Viernes 19 Octubre 2018

Por Angelica Solís Sotomayor*

Aquel 18 de mayo de 2014, vuelve a ser sencillamente “Domingo”. Eran exactamente las 8:am, los padres alistaban a sus niños para enviarlos a la escuela dominical, los ángeles vestido de sonrisas abrazaban lo eterno. Leían la biblia siendo felices. Llego la hora de ir a la estación donde se les apagaría la luz, ellos, les regalaron a sus padres el ultimo soplo de sus corazones. A las 11:50 AM el bus que los regresaba a casa intempestivamente falló. 33 almas inocentes fueron al cielo.

Es considerada la tragedia más grande que se haya ensañado contra niños en Colombia: la tragedia de Fundación, magdalena. Este municipio rivereño inseparablemente unido a la construcción del Ferrocarril de la perla más grande de américa, y que se encuentra localizado cerca de la Sierra Nevada de Santa Marta, hoy vuelve a ser noticia, nuevamente una tragedia ocurre en contra de un niño. Un energúmeno vilmente cobarde acabó con la vida de una menor de la forma más nefasta, fatídica, mortal y desgraciada. Un niño menos en fundación. Un viernes inolvidable para quienes sienten este dolor y sufrimiento, como aquel domingo eterno, en el que todavía esperan a los niños y no hay regreso.

La problemática social se vuelve más evidente en este municipio cuando existen esta clase de sucesos. Según el Estudio Nacional de Salud Mental 2003, el 40,1 % de la población colombiana entre 18 y 65 años, está sufriendo o sufrirá alguna vez en la vida un trastorno psiquiátrico diagnosticado. De estos, se detecta el 16 % en el último año y el 7,4 %, Es realmente preocupante la problemática de salud mental que conllevan a las personas a realizar hechos atroces, como el caso de la pequeña Juliana sanboni. Sin embargo, esto, no se debe entender como causal de exclusión de Responsabilidad penal, toda vez, que mientras no se compruebe que la persona sufre o está certificada que padece de estas enfermedades de salud mental está en condiciones normales y aptas para vivir en sociedad y ser judicializado. Esto debemos entenderlo claramente.

Como mujer, como tía, como hermana es indignante y preocupante que sean los menores los que están siendo víctimas de maltrato, de muerte, de rechazo, y de tratos degradantes. Es aquí donde no se debería bajo ninguna circunstancia atenuar la pena.

Hoy se va al cielo una pequeña mas fundanenses, hoy acompaña a sus vecinos, a sus amigos, a sus compañeros de escuela.

A fundación: Esperanza y Regocijo.

LA ÑAPA: Colombia el país de las contradicciones. Paz en la tumba de aquel discurso Brillante del único hombre intachable de la política colombiana sobre la Dosis mínima; Respetando el Derecho Fundamental al Libre Desarrollo De la Personalidad que tiene todo humano. Carlos Gaviria Díaz Q.E.P.D

*Abogada & Columnista   Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

viaradio

Las 20 de Vía Radio

x

cuartavia play store