La Cuarta Via

Incertidumbre total

En la Cuarta Vía

Desde La Orilla del Mar

Como yo, muchos colombianos estábamos convencidos que el país iba mal, que no tenía una hoja de ruta segura, que había que iniciar una transformación desde sus bases para fortalecer nuestra endeble democracia, que teníamos que volvernos un país de oportunidades y no un país en donde los oportunistas de la clase política –no todos- hacen y desasen con los recursos, un país en donde existiera un verdadero equilibrio de poderes y no todos “amangualados” con el gobierno de turno, pero nunca pensamos que a pesar de que estábamos mal, llegáramos a estar como estamos hoy; en una incertidumbre total sobre lo que será nuestro futuro.

Si bien el panorama que se vivía en el país estaba nublado por el mal gobierno en el que estábamos, hoy ese panorama es oscuro y tenebroso como consecuencia de la protesta social en la que estamos inmersos que deja muchos muertos, heridos y desaparecidos en diferentes ciudades del país.

Nuestra frágil democracia de más de doscientos años está en peligro y eso no es un secreto para nadie.

Los ojos del mundo están puestos hoy en Colombia por la represión desmedida con la que se está tratando de impedir que el pueblo se pronuncie y proteste de manera pacífica.

Sí, es cierto que en estas marchas hay vándalos profesionales infiltrados en las marchas, eso no se puede desconocer, como tampoco se puede desconocer que los mismos son bandas criminales que aprovechan el momento, organizaciones guerrilleras en la disidencia, grupos de criminales de bandas de narcotraficantes a quienes les conviene estas alteraciones del orden público para sacar dividendos de ella y también miembros del Estado infiltrados en la protesta para deslegitimizarla, como lo evidencia muchos videos que circulan en las diferentes redes sociales.

Y la incertidumbre se acrecienta cuando se ve que el gobierno pareciera que no le interesara dar solución a esta situación, si se tienen en cuenta que tomó la decisión de realizar un gran dialogo nacional, equivocándose de manera garrafal al no iniciar ese dialogo con los organizadores de la protesta.

Convoca a palacio a sectores políticos que, si bien son importantes en la vida nacional, en el momento difícil que vive la nación y la mala imagen que tienen, no era ese el punto de partida para esta conversación.

Habla del acuerdo sobre lo fundamental – la propuesta hecha por Álvaro Gómez Hurtado- que no se consolido por su asesinato.

Pese a la marcada falta de liderazgo de Duque, hay que reconocer que dio un paso importante al reunirse con los jóvenes, pues son ellos los que se han echado al hombro esta protesta social y los que lamentablemente están colocando los muertos y los heridos, así como el alto número de desaparecidos.

Gracias a Dios existen las redes sociales y el mundo se está dando cuenta de la forma violenta como se está reprimiendo la protesta social en Colombia. A los vándalos hay que atacarlos y ponerlos a buen recaudo, pero a quienes protestan de manera pacífica se les debe garantizar ese derecho.

Con toda esta crisis social en la que se debate el país, algo si sigue quedando claro y es que Duque no es quien manda en este país y simplemente es un empleado de ustedes saben quién.

Solo hasta la madrugada de hoy y por la presión de los caleños, Duque decidió viajar a Cali para apersonarse de la situación.

¿A todas estas quien dio la orden de disparar a los manifestantes indefensos, pero no a los vándalos?

Lo pregunto porque los muertos han sido manifestantes, pero no se registran muerte de vándalos. ¿Raro no?

Nota al Margen: Me quito el sombrero ante esa gran mujer y artista Adriana Lucia, quien declino una invitación hecha por el presidente para participar de los diálogos, lo invitó a que se reuniera es con los organizadores del paro. Adriana lucio es ejemplo de la mujer cordobesa, costeña y colombiana para quienes el país está por encima de todo. Mis respetos para ella.

Quizás te interesa...

desde mayo espera...

Click to inspect, then edit as needed.

Click to inspect, then edit as needed.

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *