Lunes 23 Octubre 2017

La doble amenaza de Trump a Venezuela y Corea del Norte, análisis de lo que pasa

A pesar del corto periodo en la presidencia de Estados Unidos, a Donald Trump le ha sido suficiente para enfrentar fuertes fricciones políticas con estos cuatro países Venezuela, Rusia, Corea del Norte y China.

Esta semana se cierra con dos fuertes amenazas, por un lado afirmó este viernes que evalúa "una posible opción militar" de Estados Unidos en Venezuela, cuyo presidente, Nicolás Maduro, aseguró la víspera que responderá "con las armas en la mano" a una agresión del "imperio norteamericano", y por lado advirtió al dictador norcoreano Kim Jong-un que si ataca la isla de Guam o cualquier otro territorio estadounidense "lo lamentará rápido".

"Tenemos muchas opciones respecto a Venezuela, incluida una posible opción militar si es necesaria", dijo el presidente a periodistas, en una declaración desde sus "vacaciones de trabajo" en su club de golf en Bedminster, en el estado de Nueva Jersey, al noreste de EE.UU.

A la pregunta de si se trataría de una acción impulsada por Estados Unidos, Trump prefirió no responder: "Pero una operación militar, una opción militar es seguro algo que podríamos explorar", dijo.

"Tenemos tropas desplegadas por todo el mundo en lugares que están muy lejos. Venezuela no está muy lejos y la gente está sufriendo y está muriendo".

Desde el gobierno venezolano, el ministro de Comunicaciones, Ernesto Villegas, lo calificó de "la más grave e insolente amenaza jamás proferida contra la Patria de Bolívar".

Trump hizo su afirmación después de reunirse con el secretario de Estado, Rex Tillerson, el asesor de seguridad nacional, H.R. McMaster, y la embajadora ante Naciones Unidas, Nikki Haley.

Estas declaraciones llegan 24 horas después de que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijera en una sesión especial de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) que desea tener "una conversación personal" con su par estadounidense.

"Yo creo en la diplomacia y (...) le ratifico al presidente Donald Trump mi deseo de restablecer relaciones políticas, de diálogo, de respeto, en términos de igualdad", dijo Maduro.

Por su parte, el vocero del Departamento de Defensa de EE.UU., Eric Pahon, se negó a ahondar en las declaraciones de Trump y agregó: "Hasta el momento, el Pentágono no ha recibido órdenes", informó la agencia de noticias AFP.

Análisis del corresponsal de BBC Mundo en Venezuela, Daniel García Marco

La intervención militar desde EE.UU. ha sido y es un argumento usado primero por el presidente Hugo Chávez y ahora por Nicolás Maduro para cerrar filas entre sus fieles, sobre todo en tiempos de crisis.

Es el caso actual, Maduro y su gabinete repiten que EE.UU., al que llaman "el imperio", está detrás de la "guerra económica" con la que explican la situación de desabastecimiento y de inflación.

Y acusan a su vecino del norte de estar detrás de las acciones de la oposición, a la que califica de "extrema derecha", por desestabilizar y buscar un cambio de gobierno por la fuerza.

Por ello, las declaraciones de este viernes de Donald Trump dan munición a un gobierno que se siente atacado ante el amplio desconocimiento internacional de la recién constituida Asamblea Constituyente y a que más de una decena de países de la región lo consideran "no democrático".

Con Trump en la Casa Blanca desde enero, Estados Unidos ha sido más frontal en su postura ante Venezuela que con Barack Obama en el Despacho Oval.

Se han sucedido las sanciones individuales contra altos cargos del gobierno venezolano, incluido el mismo presidente Maduro, al que Washington llama directamente de "dictador".

El senador de origen cubano Marco Rubio ha aparecido como el principal impulsor de medidas duras contra Venezuela y encontró sobre todo el apoyo del vicepresidente, Mike Pence, que mantuvo recientemente contacto telefónico con el líder opositor Leopoldo López, quien ahora cumple en casa una condena de casi 14 años.

