Martes 18 Septiembre 2018

El estado actual de la vieja edificación de la Casa de Cultura ‘Las Mojarritas’ es, quizás, la mayor demostración de la importancia merecida por anteriores administraciones al tema cultural en el municipio de Magangué.

Una vetusta casa totalmente deteriorada es hoy lugar para guardar carretillas de vendedores ambulantes y refugio de algunas personas, con paredes destruidas es sitio de espanto, nada que ver con un ayer, con pasadizos y cuartos donde se preciaban los cuadros de nuestros artistas, esculturas del maestro Guillermo Aldana, vestigios arqueológicos y donde se programaban las actividades culturales que promovía el municipio.

En algún momento se perdió el interés de salvaguardar el patrimonio cultural de la ciudad, y la casa de la cultura fue presa de esta ignominia a la cultura, se robaron todo, piezas, obras, esculturas, ventiladores, aires acondicionados, sillas, escritorios, mesas, sanitarios, lavamanos, divisiones en madera, puertas, ventanas, caretas, reflectores y la acometida eléctrica, en un corto tiempo y sin tener mayores razones la visión cultural del municipio fue tan oscura como ese lapso en que murió la Casa de la Cultura ´Las Mojarritas´.

El legado del patrimonio cultural de una comunidad es la herencia misma de esa comunidad, es lo tangible e intangible que refuerza su sentido e identidad propia y característico de su existencia. A pesar del estado actual de la vieja casa de la cultura la vida sigue y la comunidad tiene sus propios códigos culturales que esperan una oportunidad para mostrarse.  

Rescatar lo que quedo de ese pasado debería ser una consigna, rescatar los espacios que propongan nuestra entidad y proponerlos en el sentido del emprendimiento debería ser una meta, más allá de las lamentaciones hay que es que velar la mejor forma de salvaguardar y promover lo que tenemos.

En ese orden de idea, Magangué debe iniciar el proyecto de visibilizar la estrategia de lograr abordar el tema, desde lo institucional y lo participativo, y hacer lo que corresponde a cada sector. Es importante la declaratoria del Centro Histórico, igual en proponer nuevas restauraciones y construcciones para mostrar el emprendimiento del sector, apoyar la documentación, planificar y visionar las intervenciones desde el punto de vista cultural, definir un programa solido de promoción de las manifestaciones y gestiones culturales, y brindar apoyo a las propuestas participativas de alianzas sociales para el desarrollo.

No se puede quedar Magangué únicamente con lo que hoy se conoce como Centro Cultural ‘Chico Cervantes’ como estructura de formación musical, muy bien por el logro, pero se necesita organizar el sector cultural debidamente, lo cual aún no está, es decir organizar bien el escenario para lograr dar la dinámica y la gestión que se requiere, es lo primero, después viene las diferentes acciones o actividades, todas ellas es un paso gigantesco para decir ciertamente que se inició el camino correcto para salvaguardar nuestro patrimonio cultural.

viaradio

Las 20 de Vía Radio

x

cuartavia play store