Lunes 11 Diciembre 2017

Por J. J. Rubiano. A propósito de Marcelo Torres Benavides. Al oído de la Fiscalía

Por: J. J. Rubiano *

Con mucho beneplácito el pueblo magangueleño recibió la noticia de la captura del ex alcalde de esta municipalidad, Marcelo Torres Benavides, realizada la semana anterior en la ciudad de Bogotá por actos de corrupción durante su administración 2012-2015.

El caso que tiene tras las rejas a Torres Benavides tiene que ver con un contrato por más de mil millones de pesos exactamente $1.048 correspondientes a suplementos complementarios a la población infantil de los niveles 1 y 2 del Sisben.

Aquí el ente investigador halló una serie de falencias como el no haberse cumplido el mismo, celebración indebida y muchas otras falencias que hoy tienen - bueno no tras las rejas como todo el mundo quisiera- sino en una guarnición militar al ex burgomaestre municipal y al interventor del susodicho contrato.

La situación jurídica de Torres se resolverá mañana en audiencia pública en este municipio y un juez ahí decidirá la suerte de Torres Benavides.

Es bueno que la Fiscalía tenga claro varios aspectos que le permitan dilucidar que en este acto delictivo no sola está involucrado Torres Benavides y el interventor, sino que además hay un sequito de funcionarios de cuello blanco que cohonestar y participaron en el mismo.

Es claro que el peso de la Ley tiene que recaer en Torres Benavides en su condición de representante legal del municipio y ordenador del gasto, pero no se puede olvidar que detrás del mismo hay funcionarios que con conocimiento del mismo no hicieron nada para evitarlo.

Por ejemplo y así lo demuestran los documentos de la demanda impetrada ante el ente investigador, como se puede explicar que el secretario del gobierno o interior de su momento Yalil Arana con fecha de diciembre oficiara al jurídico del municipio diciéndole que el contrato en mención evidenciaba serias irregularidades y por lo tanto no debía aprobarse hasta subsanar las mismo, pero luego de manera extraña el mismo, a finales del mes de da viabilidad al pago del 50 % del contrato que él había objetado y más delicado que no se estaba cumpliendo?

Todos estos detalles por mínimos que se consideren pueden ayudar a desmantelar la bien organizada banda de funcionarios públicos que monto Torres Benavides y que durante cuatro años usurparon los recursos del municipio, especialmente los de los menos de los menos favorecidos y los cuales hoy reclaman justicia.

Porque si de delitos de corrupción se trata, esta banda tiene más de 15 denuncias ante la fiscalía y más de cuarenta ante la Procuraduría seccional y nacional al que en Contraloría departamental y nacional.

Como quien dice aquí hay mucho por investigar, aclarar y resolver.

Ahora bien, se rumora insistentemente hoy que a esta “joya” de la corrupción se le daría casa por cárcel, situación está que sería rotundamente rechazada por la comunidad y que dejara más grabe la credibilidad del sistema judicial de nuestro país- de por sí ya en entredicho- pues no tendría sentido que con todo el acerbo en su poder y teniendo en cuanta que los afectados por el mismo fueron los niños vulnerables del municipio que tienen un capítulo especial en nuestra Leyes y la misma Constitución, en vez de castigar ejemplarmente a quienes los afectaron, se les premiaran con casa por cárcel.

Amanecerá y veremos si la justicia se enderezo o sigue perdiendo credibilidad.

*Consultor y Asesor Político de Imagen,

Comunicaciones y Organización de Campañas

viaradio

x

cuartavia play store