La Cuarta Via

¿Desembestida ganadera?

En la Cuarta Vía

POLITICAZOS. De Joaquín Romero Calle.

Los grandes medios de la gran prensa, con sus connotados periodistas y analistas, en mayoría, desafectos al gobierno de Gustavo Petro y de Francia Márquez, tienen prisionero al país, en una estela figurada de opinión, contraria a las gestiones o propuestas de los actuales mandatarios. Desde el 07 de agosto para acá, los conceptos, comentarios, diagnósticos y pronósticos, sobre futuro de la sociedad colombiana, para ese conjunto de profesionales de las comunicaciones, los actos gubernamentales, son caóticos, catastróficos, que acabarán con la vida ciudadana de la República de Colombia. Ese es tema único, prácticamente, en las agendas noticiosas. Monotemáticos.

De ahí, el esplendoroso interés, en la llegada de los 100 días de ejercicio gubernamental. Tenerla como oportunidad irrepetible, para vaciar toda la amargura, odio y egoísmo, que almacenan para sus congéneres, que no poseen fortunas. Opuestos por completo, al cambio que se ha ofrecida y que se está tratando de implementar. No soportan una reforma tributaria, financiada por los más pudientes. Eso no. El rico es empresario, el empresario es emprendedor, visiona y monta negocios, genera empleos y paga impuestos, ojalá, no muchos. Esa es, la esencia espiritual de los dueños del gran capital. Allá los pobres. Su designio, es obra de Dios.

Y Petro y Francia, como motivos de esta columna, también, nos están haciendo monotemáticos. Claro, no es culpa de ellos. Nos toca defender, por lo que votamos. Los proyectos y promesas para el cambio, no se realizan en 100 días. Este hito temporal, es una mera referencia, para evidenciar comportamientos gubernamentales positivos, que lleven ánimo, a quienes esperan la materialización de los cambios. Y tenemos, motivos triplicados, para desmentir a los tales opositores: votamos por el cambio; pagamos para votar y lo que se ha visto, como ejecutoria de gobierno, marchan en la vía correcta.

La mano invisible del mercado, de Adam Smith, les acabó la cantaleta del dólar; además, de que el precio internacional de la moneda colombiana, es asunto de la órbita misional del Banco de la República, La inflación, no aguantó un mínimo suspiro de la situación mundial, lo mismo que lo del dólar. Las encuestas y ahora, las marchas de apoyo al gobierno. En las marchas, operó el mismo fenómeno, que en las encuestas: la Colombia profunda. A ésta, no llegaron los encuestadores y de la misma, no salieron los caminantes. No, por estar desencantados con sus elegidos. No. Ya no tienen la motivación de ir a conocer y a oír a Petro. Ya lo conocen; lo ven y lo oyen, constantemente, por audios y videos y lo tocan, cuando llega a inspeccionar alguna situación local. ¡Quieren más justificación?

Pero, no le dan despliegue, a tópicos sensibles para el país, en cualquiera de sus disecciones: el nacional, el político, el burocrático, el de los más necesitados, etc. Habrá que importar gas de Venezuela. Lo declara, Presidente de Ecopetrol. Miembro del establecimiento uribista, o sea, del bloque de oposición. Si no se adoptan medidas de urgencia, ante el anclaje negativo de la mega obra, Hidroituango, habrá apagón -Amílcar Acosta, ex ministro de Minas y otrora, pensante del lado de los necesitados. Fue Pie Descalzo en la Guajira. Pregúntenle por eso. Allá se volteó. Se fue para el Partido Liberal. En ese momento, como hoy, comandado por César Gaviria.

Reforma tributaria y paz total, son dos leyes, aprobadas efectivamente, por el Congreso de la República. Éxito tremendo, lo calificó Alberto Casas Santamaría, en la W. y en El País de España. Destacan también, aquellos medios, la “cabreada”, del Senador Gómez Amín, con la Ministra de Minas, por el cipote encarte que tenemos los costeños caribeños, con las tarifas que cobran las prestatarias del servicio público domiciliario de energía eléctrica. Y está bien, que el Senador, así lo haga. Pero está mal, que no le recuerden a congresistas de ese mismo talante, que las tarifas de energía eléctrica, son “muñecos”, armados desde la Presidencia Duque y congreso anterior. Muñecos a los cuales, les insuflaron normativamente, vitaminas inflacionarias automáticas, para que mensualmente, vayan enriqueciendo los granos dinerarios de las ganancias de los dignos emprendedores, aportantes de capital.

Nos falta por destacar, para los 100 días, el fenomenal mantazo, como los del recordado “Mochito Acuña”, en sus tiempos magistrales de actor de corralejas, que Petro, políticamente, le aplicó al foro ganadero, plantando en la guerra, al presidente de este gremio, para hablar de paz, en busca de la cesación al fuego y la reconciliación. ¿Qué talito? Ese puntazo de Petro, será ¿malicia indígena sabanera? José Jorge, ojo con la “sabaneridad”. Y José Félix, aceptó. Se la dejamos ahí.

Quizás te interesa...

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

queremso conocer tu opinión

Entra y deja conocer tu opinión acerca de los temas públicos más relevantes en este 2021en Magangué, espera el especial el próximo 16 de enero