La Cuarta Via

Eduardo Butrón Hodwalker, la faceta del artista magangueleño que refleja su sensibilidad, creatividad y critica

En la Cuarta Vía

El escritor periodista Cristian Agámez Pájaro nos presenta una faceta del artista magangueleño Eduardo Butrón Hodwalker, a partir de la visión de su vida creativa y el mensaje de su obra artística. Describe como hace 25 años ha emprendido una labor de tratar de influenciar en las nuevas generaciones, de enviarles mensajes para que sean más conscientes con el medio ambiente, a invitarlos a tener más acciones en pro de la naturaleza.

La nota publicada este domingo en El Universal digital se convierte en otro reconocimiento a la figura de Butrón Hodwalker, quien escribe con su arte la preocupación del mundo que le rodea y la necesidad de generar mayor conciencia en la gente.

Para nuestros lectores traemos la publicación para que degusten el buen escrito sobre nuestro amigo Eduardo Butrón Hodwalker

 El país de gordos y flacos de Eduardo Butrón

El arte del magangueleño se expone en el Salón BAT con dos obras que nos hacen reflexionar sobre la naturaleza, y sobre nuestra feliz y triste sociedad.

El arte puede atraparnos en cualquier circunstancia, lugar o tiempo. Dejarnos inmersos en universos de formas, colores, figuras, olores, sabores y pensamientos. A Eduardo Butrón Hodwalker le sucedió viendo una exposición en Barranquilla, en 1985, en la galería de las hermanas Lara. “Ahí me incliné por el arte, yo no lo estaba buscando, sino que el arte me encontró esa noche, y supe que esa era la forma de expresar todo lo que sería el universo pictórico de Eduardo Butrón (…) desde muy pequeño me incliné por la creación artística, empecé a trabajar con caracoles, con algas, con troncos, con elementos y materiales que encontraba en el río”, detalla.

Nació a orillas del río Magdalena, en Magangué. Precisamente ese torrente de agua recorriendo incesante la costa magangueleña lo inspiró, se sumergió en el río para hacer arte de alguna manera. “Me doy cuenta que el río estaba presentando un grado alarmante de contaminación. Es decir, los magangueleños hemos sido un pueblo que le hemos dado la espalda al río Magdalena, entonces todo va hacia el río: basuras, desechos, aguas servidas, contaminadas. Entonces, desde hace 25 años comencé una labor titánica de recoger todos los desechos del río Magdalena”, refiere. Titánica porque no ha parado desde entonces y porque su eco resuena por las figuras que arma.

Lea el articulo completo aquí

https://www.eluniversal.com.co/suplementos/facetas/eduardo-butron-DG4080849

Quizás te interesa...

desde mayo espera...

Click to inspect, then edit as needed.

Click to inspect, then edit as needed.

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *