Lunes 21 Agosto 2017

Soy la primera persona de mi pueblo que va a obtener un título de doctorado en el exterior”. Así abrió la publicación hecha por el diario El Universal en abril del 2013, sobre la vida de Francisco Javier Flórez Bolívar, titulada “Francisco será el primer doctor de Cascajal”.

Es el relato de un hombre entregado a la pasión de la historia, pero también de la superación y el esfuerzo propio, digno de imitación, por eso La Cuarta Vía vuelve a publicar ese escrito como muestra de esas personas del municipio que han logrado presentar su nombre como insignes valores de nuestra comunidad.

Francisco será el primer doctor de Cascajal

Texto publicado el 10 de marzo de 2013, escrito por Adriana de la Cruz Pallares

Desde un hogar humilde en un corregimiento de Magangué salió Francisco Javier Flórez Bolívar con la ilusión de ser profesional en Historia, sin embargo la vida le enseñó a insistir y seguir con metas aún mayores.

Desde Cascajal llegaron directo a ocupar los primeros lugares semestre tras semestre en la Universidad de Cartagena, donde concluyeron sus estudios de pregrado en 2005.

Luego de eso, logró ser docente e investigador de la Universidad y junto a su hermano, entró en el programa Joven Investigador de Colciencias.

“Hacer parte de ese programa me sirvió para estudiar inglés, pude identificar una línea de investigación que es la que estoy desarrollando ahora con las becas que obtuve, entonces era un ciclo completo que te permitía desarrollar Colciencias con ese programa”, explica Francisco.

Familia de ganadores

“Cuando creces en un medio de escasos recursos económicos diseñar proyectos de vida a largo plazo no está dentro de lo que visualizas. Sin embargo, mis hermanos y yo hemos contado con el apoyo irrestricto de mis padres y sé que mis padres sí querían que nosotros avanzáramos siquiera hasta pregrado”, dice.

Francisco dice que el papel de su madre fue fundamental en la forma como él y sus hermanos visualizaron la educación: en 1997 él y sus hermanos ya se habían graduado de secundaria y en ese año, su mamá después de 30 años regresa al colegio para validar la secundaria. Y en 1999 comienza a hacer cursos de informática, justo cuando Francisco y dos de sus hermanos comenzaron a estudiar en la universidad.

“Nos animó mucho ver cómo mi mamá era capaz después de 30 años de estar retirada de las aulas volver y lograr algo que ella siempre había querido. Fue algo simbólico que nos fue llenando de muchas ilusiones”, asegura.

Su madre, es ahora tutora de artesanías, sus sombreros y bolsos contribuyeron incluso con su educación y su tiempo libre, el cual dedicó a realizar una serie de cursos en el SENA.

Pero para estos jóvenes, el padre, un humilde campesino es el principal ejemplo de lo que es ser un buen lector. El hombre, permaneció en las aulas hasta cuarto elemental y aunque sus días transcurrían en las labores del campo fue muy cercano al gusto por la lectura, algo que fue trascendental para que sus hijos se dediquen hoy a la docencia y la investigación.

La beca perdida

La mirada de Francisco se posó en la posibilidad de una beca cuando cursaba sexto semestre en la Universidad de Cartagena, ya había empezado a estudiar inglés y su rendimiento académico lo dejaba en los primeros lugares, donde su única competencia y a la vez su aliado era su hermano.

Por eso, luego de pasar por la experiencia de investigador con Colciencias, en 2007 tomó la decisión de presentarse por primera vez a una convocatoria de Fulbright y ganó una beca de Posgrado. “Pero una parte del dinero debía ser aporte de la Universidad que me avalaba y, en ese momento, yo no era ni docente, ni investigador de tiempo completo por lo que perdí la beca”, lamenta.

Perder esa oportunidad fue doloroso para Francisco, pero dice que lo que más le pesaba era el dolor que podían sentir las personas que lo habían apoyado, su familia y amigos.

“No me desanimé y seguí avanzando. Tener todas esas expectativas y ver que se caen fue doloroso, pero el apoyo de mi familia, amigos, mi novia, que ahora es mi esposa, me ayudó a focalizarme en lo que tenía que hacer era buscar otras alternativas y fortalecer mi perfil”.

A partir de ese momento Francisco se enfocó en estudiar inglés y publicar artículos en distintas revistas de investigación del país. El joven investigador no se quedó en el lamento sino que se convirtió en un competidos más fuerte, le apostó a llenar todos y cada uno de los requisitos y esto lo condujo al éxito.

En 2008 se presentó la oportunidad en una convocatoria que abrió la Fulbrigth “Becas para estudios culturales para comunidades afrodescendientes”, entonces Francisco no lo pensó dos veces y apeló a su condición de mulato para tomar por su cuenta las riendas de su destino.

“La gané en el 2008 e hice mi maestría en Historia en la Universidad de Pittsburg entre 2009 y 2011 y luego con otra beca que gané con Colciencias estoy adelantando mi doctorado. Soy candidato a Doctor en Historia Latinoamericana”.

La investigación

Francisco pasó cuatro años en Estados Unidos, se graduó de la maestría en 2011 y en 2012 hizo sus exámenes para presentar la candidatura al doctorado. Ahora está en Colombia adelantando su investigación y pasará el 2014 redactando su tesis de doctorado para finalmente graduarse en 2015.

Su investigación busca rescatar el papel de varias generaciones de intelectuales, políticos y líderes obreros de origen afrodescendiente tuvieron en ciudad se como Cartagena, Quibdó y Bogotá en la primera mitad del siglo XX.

“Mi apuesta es lograr a partir de ese proyecto construir unos referentes intelectuales y políticos que le permitan al grueso de la población afrodescendiente de Colombia poder pensar que lo culto, lo letrado, el mundo de la política no pertenece de manera natural y normal a cierto sector que lo ha ejercido tradicionalmente. Sino que estos sectores que también lucharon por esos espacios de poder, lograron avanzar tuvieron un impacto significativo tanto para los afrodescendientes como para la población colombiana en general”.

LAS BECAS FULBRIGHT

Hasta el 31 de mayo de 2013 estará abierta la convocatoria de becas para profesionales colombianos interesados en hacer postgrados en las mejores universidades de EE.UU.

Esta oportunidad es especialmente para líderes afrodescendientes, profesionales provenientes de las regiones y personas en situación de discapacidad.

Las postulaciones se deben hacer en www.fulbright.edu.co y cada beca tiene un valor promedio de US$120.000 y beneficios generales como admisión universitaria, la exención de matrícula, sostenimiento, tiquetes aéreos, visa y seguro de salud.

Los seleccionados harán parte de la gran red global de conocimiento que forman más 318.000 destacados líderes del mundo, entre ellos 45 Premios Nobel y 21 Jefes de Estado que han ganado esta beca a nivel mundial.

Fulbright Colombia ofrece esta convocatoria en alianza con sus socios institucionales en el país: Programa Presidencial para el Desarrollo Integral de la Población Afrocolombiana, Negra, Palenquera y Raizal, Ministerio de Educación, Ministerio de Cultura, Colciencias, USAID, Ecopetrol, ICETEX, Fundación Saldarriaga Concha y AmCham, quienes comparten nuestro compromiso con la formación avanzada de líderes con alto grado de compromiso social.

viaradio

Las 20 de Vía Radio

x

cuartavia play store

Festiweb