La Cuarta Via

Hay que extender los beneficios al país que perderá su día a día

En la Cuarta Vía

Por Joseph Roenes Galvis

El coronavirus trajo un escenario incierto por lo novedoso del tema, y a todos nos cogió preguntándonos muchas cosas, el manejo mismo no estaba claro, como era de suponerse, pero aún, las consecuencias en Colombia son insospechadas, estamos recorriendo lo más difícil, y es enfrentarnos socialmente ante una pandemia que nos puso a prueba, sobre todo a una población que no conoce históricamente de estos retos, y que ni culturalmente ni económicamente estaba preparada para el mayor de los golpes, incertidumbre a su día día.

Se agigantaron los retos al Gobierno, antes ya con miles de problemas, ahora se evidenció estrambóticamente el ineficaz sistema de salud, los problemas para la adecuada atención médica, el bloqueo del brote, la ayuda a los adultos mayores, y a los sectores sociales. Pero son los trabajadores independientes e informales a quienes Covid-19 afectará más, de hecho, ya los golpeó.

Se estima que el Gobierno Nacional a través del presupuesto General de la Nación tendrá que disponer de los recursos necesarios para que las personas más vulnerables, especialmente quienes sobreviven de su trabajo en la calle, puedan tener durante el tiempo de esta medida una renta básica. De no ser así, será muy difícil garantizar que estas personas se queden juiciosas en casa.

En el caso de Magangué, la pregunta en la calle es que va a pasar, increpan por los auxilios gubernamentales, no ven la posibilidad de suspender el día a día, hora su preocupación máxima no es su salud sino la entrada del día y eso se lo da la calle.

Entendible la preocupación reinante, si comprendemos que el DANE nos calculó una población en estado de miseria del 7.11%, con el 26.3% en necesidades básicas insatisfechas, una pobreza multidimensional de 49.1% y un 93.4% de informalidad laboral.

A pesar de explicar las medidas del gobierno con los giros adicionales para los participantes de familias en acción y jóvenes en acción, resuena la pregunta ¿qué pasa con los que no están en ese grupo de vulnerabilidad?

Por eso las propuestas reales que ayuden a mitigar el duro golpe del coronavirus, que repito ya nos golpea sin cesar, son bienvenidas, por ejemplo la del representante Yamil Arana al gobierno nacional, de tomar recursos de ciencia y tecnología para beneficiar a la población, la de las alcaldía que han optado por no cobrar los servicios públicos durante un mes, con beneplácito del gobierno nacional, o la deducción proporcional de los cobros por estrato, la de congelar deudas, o aplazar pagos, mientras todo vuelve la rutina, que por ahora no se ve en el horizonte.

Muchos de las voces me cuentan de querer un mercado que les llegue a sus casas, como algo practico, otros planeando burlar las medidas para ganar dinero, es lo que se recoge de esta población que espera de forma tangible un beneficio; entre notas periodísticas se observan intenciones y campañas de recolección de alimentos y dineros que deberán tener un buen manejo de protocolo para que no se conviertan en otro problema más. Lo cierto es que lo más difícil está por llegar, por eso se requiere un poco más.

En este orden de idea, Magangué y demás poblaciones donde no se habla de estos alcances de los beneficios, como es el tema de los servicios públicos, debería ya estar exigiendo la aplicación de las mismas medidas, y ojala el gobierno la extienda a todo el territorio nacional, no es diferente un pobre de Bogotá que un pobre en Magangué o Mompox, de no ser así, la voz se le debe sentir a los alcaldes y gobernadores, o incluso las mismas empresas en un acto racional de responsabilidad social, o incluso la de un abogado que posibilite el derecho a la igualdad a través de una tutela.  

Es sensato empezar a solicitar medidas, es sensato pensar en una población con alta incidencia de pobreza que se les pide que se queden en su casa por el bienestar de todos, con todo lo que ello implica, en sensato pensar que también son colombianos que merecen los mismos beneficios que en otras partes del país.

Quizás te interesa...

desde mayo espera...

Click to inspect, then edit as needed.

Click to inspect, then edit as needed.

¿Quieres comentar la nota?

Una respuesta

  1. Muy acertada y puntual tu publicación, pienso que al menos deben velar por las personas que de verdad resultaron afectadas y que se realice un senso real y ordenado de los comercios y comerciantes formales e informales para que prontamente y con transparencia se den los procesos y ayudas brindadas por el gobierno en general y además hacer un plan post-pandemia que permita dinamizar la economía del país en general conjuntamente con la banca a través de créditos ágiles y a bajo interés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Quieres contactarte?
La Cuarta Vía
Hola, ¿en qué podemos servirte?