Viernes 19 Octubre 2018

El país no cuenta con una política articulada para el control y uso del mercurio. Así lo concluye una auditoría de cumplimiento adelantada por la Contraloría General de la República, a través de su Delegada para el Medio Ambiente.

Los ministerios y entidades evaluadas fueron Agricultura, Salud y Protección Social, Trabajo, Minas y Energía, Comercio, Industria y Turismo, Ambiente y Desarrollo Sostenible, y Transporte. Además de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) y el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM).

Como resultado de la auditoría se tienen 24 hallazgos administrativos de los cuales 6 tienen presunta incidencia disciplinaria y 2 presunta incidencia penal y con relación al cumplimiento del Plan Único Nacional de Mercurio se evidenció que no se ha establecido quién estará a cargo de su liderazgo o coordinación.

Para la Contraloría, a pesar de que el Plan incluye una relación de actividades que se deben ejecutar, no estableció los responsables a cargo ni los tiempos de consecución de las metas establecidas y tampoco cuenta con una estrategia de articulación para el desarrollo de las actividades.

“Las entidades han venido asumiendo y haciendo lo que consideran deben hacer según sus competencias, situación que afecta el desarrollo de todo el Plan y termina afectando el objetivo final de la Ley 1658 de 2013 que es «proteger y salvaguardar la salud humana y preservar los recursos naturales renovables y el ambiente» frente a los riesgos del mercurio en el territorio nacional”, explica el informe

Para la Contraloría, la ausencia de direccionamiento genera falta de articulación y armonización de las distintas entidades para alcanzar la meta del Plan Único de Mercurio que es reducir y eliminar progresivamente el uso del mercurio en todo el territorio nacional, en la minería a julio de 2018 y en todos los procesos industriales y productivos a julio de 2023.

Se encontró que las CAR con jurisdicción en zonas de minería aurífera como son Corantioquia Corpourabá, Cornare, Corponariño y Codechocó, no realizan monitoreo de emisiones de mercurio por lo tanto no cuentan con un inventario de fuentes activas y pasivas de mercurio, tampoco tienen identificadas las zonas afectadas por emisiones y liberaciones de este mineral.

Con relación al registro único de usuarios de mercurio RUM que deben adelantar las Corporaciones, se observaron porcentajes de inscripción bajos frente al número de usuarios en cada jurisdicción y la obligación de implementación del RUM por parte de las Corporaciones entró en vigencia desde el 8 de abril de 2016. (Corantioquia 1.82%, Corponariño 11.86%, Corpourabá 0% y Codechocó 29%).

La Contraloría considera que es necesario un adecuado direccionamiento del Plan Único Nacional de mercurio y procesos de articulación y armonización de los esfuerzos de las entidades involucradas, si lo que se busca es proteger y salvaguardar la salud humana y preservar los recursos naturales renovables y el ambiente frente a los riesgos del mercurio en el territorio nacional.

Lo que afecta el mercurio

Se estima que son más de 80 los ríos del territorio nacional que están contaminados con mercurio, afectando 21 departamentos y cerca de 400 municipios. Si Colombia no actúa para erradicarlo por completo, los daños a los ecosistemas, las fuentes de agua y la salud de las personas podrían ser irreparables.

La Ley 1658 de 2013 reglamentó el uso del mercurio en Colombia, con la meta de erradicarlo del sector minero en 2018 y de todos los demás procesos industriales y productivos en 2023. Es inconcebible que se haya dado un plazo tan amplio para la erradicación de una sustancia tan nociva, más aún cuando numerosos estudios científicos proponen utilizar sustancias alternativas que son mucho más seguras y eficientes que el mercurio en la extracción de oro.

Además, la implementación de la ley no ha sido más que un canto a la bandera. El Ministerio de Ambiente ha reconocido que entre el 45 % y el 50 % del mercurio que se usa en el país no está registrado. Controlar el contrabando de la sustancia y su uso ilegal es uno de los retos más grandes a los que se enfrentan las autoridades.

En los últimos cinco años se han detectado dos mil casos de envenenamiento con mercurio, un elemento químico que se utiliza para desprender el oro de las piedras a que está adherido. Las regiones más afectadas son Antioquia, Córdoba, Chocó, Bolívar y Sucre. El mercurio es la principal amenaza sobre los ecosistemas del país.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), este químico tiende a modificar su composición al entrar en contacto con el agua y el aire, convirtiéndose en metilmercurio, es decir, su forma más tóxica.

La minería ilegal e informal es la razón del incremento del uso de mercurio en las fuentes hídricas del país, ya que este químico es necesario para extraer oro. En la actualidad, Colombia es el segundo país del mundo que más genera mercurio en el mundo. En los últimos años se han presentado más de 1.100 casos de intoxicación por dicha sustancia en el país.

viaradio

Las 20 de Vía Radio

x

cuartavia play store