercer pico, se sumó un pronunciamiento judicial que ordena aplazar las marchas, por las condiciones epidemiológicas. Pese a ello, los promotores dicen que hoy saldrán a las calles. Expertos temen que esto agrave la pandemia.

Cuando ya todo estaba listo y los organizadores del paro se negaron a las solicitudes del Gobierno Nacional y de Bogotá de suspender las marchas (teniendo en cuenta la situación de emergencia por la pandemia), se expidió un auto de la magistrada del Tribunal de Cundinamarca Nelly Villamizar que ordenó aplazar las manifestaciones previstas para hoy hasta implementar un protocolo de bioseguridad o alcanzar la inmunidad de rebaño con la vacunación.

Sin embargo, más allá de lograr lo que no se alcanzó con el diálogo y el llamado a la sensatez, la decisión aumentó las tensiones. Los convocantes, bajo el argumento de que una decisión judicial no puede restringir el legítimo derecho a la protesta, ratificaron al final del día lo que le habían dicho horas antes al Gobierno Nacional: que saldrán a marchar. Ante esta respuesta, la magistrada Villamizar aseguró que será deber de las alcaldías “tomar las medidas que estén a su alcance para proteger el derecho a la vida por encima del derecho a manifestarse”.

En respuesta a la crítica por la falta de medidas de bioseguridad, el Comité del Paro promovió un protocolo en el que advierte que cada marchante será responsable de sí mismo y pide evitar asistir si tiene algún síntoma o comorbilidad, mantener la distancia de dos metros entre personas, no prolongar la estadía en los puntos de llegada, no ingerir comida en el recorrido, así como evitar el uso de altoparlantes.

Las condiciones epidemiológicas fueron el principal argumento para pedir el aplazamiento de la marcha, lo que se refleja en la ocupación de unidades de cuidados intensivos (UCI), que es superior a la reportada en los anteriores picos de la pandemia -hay 2.283 camas ocupadas y la disponibilidad es menor del 10 %- y el nivel de transmisión comunitaria está en el nivel más alto, lo que hace temer que este tipo de concentraciones pueda extender el tercer pico.

Otra mirada tiene los que serán parte de las movilizaciones. Insisten en que esta no es la primera protesta en pandemia, y se soportan en estudios que indican que no hay una relación directa entre marchas y aumento desmedido de contagios. Según Jenny Romero, integrante de varias campañas en defensa de DD. HH., durante la reunión con el Distrito les mostraron cifras posteriores a fuertes movilizaciones como las de George Floyd en EE. UU., e incluso las del “9S” en Bogotá, en las que la cifra de contagios no es mucho mayor que en los momentos más complicados de la emergencia sanitaria.

Las marchas serán una moneda al aire, pues así como muchas personas no saldrán por temor al virus y la forma como se hará cumplir el fallo del Tribunal, otros se mantienen firmes que saldrán a manifestarse. En juego no solo está el manejo de la pandemia, sino cómo esto sentará un precedente de cómo serán las manifestaciones en pandemia.

La decisión polémica del Tribunal

La magistrada Nelly Villamizar, de la sección Cuarta del Tribunal de Cundinamarca, tiene una lista de decisiones y autos que han generado polémica.

Villamizar se dio a conocer en 2001 cuando emitió un fallo importante y que se mantiene vigente: la sentencia que ordena la recuperación del río Bogotá. En su decisión involucró a todas las entidades territoriales, que operan en la cuenca del afluente, a descontaminarlo. Aunque el fallo fue apelado, luego fue ratificado en instancias superiores y desde entonces es la encargada de velar por el cumplimiento de su fallo, al punto de ganarse el apodo de la “madrina del río Bogotá”.

Sin embargo, otros de sus pronunciamientos no han sido tan aplaudidos. Es más, le han valido señalamientos por una posible extralimitación de funciones. Uno de ellos, y quizás uno de los más polémicos, fue el que tomó frente a un álgido proceso como el de la reserva Van der Hammen, luego de que la alcaldía de Enrique Peñalosa radicara ante la CAR una solicitud para recategorizar, realinderar y sustraer parte de la zona de protección, para poder construir varias vías y sacar adelante un proyecto ambiental, que incluía suelo urbanizable.

