La Cuarta Via

Fracking a ministros petristas

En la Cuarta Vía

POLITICAZOS de Joaquín Romero Calle.

Recalcitrantes opositores al petrismo, con la potencia y combinación destructora, que dicen, posee el fracking, están emitiendo comentarios negativos, en contra de los anuncios de nombres, para ocupar ministerios y otros elevados cargos, en el gobierno de Gustavo Petro, próximo a inaugurarse.

Curioso, que las críticas, provengan de privilegiados del establecimiento, cuando los tales designados, son colegas militantes de ese mismo establecimiento. No son revolucionarios. Eso es, frustración política, por envidia de clase. Innegable, que cuentan, esas caras nuevas en carros oficiales -El Espectador, hace 50 años- con capacidad, competencia y experiencia, para desempeñarse en tales cargos directivos del país.

Aprobamos el diálogo y la concertación, de las que viene haciendo gala el Presidente Petro. Pero, mucho cuidado, con el gabinete y otros empleos. La cauda ganadora, se siente con derecho a gobernar. Y gobernar, es estar al servicio del Estado, mediante un nombramiento. Ejercer en la rama ejecutiva del poder público.

¿Cuándo van a salir al ruedo, los nombres de militantes de verdad verdad, del Pacto Histórico, para la nómina oficial?

Al momento de conocer, en la red social de intercomunicación personalizada del Colegio Nacional de Periodistas, que Alvaro Leyva Durán, sería Ministro de Relaciones Exteriores, inmediatamente, escribimos reacción favorable, de asentimiento ciudadano. Es ambientación internacional, para procesos de paz en Colombia. De José Antonio Ocampo, no comentamos nada. Como si nos reserváramos opinión para después.

Y aquí va. Es un economista tradicional. Adherido a los principios convencionales, contenidos en las tesis que conforman la estructura teórica de la economía en general, en donde, las privaciones sociales, no son inquietudes que mortifiquen el pensamiento iedológico, de tales profesionales, menos, que los induzca, siquiera, a plantear un cambio mínimo, en la modalidad o sistema económico existente.

Se le reconoce, a Ocampo, que, no obstante, el peso fundamental de convicción en la economía de mercado, admite intervención del Estado, como factor de pilar asociativo para los asuntos sociales o poblacionales. Posee gran reputación académica, hasta el punto, de que se desempeña como docente, en universidades de Estados Unidos.

Es, como especie de seguro para el establecimiento, de que no habrá medidas económicas repentinas y extraordinarias, que desestabilicen el sistema imperante en la vida Estatal de hoy. La garantía, de un no salto al vacío, obvio.

Cecilia López Montaño, igual corte profesional de Ocampo. Ambos, militantes del Partido Liberal, con criterio conservador, en cuanto al reparto de la riqueza y de la tierra. Liberales pro capital. Pero obvio, no hay que descalificarlos desde antes de posesionarse. El Presidente, es Petro y es el dueño de las ideas. Los ministros, serán aportantes enriquecedores de las mismas y los encargados de convertirlas en realidad. Ese es, el gran reto. 

Los malquerientes del Pacto Histórico, y en particular, los del postulado Leyva, han salido a cuestionar ese hecho futuro y lo han calificado yá, como Ministro de la Farc. Puede ser de quien sea, pero para nosotros, de nombrarse, es una designación que obedece, a lo que interesa al país. Y si es una cuota política, es una cuota, excelentemente adoptada. La paz, es un bien general de todos los colombianos. No un privilegio escaso para algunos.

Por ello, no compartimos aquello, de que Santos, traicionó a Uribe, porque firmó la paz, con la Farc. Mucho menos, que les entregó el país. Como si Duque y el comandante de las Fuerzas Armadas, fuesen representantes de Timochenko y compañía. Leyva, conoce el conflicto interno. Ha estado dialogando en las entrañas del mismo, en nombre y representación del gobierno nacional, legítimo, que, en su momento, le asigna tal tarea.

Seguiremos con los ministros. Pero antes, tenemos que resaltar, que no nos gusta la concepción del crecimiento económico, del que hace gala Ocampo, al estilo Duque.

También, hay que hacerle mención especial, a la de Salud, Carolina Corcho Mejía; consideramos que, con su obsesión por las EPS., está desconectada, de los problemas de la financiación y la no suficiente oferta de establecimientos, dotación y talento humano, para enfrentar la demanda, siempre en alza, dentro del sistema de salud.

Ministra monotemática, no hará buen papel. Las EPS., y la corrupción, son harinas de otro costal, aunque se arreen en el mismo vagón de la locomotora.

Titulación de tierra anegada.

Está todavía, caliente, la silla, en donde el Presidente de Colombia, Iván Duque, se sentó en estos días, en Magangué, para hacer entrega de 2.300 títulos de tierra, a campesinos parceleros, de la comprensión territorial de este municipio bolivarense. Tal parece, por la defensa que hace, fue gestión clave del señor Viceministro de Asuntos Agropecuarios, magangueleño de crianza, Juan Gonzalo Botero Botero.

Botero Botero, bueno es escribirlo, ha sido un funcionario muy diligente. Con mucho brío y empeño, ha transformado, como en actividad de siembra y cría, la plácida modorra burocrática de su despacho administrativo, para salir al campo, a caminarlo, a recorrerlo, conociendo, por percepción directa, necesidades y proveer las soluciones inmediatas, que dependan de su autonomía misional.

Pero esa verdad, no le resta asidero a la crítica del dirigente local Nilo Pérez Severiche, miembro destacado del Pacto Histórico, en este puerto carvajalino. Inocultable, que la ceremonia de titulación, por razones de la inundación de los predios, se tornaba en sobrante y chocante, a la dignidad humana, de los humildes beneficiarios de la medida, por la inoportunidad.

Vitrina demagógica de Duque, más que teatro de concreciones Estatales en beneficio de gente vulnerable y además, con sus realizaciones de vida, sin hacer, ahogadas por culpa de la ola invernal y las desidias de los Gobiernos Nacional, Departamental y Municipal. El municipalizado magangueleño, viceministro, tiene que admitir la verdad. Y no ofenderse.

Para el momento, querido Viceministro, carpas, colchones, elementos de aseo y despensa llena, es lo que clama esa gente. Si a Escalona, se le debe la casa en el aire, inobjetable, que, a Duque, parcela bajo agua. Y así, no sirve, el trozo de tierra. Además, la resolución de adjudicación, tiene que registrarse en Instrumentos Públicos y protocolizarse como escritura pública, en Notaría. Y para eso, no está disponible, ni siquiera Deborita. *

Y cae, a lo que expresamos, como anillo al dedo, el titular de La Cuarta Vía:

“Así fue la única y lejana visita de Duque a Magangué, tras bambalinas.”

¿Qué talito? Lean la noticia: La Cuarta Vía – Agencia de Comunicación e Información

•          Deborita: Débora Arango. Imagen billete de $2.000.

NOTA SOCIAL GALERANA.

Feliz cumpleaños, para nuestro infaltable lector y gran amigo, Fredy Luis Villa Uparela, en el Municipio de Galeras, Sucre, en donde no se cayó la corraleja, pero sí, se evaporaron las vaquillas, para los damnificados de Puerto Franco. Queremos seguir contando para muy lejos, con su lectura y comentarios constructivos. Le deseamos larga vida y excelso disfrute de éste, su tránsito terrenal.

Su padre, Luis Villa Gracia, sus hermanos Johny Guillermo y Luis Juan, así como sus hijas, Andrea Margoth y Eva Sandrith Villa Acosta, María Mónica Villa Hernández y Lina Estrella Villa Alvarez, hoy, botarán la casa por la ventana. Y tiene bastantes.

Quizás te interesa...

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

queremso conocer tu opinión

Entra y deja conocer tu opinión acerca de los temas públicos más relevantes en este 2021en Magangué, espera el especial el próximo 16 de enero