La Cuarta Via

Hay que reconocer que “no fue más de lo mismo”

En la Cuarta Vía

Debo advertir que no conozco a Pedro Alí, actual alcalde de Magangué, no he sido contratista ni he trabajado en la administración pública, tampoco voté por él, todo lo contrario, desde la distancia hice oposición a su candidatura para administrar al pueblo que me vio nacer, porque consideraba cierto lo que algunos amigos me comentaban “se vienen cuatro años más de lo mismo”.

Y precisamente ese es el primer reconocimiento que le hago, “no fue más de lo mismo”, claro, tampoco “el perfecto alcalde”, y comienzo por ahí. Como buen antagonista de su campaña electoral debo decir que Magangué aun le falta mucho para lograr ser la ciudad meramente ideal y que refleje un alto sentido de pertenencia de sus ciudadanos, deja de hacer muchas cosas y otros tantos problemas de la ciudad no tuvieron solución, apunto, además, una gestión politizada teniendo como socio al gobernador, quizás por eso Dumek Turbay miró a Magangué.

Eso es cierto para mí, pero también lo es que por mas de 20 años todos los alcaldes sin excepción han sido de nefastos a paupérrimos, con niveles de impopularidad altísimos, al punto que la ciudadanía ha venido votando de forma reaccionaria contra la gestión del burgomaestre de turno, revisen la historia, el desencanto de la gente magangueleña siempre ha pasado por el tipo de administración que tiene, pero esta vez por lo menos la gestión de este “loco” entra en debate, un debate que tiene defensores desde las bases del pueblo y tiene contradictores a sus adversarios políticos de tierra.

Sin duda el “loco” Alí, como algunos le reconocen como virtud de comunicación con esas bases, otros el tema no lo ven muy bien, rompió con esa impopularidad absoluta de los alcaldes anteriores, le reconozco eso. Debe ser por algo que el candidato oficialista Carlos Cabrales, a quien tampoco conozco, se posesiona como uno de los favoritos para ganar la alcaldía, a estas alturas ningún alcalde se atrevía por lo menos tener candidato, no aguantaban el debate a su administración.

Y que es lo que ha hecho para subir ese peldaño, sin duda el trabajar con los comunales ha tenido un redito político importante, le reconozco que tuvo el merito de aplicar una fórmula sencilla que ningún alcalde la había aplicado, las juntas de acción comunal eran unos convidados de piedra en el esquema de la administración pública; otro, el dejar las puertas abiertas para que gente interesante y que no acompañaron su proceso electoral aportaran y estuvieran jalonando cosas.

No voy hacer un listado de sus logros y obras, que son varios; pero tampoco lo voy hacer de las cosas que dejó de hacer, que también son muchas, hay tiempo para hacerlo en otras columnas; pero si quiero detenerme en aclarar que administrar a Magangué es supremamente difícil sobre todo en el contexto en que él recibió al municipio, no nos olvidemos de eso, hoy queda un municipio proyectado a cuarta categoría, cuando estábamos apurados para sostener la sexta categoría, con todo lo que ello implica.

Hay que tener mediano conocimiento para saber de lo que hablo, eso es difícil explicarlo a la masa, lo real es que hay connotaciones prosperas a la administración, un buen recaudo de impuestos (un medidor de confianza) y un mayor reconocimiento del gobierno nacional al esfuerzo fiscal municipal.

Algunos sacaran a gritos el tema de la corrupción, “me detendré en ello cuando haya un resultado de las autoridades y ojalá así sea”, que sus amigos politiqueros, “a mí tampoco me gustan alrededor”, que Magangué necesita un cambio “con quien, para dónde y cómo”, ojalá no sea el verdadero cambio.   

Quizás te interesa...

desde mayo espera...

Click to inspect, then edit as needed.

Click to inspect, then edit as needed.

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Quieres contactarte?
La Cuarta Vía
Hola, ¿en qué podemos servirte?