La Cuarta Via

Gustavo Francisco Petro Urrego se convierte en el nuevo presidente de Colombia

En la Cuarta Vía

Gustavo Francisco Petro Urrego (Ciénaga de Oro, Córdoba, 19 de abril de 1960) se convirtió este domingo en el presidente de Colombia. Arrancará este 7 de agosto su periodo 2022-2026 en un resultado que se convirtió en las octavas elecciones presidenciales realizadas bajo la vigencia de la Constitución Política de 1991.

Con una victoria más amplia de la esperada para la segunda vuelta frente a Rodolfo Hernández, el político de izquierda se convierte además en le primer presidente de esta corriente.

Petro es economista de la Universidad Externado de Colombia y tiene una especialización en Medio Ambiente y Desarrollo Poblacional de la Universidad Católica de Lovaina

Desde 2018 es senador de la república para el periodo legislativo 2018-2022 y es líder fundador del movimiento político Colombia Humana. Fue candidato para la presidencia de Colombia en 2010 y 2018.

Dentro de su plan de gobierno, Gustavo Petro afirmó que se concentrará de forma urgente en un nuevo “contrato social para el buen vivir con todas las diversidades de la nación”, así como en los derechos de las mujeres con la creación del llamado ‘Ministerio de la Igualdad’, el impulso del turismo, la prohibición del fracking y la transición a energías renovables.

Colombia decidió. Con el 79% de las mesas informadas, Gustavo Petro se convierte en el nuevo presidente de Colombia, con 8.868.019 votos.

El candidato del Pacto Histórico venció en segunda vuelta a Rodolfo Hernández, de la Liga de Gobernantes Anticorrupción, quien logró cerca de 8 millones de sufragios.

Petro asumirá el cargo a partir del próximo 7 de agosto y estará al frente del Ejecutivo entre 2022 y 2026.

Se espera que en las próximas horas se pronuncie tras los resultados obtenidos en esta histórica jornada electoral. 

¿CÓMO SERÍA COLOMBIA BAJO El GOBIERNO DE PETRO?

Tal como ha ocurrido en países vecinos donde las elecciones presidenciales las ha ganado la izquierda democrática, en Colombia es previsible un panorama de cambios sustanciales e inmediatos en varios aspectos de la vida nacional por cuenta del triunfo en las urnas Gustavo Petro Urrego, en la segunda vuelta.

Se trata de un hecho sin precedentes en la historia política nacional, pues nunca antes un candidato de izquierda y que perteneció hace más de tres décadas a un grupo subversivo, el M-19, y se reinsertó a la vida civil, gobernará un país de tradiciones civilistas e históricamente ligado al bipartidismo.

Para varios expertos consultados, la llegada de Petro a la Casa de Nariño significaría profundos cambios en aspectos sensibles, entre ellos la política exterior, en particular frente a nuestro ‘vecinos incómodos’ tal como los concibe el saliente mandatario Iván Duque: Venezuela, Nicaragua y Cuba.

En ese sentido, el catedrático Vicente Torrijos, considera que Petro le dará “un giro total” a la política exterior colombiana. “No creo que se limite a reproducir esquemas como los actuales sino que buscaría ‘refundar’ la izquierda a nivel continental, que dicho sea de paso tiene un nivel intelectual muy bajo”, dice el experto.

Esa ‘refundación’ de la izquierda latinoamericana, sostiene Torrijos, pasaría entre otros por proyectos ambiciosos como recuperar y darle mayor importancia hemisférica a organismos como Unasur, la Alianza para las Américas, el Grupo de Puebla, o el Grupo de los Tres. Además, de “superar” la expectativa con la que llegó en marzo pasado en marzo pasado el chileno Gabriel Boric a la Casa de la Moneda de Santiago.

“Petro, sin duda, concentrará sus esfuerzos en mostrar la importancia de la izquierda latinoamericana, y para ello cortará de tajo los esquemas y modelos que ha venido defendiendo el presidente Duque y que ha significado el deterioro de las relaciones bilaterales con Venezuela, Cuba y Nicaragua”, insiste.

RELACIÓN GOBIERNO-CONGRESO

En el frente interno, es decir, en la política doméstica, los cambios que se prevén no serán menos drásticos, por dos razones principales: la ambiciosa agenda de gobierno que el entrante presidente aspira sacar adelante, y las tensas relaciones que genera su bancada con el Congreso de la República.

Al respecto, el analista y columnista John Mario González, destaca que la bancada que apoya al presidente electo no es mayoría en el Legislativo, lo que necesariamente lo llevará a tener que ‘tranzar’ con los partidos políticos tradicionales para poder aprobar sus prioridades.

