La Cuarta Via

¿CONTRALOR GENERAL DE PETRO?

Politicazos

En la Cuarta Vía

Por: Joaquín Romero Calle.

El Reporte Coronell, espacio investigativo y de opinión, dentro de la programación diaria noticiosa de la WRADIO., alertó en días pasados, de que Gustavo Petro, tiene preferencias por un candidato a Contralor General de la República, pues, Petro, Senador, en el año 2.018, respaldó y votó por Julio César Cárdenas. para esa alta posición del control fiscal en Colombia. En el ayer, Petro le dijo sí. Y según Coronell, hoy también.

Y el hombre Cárdenas, está por fuera de los elegibles, a pesar de contar con excelente puntaje, obtenido en las pruebas de conocimiento y experiencia laboral. De ahí, extrae Coronell, su teoría del apoyo presidencial a esa aspiración, la cual, ha hecho carrera en todos los medios de comunicación social.

Para nosotros, si Cárdenas, está así de identificado y determinado como petrista, fácil es concluir, en lógica presunción, razón por la cual, está excluido de la lista de elegibles: por su militancia política. Siendo, como lo era, bien cierto, que el congreso que terminó período constitucional, mayoritariamente, contrario a Petro, la posibilidad de que éste tuviere Contralor, obvio, muy remota, si no imposible.

Pero, llegó el cambio. No sólo por renovación personal de muchos miembros, si no, como propósito político congresional y lo increíble, ha sucedido. El Presidente electo, cuenta con mayorías decisorias en el Congreso de la República. Entonces, en virtud del cambio, sí es probable, que se escoja Contralor, con espíritu de cambio, y no, con espíritu de entorpecer, la gestión del gobernante, a través del chantaje del control fiscal.

La gran discusión, está armada, primero, alrededor de la composición de la lista de elegibles, la cual, viene del Congreso anterior, elaborada por una comisión accidental. Lista que, por decisión judicial, debe ser recompuesta, para que, efectivamente, la integración ordinal de la misma, registre efectivado el principio de equidad de género. Esta, según definición legal, consiste en la figuración nominal, iguales números de hombres y mujeres.

En nuestro criterio, esa paridad de género, impuesta por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, quiebra el principio del mérito. Lo hace trizas, Lo cual, resulta contradictorio, porque, mujeres que no alcancen porcentajes de aprobación y de clasificación, en las diferentes pruebas, que miden conocimientos, competencias y experiencia funcional o relacionada, tienen derecho a estar, entre los opcionados a ocupar el cargo o empleo, por encima de méritos de masculinos.

Frente a la actuación procesal, el órgano disciplinario, por conducto del Procurador Judicial Delegado en Asuntos Administrativos, Efrén González Rodríguez, se ha hecho parte y ha planteado, según se lee en prensa, nulidad de la actuación de marras. No conocemos los argumentos. Eso mismo, debió hacer el Congreso.

Como no conocemos el texto de la providencia que impuso la medida cautelar de la modificación de la lista, vía presunción, entenderíamos, que el Tribunal, en desarrollo del mandato constitucional de la igualdad en tratamiento y oportunidades, entre hombre y mujer, se apega a un aparte legal del estatuto de la cuota de género, que dispone:

“Para la designación en los cargos que deban proveerse por el sistema de listas, quien las elabore incluirá hombres y mujeres en igual proporción.”

Esa expresión genérica, además de lo dicho, de que atenta contra la esencia del concurso, pues, en éste, lo que clasifica es el mérito, debe ceder en el rigor inflexible de la paridad, atenuándolo, con la aplicación del principio de especificidad, consignado en la ley que reglamenta la elección de Contralor General de la República:

“La lista de elegibles en lo posible respetará los criterios de equidad de género.”

Es lo consecuente, pues si es exequible, la ley que permite cuotas para el cumplimiento constitucional de la equidad de género, igualmente tiene que serlo, la relatividad de género, en un concurso de méritos. En éste, juega, únicamente, la suficiencia intelectual, como grado de competencia, para desempeñar el cargo o empleo, sin importar, si esa intelectualidad, está contenida, en mente con cuerpo femenino o con cuerpo masculino.

Aquella ley, además, al expresarse sobre la equidad de género, obedece otro imperativo superior, como lo es, el de desarrollar, la equidad de género, en el reglamento de elección de contralor. Dice la Constitución:

“Salvo los concursos regulados por la ley, la elección de servidores públicos atribuida a corporaciones públicas deberá estar precedida de una convocatoria pública reglada por la ley, en la que se fijen requisitos y procedimientos que garanticen los principios de publicidad, transparencia, participación ciudadana, equidad de género y criterios de mérito para su selección.”

Y ojo, que aquí podría haber otra pata del gato. Para elegir Contralor General de la República, constitucionalmente, no se requiere concurso público de conocimientos. Solamente convocatoria pública y criterios que garanticen los principios incluidos ahí, en el texto copiado que inmediatamente antecede.

Quizás te interesa...

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

queremso conocer tu opinión

Entra y deja conocer tu opinión acerca de los temas públicos más relevantes en este 2021en Magangué, espera el especial el próximo 16 de enero