La Cuarta Via

Corporación Sur de Bolívar y el medio ambiente en Magangué, ¿qué piensas de su labor?

En la Cuarta Vía

Las Corporaciones Autónomas Regionales y de Desarrollo Sostenible, son entes corporativos de carácter público, creados por la ley, integrados por las entidades territoriales que por sus características constituyen geográficamente un mismo ecosistema o conforman una unidad geopolítica, biogeográfica o hidro geográfica, dotados de autonomía administrativa y financiera, patrimonio propio y personería jurídica, encargados por la ley de administrar, dentro del área de su jurisdicción el medio ambiente y los recursos naturales renovables y propender por su desarrollo sostenible, de conformidad con las disposiciones legales y las políticas del Ministerio del Medio Ambiente.

Así son descritas en la ley el objeto de las Corporaciones Autónomas Regionales, en el caso de lo que concierne a Magangué es la Corporación Sur de Bolívar CSB la autoridad ambiental sobre el papel.

Entre sus funciones está la de asesorar a los departamentos, distritos y municipios de su comprensión territorial en la definición de los planes de desarrollo ambiental y en sus programas y proyectos en materia de protección del medio ambiente y los recursos naturales renovables, de manera que se asegure la armonía y coherencia de las políticas y acciones adoptadas por las distintas entidades territoriales. Además de asesorar a las entidades territoriales en la formulación de planes de educación ambiental formal y ejecutar programas de educación ambiental no formal, conforme a las directrices de la política nacional.

Se destaca también la de apoyar a los concejos municipales, a las asambleas departamentales y a los consejos de las entidades territoriales indígenas en las funciones de planificación que les otorga la Constitución Nacional.

Tato objeto como funciones harían de esas Corporaciones unas entidades determinantes en la defensa y promoción de lo ambiental en sus zonas, pero otra cosa sucede en realidad.

“La CSB, la que no se ve”

El antecedente de la CSB no ha sido el mejor, una entidad con graves problemas estructurales y de corrupción, la llevó a estar en la mira del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, con transferencias paralizadas y mala imagen ante la comunidad, por eso se ganó este remoquete ciudadano, sin embargo, hay que decir que después de la gestión en la dirección de Enrique Núñez las cosas han mejorado, ahora tiene un mayor reconocimiento con el gobierno nacional, pero su dinámica operativa aun no alcanza a mostrarse como debería, en una región donde hay todo tipo de problemática referente al medio ambiente, siendo además de las Corporaciones con mayor recursos limitados en su presupuesto (en el 2018 tuvo ingresos por 11 mil millones de pesos).

La CSB tiene injerencia en 25 municipios del departamento de Bolívar, en la que se encuentran zonas con situaciones difíciles como la Serranía de San Lucas, hidrografía de la región, explotación de recursos, la minería, problemas de saneamiento básico en los municipios, educación ambiental, etc; pero su sede es Magangué y en esta ciudad aún falta una mayor injerencia en la terrible problemática ambiental que vive.

El caso de Magangué    

Vale la pena recalcar que el tema medioambiental es responsabilidad de todos y obviamente la ley establece responsabilidades de las instituciones del Sistema Nacional Ambiental SINA en cabeza de Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible MADS, de las Corporaciones Autónoma Regionales CAR, de los entes territoriales, así como los entes de control como la Procuraduría Judicial para asuntos ambientales y agrarios, de igual forma la Contraloría General de la República, y también la Fiscalía General de la Nación para atender los delitos contra en medio ambiente.

Pero con estos actores y frente a sus ojos, el municipio de Magangué presenta como uno de sus grandes flagelos el control ambiental, que incluye el secamiento y contaminación de los cuerpos cenagosos, el manejo del saneamiento básico, la defensa de los playones, la polución, la cascarilla de arroz, etc.    

Cierto es que la responsabilidad ambiental municipal está en cabeza del municipio, para ello, existen una serie de herramientas ambientales que debe elaborar, concertar, aprobar e implementar como es el caso del Plan de Ordenamiento Territorial POT, el Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos PGIRS, el Plan de Saneamiento y Manejo de Vertimientos PSMV, Programa de Ahorro y Uso Eficiente del Agua PAUEA, cuya elaboración, aprobación, e implementación es responsabilidad municipal.  Y es la CSB quien debe asesorar, concertar y/o aprobar y hacerles seguimiento a todas dichas herramientas. La CSB es responsable del seguimiento y control de las herramientas mencionadas, así como de todos los proyectos, obras, actividades que representan afectaciones contra el medio ambiente.

Lo que espera la comunidad

Para una entidad con tanta responsabilidad la gente espera una actuación con mayor injerencia, pero la actuación se limita a ejercer acompañamiento y control cuando es requerida, para ello, debe tener las herramientas; y es precisamente, donde debería ejercer su autoridad medioambiental, expresa el ciudadano Miguel Diaz, docente, y bajo ese concepto nos encontramos a varias personas que plantean igual visión de la Corporación.   

Quizás te interesa...

Alcalde de Magangué y Cormagdalena iniciarán recuperación de la Ciénaga Grande

El Tribunal Administrativo de Bolívar le ordenó a la Alcaldía de Magangué y a la Corporación Autónoma Regional del Sur de Bolívar (CSB) iniciar el rescate de la Ciénaga Grande de Magangué que ha sido ocupada de manera ilegal mediante la modalidad de rellenos y a su vez buscarle una solución al vertimiento de residuos líquidos y sólidos que afecten este ecosistema.

desde mayo espera...

Click to inspect, then edit as needed.

Click to inspect, then edit as needed.

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *