La Cuarta Via

El ex alcalde de Magangué, Gonzalo Botero Maya: “Fueron 57 días y 56 noches que nunca olvidaré”

En la Cuarta Vía

El excongresista y exalcalde de Magangué Gonzalo Botero Maya fue una de las victimas que padeció en las audiencias de reconocimiento de secuestros realizados por los excomandantes de las Farc convocadas la JEP.

Botero, narró que durante su secuestro fue vestido con camuflado de guerrillero (que lo volvía un blanco del Ejército por error), fue vendado en sus ojos y amarrado en varias ocasiones. Pero, además, ni siquiera el pagar su rescate llevó a la tranquilidad de su familia, tuvo que vender bienes y salir del país tras ser declarado “objetivo militar” por el extinto grupo armado.

El dirigente inició su intervención agradeciendo la oportunidad, “Gracias por la oportunidad, después de 30 años de haber sido secuestrado por el 37 frente de las Farc-EP”, dijo.

Y continuó diciendo, “¡Fueron 57 días y 56 noches que nunca olvidaré!

El secuestro te marca para toda la vida. Colombia necesita verdad, justicia y reparación y hoy me siento orgulloso del testimonio de mi padre.  ¿Este país necesita sanar heridas y el perdón recibido de parte de las Farc aporta a ello!”, agregó.

«¿Qué significa el secuestro?», se preguntó Botero quien fue secuestrado cuando ejercía como alcalde de la comunidad de Magangué el 4 de agosto de 1991, en San Fernando, Bolívar.

 “Para mí es un acto cruel despiadado. Se cercena de un tajo la libertad del ser humano buscando beneficio por parte de quienes los cometen. Con toda razón la JEP lo declaró crimen de guerra y de lesa humanidad”, aseveró Gonzalo Botero

Continuó su relato diciendo: “Jugaban con la paciencia y desesperación de los seres queridos. ¡Cómo fueron de crueles! Otra víctima indiscutible de este atroz delito era la familia (…), convirtieron a muchas personas en víctimas”.

 “Tras salir de mi secuestro, el señor Martín Caballero declaró a mi familia objetivo militar. A raíz de ello, en Sucre, el Frente 35 asesinó a 4 de nuestros trabajadores, todo porque el ‘delito’ de estos hombres inocentes campesinos era que trabajaban para la familia Botero”

 “Carlos, Andrés, Alejandro y Francisco tengo la certeza de que Dios los tiene en su santo reino”, agregó

Gonzalo Botero, tras revelar que por su secuestro a su familia le pidieron 4 millones de dólares. «¡Qué locura! ¡Qué barbaridad!», dijo Botero.

¿Saben qué es lo que más me duele, en lo que más pienso, lo que me atormenta? El hecho de saber que dinero bien habido, conseguido con el trabajo honesto, sin hacerle a daño a nadie y generando empleo, haya parado a las arcas de una organización criminal”, dijo Botero.

En su intervención, Gonzalo Botero manifestó: «Si queremos que haya paz, hay que empezar a reparar a las víctimas. Pedir perdón a las personas que perdieron un familiar no es suficiente, tiene que haber más”, sentenció.

Por último, concluyó, “es mi deseo, después de haber tenido la oportunidad de exponer este testimonio, que consiga pasar la página del momento más doloroso y difícil de mi vida, momento de tensión, incertidumbre y zozobra. Ojalá, comience a cicatrizar la herida que he llevado en mi corazón”.

Con textos de Magangué Hoy

Quizás te interesa...

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

queremso conocer tu opinión

Entra y deja conocer tu opinión acerca de los temas públicos más relevantes en este 2021en Magangué, espera el especial el próximo 16 de enero