La Cuarta Via

Es preciso hablar de identidad cultural. Las festividades de La Candelaria… un segundo inicio

En la Cuarta Vía

Por Joseph Roenes Galvis

Arranco por decir que la ley 2230 del 2022 declaró como patrimonio cultural de la Nación las Fiestas de la Virgen de la Candelaria de Magangué, a partir de ahí analizo el tema viendo el vaso medio lleno, lo otro es una serie de preguntas cuyas respuestas todos y todas las conocemos, ahora es más bien buscar salidas que nos permitan proyectar la Magangué que queremos, y son estas fiestas uno de los tantos referentes para lograrlo, hay otros y la lista es larga pero por espacio en este escrito me quedo con responder ¿Cómo hacemos para recuperar la grandeza de unas fiestas que proyectaron a Magangué a nivel nacional?.

Lo primero es aclarar que la grandeza de la otrora Magangué no volverá como tal, estaba inmersa a las condiciones de navegabilidad, comunicación e importancia del rio Magdalena para Colombia, se prestaba entonces como ese gran puerto, en la medida que este perdió transcendencia, el puerto sucumbió, aparte que su dirigencia fue inferior al reto histórico que tenía y aun esta situación permanece, ahondando cada día lo que vemos, en tanto la cultura, identidad y la pertenencia corrieron como agua entre los dedos, ahora hay un motivo, una excusa, para reenganchar uno de los viejos vestigios de esa gran Magangué, sus fiestas patronales.         

Con una historia de más de 300 años que la soportan hoy estas fiestas pueden tener una segunda oportunidad, pero si hacemos las cosas bien, eso quiere decir que no podemos seguir con la improvisación y la poca visión de construir que como sociedad nos ha caracterizado, volver a reconstruir la identidad y la pertenencia a partir de repotenciar nuestros máximos símbolos debería ser una política publica que se escriba y que se sienta, igual como debería ser el cuidado del agua que nos rodea, ríos y ciénegas, las fiestas propias de Magangué, o nuestros productos de gastronomía, artesanías, leyendas, cuentos, pero además de la visión productiva de desarrollo y de bienestar en el municipio.

La identidad cultural es un elemento cohesionador dentro de un grupo social fundamentando su sentimiento de pertenencia, pero lo cierto es que no existe la homogenización en temas religiosos, pero igual aplica para la feligresía y para todo aquel que vea una gran oportunidad para proyectar a Magangué, permitiendo la interacción, dinámica social y económica que se da para estos casos.     

Por ello, aplaudo la propuesta de volver a la grandeza religiosa en las celebraciones de fe, deberían ser apoyadas por el municipio, departamento y nación, ahora como ley, pero vuelvo y lo repito, a partir de su extrema organización con participación activa de varios sectores, y la conformación de una organización que se dedique a tal menester durante todo el año, una vez terminen esta arrancar con las del 2024.

Igualmente debe destacarse la voluntad de participar a otros sectores en las celebraciones populares y culturales, el Festival del Bocachico es un merito que debe aplaudirse pero también debería estar inmerso en un buen escenario de organización, seguridad y proyección acompañado por la institucionalidad, lo mismo cualquier celebración de rumba o concierto, bien me parece muy bien, pero en iguales términos, todo debería tener como máxima de ser eventos que proyecten a Magangué y en el marco de las Festividades de la Candelaria, así lo debería promocionar la administración y no como actividades particulares, ruedas sueltas a veces sin ningún control.

Aplaudir doblemente a la Junta de Acción Comunal del barrio Sur por su iniciativa que busca rescatar y fortalecer las festividades de la Virgen de La Candelaria en ese sector, la eucaristía que era llamada La Octava Misa en la plaza donde se encuentra la imagen de La Morenita. ¿Y que tal, si hay mayores iniciativas de este tipo o de muchas otras en las comunas y en los barrios?, y ¿Qué tal, si volvemos a proponer las Ferias?, en temas de identidad cultural y sentido de pertenecía por Magangué falto todo, todo es todo, en especial falta conciencia de mucha gente y de dirigentes, pero aun así veo el vaso medio lleno.

Es un arranque, es una nueva oportunidad, podríamos quedarnos a polemizar por lo que falta o por los horrores o errores cometidos desde las administraciones municipales, lo que tú quieras, o podríamos construir procesos con lo que tenemos a la mano, con los elementos que nos podrían potenciar, ser más creativos, innovadores y empezar realmente a cambiar todo, ¿yo? Ya tengo clara la respuesta, eso va de la mano con la Magangué que yo, y estoy seguro que tú, también quieres.     

Quizás te interesa...

Knowledge Science Archives

If you’re a fresh graduate, make sure to include any internships, personal initiatives, open-source contributions

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

queremso conocer tu opinión

Entra y deja conocer tu opinión acerca de los temas públicos más relevantes en este 2021en Magangué, espera el especial el próximo 16 de enero