Viernes 19 Octubre 2018

El puente de Crimea

Por Lic. Martin Muñoz H.

El imperativo categórico Kantiano se ve reflejado en esta obra de colosal e imponente majestuosidad, no solo por su complejidad en el diseño y construcción, sino, por lo ético de su ejecutoria. Es que en Colombia quisiéramos que sucediera lo mismo: obras entregadas por lo menos en el tiempo previsto, de gran calidad, duración y sin detrimento de los dineros públicos. Haciendo un poco de recorderis, Crimea es una península que se localiza del sur este de Rusia sobre la costa del mar Negro y el mar de Azov. Allí y con una inversión de 3.638 millones de dólares, se construyó el puente más largo de Europa y Rusia con una longitud de 19 kilómetros, uniendo la península con la región de Krasnodar, donde las condiciones climáticas y geológicas son bastante difíciles por su alta actividad símica y los inviernos rigurosos, al punto de congelar las aguas del mar.

Es conocido como la autopista del siglo y fue entregado seis meses antes de la fecha prevista, que era en el mes de diciembre de 2018, con la felicitación a contratistas, a los más de diez mil trabajadores entre profesionales y obreros, pero lo importante no se presentó desfalco al erario público.

El puente Chirajara, que debía unir a Bogotá con Villavicencio y los llanos orientales de nuestro país, el más largo de los atirantados en Colombia, se desplomó por fallas en los diseños, causando la muerte de diez personas y un detrimento de setenta y cinco mil millones de pesos. El contratista de la vía es Coviandes, filial del grupo Aval y Corficolombiana cuyo propietario es Luis Carlos Sarmiento Angulo, amo y señor de los archimillonarios contratos del estado. Claro, con razón le apunta a patrocinar las campañas políticas de los candidatos de siempre, para luego sacar el máximo de provecho en detrimento de los colombianos, que somos los que a última hora pagamos las consecuencias, tanto por la pérdida de dineros del estado, que se pueden invertir en salud y educación, como por el aislamiento de la región.

El puente Pumarejo que se construye en la ciudad de Barranquilla, el cual mejorara sustancialmente la conexión de la costa con el interior y facilitara la navegación fluvial por el rio Magdalena al permitir barcos de gran calado, debió entregarse a mediados de este año, sin embargo, hasta ahora y de manera urgente lo que se le dio fue una prorroga al contratista, amén del aumento de los recursos, que debe girarlos invias. Por eso el detrimento patrimonial, la preocupación de los gremios económicos, que mueven el desarrollo y la sociedad en general, son como siempre los que tienen pagar las consecuencias y esperar un año.

Y pare de contar de la desidia y malversación de los fondos del estado porque la lista es mayor: Hidroituango, las carreteras cuatro G, que quedaron inconclusa por el caso de Odebrecht y más de 83 obras que suman un desfalco a la nación por más de10.3 billones de pesos, eso sin contar las obras a nivel local de los entes municipales.

Aquí también le cabe un mínimo de responsabilidad al pueblo elector que sigue escogiendo a los mismos con las mismas ¡despierta pueblo indolente!

viaradio

Las 20 de Vía Radio

x

cuartavia play store