Lunes 25 Junio 2018

“Ni una Más”, “Queremos justicia”, la petición de Cascajal al despedir madre e hija asesinadas

La comunidad del corregimiento de Cascajal le dio el último adiós a Luz Dary Jiménez Turizo y su hija María Camila Quesada Jiménez, torturadas, violadas y asesinadas durante la madrugada del domingo al interior de su vivienda en la invasión Villa Fanny.

Estudiantes y población en general marcharon hacia la vivienda de la madre de Luz Dary donde se cumplió la velación y de ahí llegaron hasta el cementerio de la población para ofrecer el último adiós a estas mujeres, cuya muerte ha conmocionado al departamento de Bolívar.

El doble feminicidio fue rechazado por las autoridades del municipio quienes han ofrecido una recompensa de cinco millones de pesos para quien brinde información que permita la captura de los responsables del atroz crimen.

Mensajes como “Ni una Más”, “La mujer es vida” “Queremos justicia” se alzaban en grandes pancartas durante la marcha que se cumplió tras el sepelio.

El alcalde de Magangué, Pedro Alí Alí, rechazó la falta de fuerza civil en esta población y solicitó al Gobierno “reforzar la seguridad” cuanto antes.

Luz Dary Jiménez Turizo y su hija María Camila, de 15 años, fueron halladas muertas al interior de su vivienda por el novio de María Camila quien encontró a las mujeres semidesnudas, con evidentes signos de tortura y atadas de manos y pies.

Jiménez Turizo administraba una tienda y su hija le ayudaba. Vecinos aseguran que no escucharon ruidos y que se extrañaron cuando la mujer no abrió el negocio como de costumbre.

viaradio

 

x

cuartavia play store