“Dada la posición minoritaria en el Congreso del Pacto Histórico y los partidos de centroizquierda que sin duda lo apoyarían, Petro buscará el apoyo de partidos como el Liberal, Conservador, La U, Cambio Radical, etc., con una agenda moderada. Pero considerando el talante de Petro y el programa de gobierno que presentó en marzo pasado con una agenda radical, yo diría que buscará subyugar al Congreso con nuevas modalidades de ‘mermelada’ o con acciones audaces de gobierno que le den alta popularidad. La verdad no lo veo como Pedro Castillo en Perú buscando posiciones moderadas y conciliatorias”, señala el observador.

En cualquier caso, la administración nacional petrista no la tendría fácil en el Legislativo teniendo en cuenta que muchas de sus prioridades demandan reformas legales y constitucionales que requieren de mayorías parlamentarias, entre ellas las reformas que se proponen a los organismos de control, a la Procuraduría y Fiscalía, la Registraduría, la revisión de los Tratados de Libre Comercio, nuevos acuerdos de comercio exterior, entre otros.

Ello, sin tener en cuenta que en materia económica el presidente recién elegido tiene metas tan audaces como evitar la concentración de la riqueza, una distribución de la tierra más equitativa y programas de desarrollo alternativo de corte más universal.

“Creo que Petro buscará los medios para subyugar al Congreso, es la única forma de sacar adelante una agenda tan ambiciosa”, afirma González.

A lo anterior agrega el profesor Torrijos que, tal como dijo el mandatario electo en su campaña, “Petro buscará “refundar el país”, y para ello “tratará de conseguir la legitimidad que requiere teniendo en cuenta el clima de deterioro político del país, el desempeño de gobierno saliente y una derecha totalmente desmoronada”, explica el analista.

Por ello, no descarta la posibilidad de que intente convocar una asamblea constituyente para impulsar los cambios que tiene proyectados “para darle una nueva identidad al sistema político del país”, añade.

SEGURIDAD NACIONAL, SIN RIESGOS

Otro frente en el que, eventualmente pudieran darse cambios inmediatos con la llegada de Petro al poder se relacionaría con la seguridad nacional.

En este frente el cambio más inminente sería un posible acercamiento con el Ejército de Liberación Nacional (Eln), diálogos que están suspendidos desde que asumió el gobierno Duque.

“En este tema es indudable que Petro retome la iniciativa de paz pues así lo planteó varias veces en campaña, y aprovechando que varios de los dirigentes del Pacto Histórico, como Roy Barreras, ya tienen experiencia en negociaciones de paz. Eso le daría mayor confianza al Eln porque habría cierta aproximación en el lenguaje”, sostiene Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para Análisis de Conflictos (Cerac).

Respecto de grupos al margen de la ley como el ‘clan del golfo’, Restrepo dice que, inicialmente, el presidente Petro “ha cambiado de opinión: primero ofreció una posibilidad de negociación; después se echó para atrás y habló de ‘perdón social’, y ahora último de sometimiento a la justicia”.

No obstante, el director del Cerac prevé que en materia de seguridad nacional “no se ven riesgos asociados a este triunfo electoral. Algunas personas hablan de riesgos para la seguridad nacional, pero no lo considero así”, puntualizó.

Restrepo tampoco prevé propuestas distintas a la de ‘perdón social’ para el caso de las disidencias de las Farc. En lo que sí podría haber cambios sustanciales es en la política criminal del Estado, por cuanto la nueva administración ha planteado reformas a la Fiscalía. “En esa materia sí veo mucha incertidumbre con Petro, porque se piensa reforzar la lucha contra la corrupción, pero se corre el riesgo de descuidar la lucha contra el narcotráfico”, concluye el director del Cerac.

El tema económico será otro de los retos y enigmas del nuevo presidente de Colombia. Reto porque gran parte de su propuesta lleva a que garantizará que los colombianos tengan mejores ingresos, dar más trabajo y otorgar más subsidios especiales, como el correspondiente al pago de una bonificación a más de tres millones de adultos mayores que no han podido conseguir la pensión.

Por otro lado hay un enigma total por saber cómo los mercados bursátiles y los inversionistas nacionales y extranjeros le vayan a recibir como mandatario nacional, esto porque desde toda la campaña se escuchó que los empresarios estarían dispuestos a irse de Colombia con sus capitales ante el triunfo de Petro.

Quizás te interesa...

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

queremso conocer tu opinión

Entra y deja conocer tu opinión acerca de los temas públicos más relevantes en este 2021en Magangué, espera el especial el próximo 16 de enero