Villamizar emitió un fallo en el que ordenaba “aprobar y acoger completamente” el plan de la alcaldía. Aunque dos semanas después se tuvo que retractar, le dio un plazo de 120 días a la CAR para responder a la petición del Distrito. En principio, este dictamen fue calificado por los ambientalistas como una medida arbitraria, a lo que ella respondió que era “más ambientalista que cualquiera” y que no tenía relación alguna con Peñalosa ni con urbanizadores.

Ahora, con la orden de aplazar el paro nacional vuelve a ser noticia. Ella asegura que el fin de auto es proteger la vida del personal de la salud y la de las familias, “los médicos están pidiendo que se guarden todas las medidas de seguridad, no hay camas y las UCI están colapsadas y la pretensión es proteger derechos fundamentales y que hay más esencial que a la vida y la salud pública”.

Las críticas han recaído sobre una serie de errores, como por ejemplo la fecha de las movilizaciones (señala que las marchas son el 21 y no el 28 de abril) a las que se refiere la primera versión del fallo y una mención al exministro de Defensa Carlos Holmes Trujillo, que en verdad hace parte de uno de los documentos incluídos en los antecedentes.

Por otro lado, se cuestiona que la medida cautelar de urgencia se haya decretado dentro de un proceso de tutela que ya fue fallado, como si fuera parte de un seguimiento al cumplimiento de la sentencia, así como se ha indicado que la decisión vulnera la protección de el derecho a la protesta.

Villamizar dice que “en este caso no se está haciendo una limitación o una restricción absoluta, sino lo que se está pidiendo es que quienes vayan a marchar se sometan a los protocolos de seguridad y que ojalá puedan estar vacunados para que no se expanda más la pandemia”. Pese a ello la polémica sigue y los promotores del paro insisten en que saldrán a las calles como se tiene previsto, por lo que la decisión final está en manos de las administraciones locales que se deberán definir de qué forma le harán cara a la protesta.

Así como en todos sus fallos, ahora la pregunta es ¿Qué vendrá para los que incumplan su orden? Tal vez nada, como ha ocurrido con los otros, pero al menos, su decisión, una vez más, puso en jaque a más de uno.

La posición de Petro

El senador Gustavo Petro, a través de sus redes sociales, señaló en la noche de este martes que la prohibición de las marchas convocadas para este miércoles 28 de abril, por parte de un fallo judicial, se da con el ánimo de generar una confrontación entre los manifestantes y la Policía. Por eso, recordó que el sentido del paro nacional es exigir el retiro de la reforma tributaria.

Sin embargo, frente a la decisión del Tribunal de cancelar las marchas, el político señaló: “Mañana quieren es hacer confrontar al pueblo con la Policía, por eso tratan de prohibir las marchas; mañana quieren violencia los amigos de la reforma. No se puede caer en trampas, el paro no es para la violencia, no es contra la Policía, no es para extender la enfermedad, es contra la reforma tributaria”.

Asimismo, invitó a las personas que se van a movilizar este miércoles 28 de abril durante el paro nacional, a que se manifiesten con tranquilidad y alegría, sin caer en las incitaciones de violencia, así como a que tomen distancia y porten el tapabocas, recomendaciones de todos los sectores involucrados en la movilización con el fin de evitar que se puedan presentar contagios masivos en medio del tercer pico de la pandemia que se vive en el país.

“La Policía no es el enemigo, el enemigo del pueblo es la reforma”, enfatizó.

En su mensaje, Petro le solicitó además al presidente Duque, en nombre de quienes lo respaldan, “tenderle la mano a la sociedad, al diálogo, a la tranquilidad, para salvar la gente de la pandemia y retirar la reforma tributaria. El mejor gesto de tranquilidad es que el mismo Gobierno retire una reforma tributaria fallida”, concluyó.

Tomado de El Espectador y Semana.com

Quizás te interesa...

desde mayo espera...

Click to inspect, then edit as needed.

Click to inspect, then edit as needed.

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Quieres contactarte?
La Cuarta Vía
Hola, ¿en qué podemos servirte?