Por el momento, sin embargo, no han llegado las temidas sanciones al sector petrolero que podrían minar aún más la golpeada economía venezolana.

Más allá de la dura dialéctica entre unos y otros, EE.UU. sigue siendo un socio comercial básico para Venezuela. Pese al descenso en los últimos años, 740.000 barriles de crudo venezolano llegan cada día a Estados Unidos, uno de los pocos países con refinerías adecuadas para tratarlo.

Y es junto a China y Rusia el mayor socio comercial, pero el único que le paga en efectivo. Venezuela exporta crudo a Pekín y Moscú para devolver préstamos anteriores.

Por ello, muchos creen que Trump haría mucho más daño cerrando el grifo de dólares a un gobierno sin liquidez para importar productos básicos que con amenazas de acciones militares que refuerzan a Maduro en la idea del enemigo exterior.

Con Corea del Norte

Donald Trump amenazó este viernes a Corea del Norte con un ataque por tercera vez en una misma semana, elevando la tensión con el régimen de Kim Jong-un, el más sancionado del mundo por su desarrollo nuclear, a niveles inexplorados en décadas. A la teatralidad de la dictadura norcoreana, previsible, le responde un presidente estadounidense en un lenguaje parecido y eso ha llevado a la comunidad internacional a clamar por el cese de esta escalada. Entre bastidores, un llamado canal secreto de comunicación entre ambos países permanece abierto desde hace meses. Y bajo los discursos airados, subyace un frente inmediato: Pyongyang acaba de recibir unas duras sanciones económicas por parte de la ONU por su carrera en armamento nuclear que quiere suavizar. Para ello, necesita provocar una necesidad de negociación.

Poco después de las siente de la mañana, Trump agarró su cuenta de Twitter y disparó de nuevo: "La solución militar está completamente preparada, asegurada y cargada, en el caso de que Corea del Norte actúe de manera insensata. ¡Espero que Kim Jong-un encuentre otro camino!”, escribió. El Gobierno norcoreano ha amenazado con un plan para lanzar misiles frente a las aguas de Guam, una isla estadounidense en el Pacífico donde el Pentágono posee una importante base militar. Por la tarde, insisitió en declaraciones a la prensa: "Si hace algo respecto a Guam o a otro lugar que sea territorio estadounidense o contra algún aliado de Estados Unidos, lo lamentará verdaderamente y lo lamentará rápido”.

La Alta Representante de Política Exterior y Seguridad Común de la Unión Europea, Federica Mogherini, ha convocado a embajadores de los Gobiernos europeos el próximo lunes a una reunión extraordinaria para discutir los "posibles siguientes pasos sobre la situación" de Corea del Norte. La canciller alemana, Angela Merkel, se opuso ea una “solución militar” al conflicto con Corea del Norte, Naciones Unidas ha reclamado a las partes que rebajen la tensión y Moscú ha expresado miedo. "Considero que el riesgo [de conflicto armado] es muy alto. Especialmente teniendo en cuenta la actual retórica: suenan claras amenazas del uso de la fuerza", dijo el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, según medios locales citados por Efe.

En paralelo a este ruido, puede haber espacio para la solución diplomática. La última amenaza de Trump, en un tuit de 140 caracteres, se publicó poco antes de que se revelara que Washington y Pyongyang mantienen un canal secreto de comunicación, según explicaron a la agencia Associated Press funcionarios estadounidenses. Los contactos ya habían trascendido a raíz de la liberación por parte del régimen del joven estadounidense Otto Warmbier, en estado de coma, el pasado mes de junio. AP señala que los contactos son frecuentes. Los interlocutores son Joseph Yun, responsable de Corea del Norte en el Departamento de Estado, y Pak Song Il, un alto cargo de la misión diplomática del país asiático en Naciones Unidas, en Nueva York.

Y las conversaciones no solo se han limitado a la situación de los presos estadounidenses en Corea del Norte, como sucedió con Warmbier, sino que han abordado otros asuntos. No han impedido, sin embargo, este episodio tan convulso.

viaradio

x

cuartavia play store

Festiweb