La Cuarta Via

Indicadores que asustan de Magangué, el debate frente a los números de la pobreza

En la Cuarta Vía

Para nadie es un secreto que el municipio de Magangué refleja en muchos sectores pobreza, sea monetaria o de multipropósito como la denomina el Departamento Nacional de Estadística DANE, pero también se conoce que es una economía dinámica, altamente comercial y del día a día.

Sin embargo, algunos indicadores que podrían apoyar esta visión conceptual de Magangué podrían no solo apoyarla sino además acrecentarla, o sencillamente demostrar una realidad, allí se centra un  debate entre los que creen que los números presentados son fiel copia de una realidad, y otros que hacen ver las contradicciones con que se manejado la información oficial.

Ya habíamos adelantado algo de estos datos en la nota “Otros datos del Censo, 78.5% son maganguleños y el 40.89% de los hogares el jefe es la mujer”.

Los datos más relevantes dentro de estos indicadores se encuentran en el resultado detallado del Censo 2018 del DANE. En los datos entregados de la medición de la pobreza multidimensional municipal, los números fríos están en rojo; buscamos respuestas a los mismos y esto nos encontramos.

El porcentaje de la línea de pobreza multidimensional se encuentra en 49.1% (a nivel nacional el indicador fue de 19,6%), para algunos el indicador es la percepción real del alto “rebusque” que se vive en la sociedad magangueleña, por cuanto Magangué sigue recepcionando alta población pobre. Para Henry Borre de la Cámara de Comercio, “es evidente lo que está pasando, pero estas cifras deberíamos hacernos despertar y priorizar lo social, no nos debería sorprender estos números. Además está pasando en gran parte de Colombia, las ciudades se llenaron de cordones de pobreza porque el campo no está produciendo, y eso debido a varios factores como la guerra, tratado de libre comercio y gobiernos que no impulsan las reformas ni los liderazgos que deben ser”.

Sin embargo, para otras voces, que reconocen el alto nivel de informalidad laboral el residente en Magangué puede generar buenos ingresos, aunque eso no signifique alta productividad o desarrollo económico.

Y es que, en el dato de trabajo informal, se llega al porcentaje de 93.4% de la población, ahí tampoco hay consenso y las opiniones se dividen. Para Borre es real la cifra, para algunos profesionales consultados, el número real si es alto pero es demasiado alto a la realidad.

En materia educativa el censo también tiene indicadores que entran en la contradicción para muchos, es el caso del 20.9% (indicador nacional 5%) que alcanza el analfabetismo, para Roberto Suarez, coordinador de calidad de la secretaria de educación, nos cuenta que hay varias formas de dar lectura a ese indicador, por un lado entender el analfabetismo como no sabe leer ni escribir, bajo este concepto ese dato sería incorrecto; pero puede tomarse como no funcional, que la persona sabe leer y escribir pero no tuvo educación, para el primer caso el indicador debería ser del 5%. Igual sucede con el indicador del 60.5% de la población con bajo logro educativo, que según Suarez puede tener también varias lecturas, lo mismo que para el 22.3% para el rezago escolar, considera que “no sé dónde está, Magangué arroja 1300 estudiantes que se gradúan, que hay descolarización o alta deserción es cierto, pero el indicador es muy elevado para la realidad”.

Hay un indicador que el secretario de salud Javier Payares dice es totalmente falso y es el 17.2% que indica que la comunidad no tiene aseguramiento en salud. Del censo existe otros indicadores que son cuestionables, el 46.9% de la población con inadecuada eliminación de excretas, este indicador, para algunos es bajo, entendiendo que solo un 14% puede decir que tiene alcantarillado.

El DANE también presentó las necesidades Básicas Insatisfechas, un 26.38% de las personas tienen NBI y un 7.11% vive en miseria.

Números para explicar

En los registros de la población sisbenizada versus los registros del sistema general de seguridad social hay cifras que demuestran una realidad social dinámica y a la vez cambiante del municipio.

A corte de enero del 2020, Magangué registró en la base certificada nacional del Sisben un número de 145.771 personas, en 44.561 hogares, con 37.747 fichas, de ese número 134.199 personas se encontrarían en el régimen subsidiado, en un nivel 1 126.561, y en un nivel 2 7.638.

Mientras que para la base de datos de la administradora de los recursos del sistema general de seguridad social en salud ADRES para el mismo corte, el número de personas en subsidiado alcanzaba los 115.905 y el contributivo solo 15.537, el dato que maneja la secretaria de salud municipal es de 115.291 subsidiado, 15.914 contributivo y 3.289 especial. Lo que indicaría la alta población flotante que circula en la ciudad.

La población del censo 2018 fue de 133.270, urbano 92.316 y rural 40.954; la proyectada para el 2020 es de 140,156, urbano 96.380 y rural 43.776.

Aunque no hay una claridad absoluta de los indicadores la diferencia poblacional en las bases de datos generaría consecuencias en materia social, económica y presupuestal en el municipio. El debate de estos números de los indicadores está que nos de su opinión.   

Quizás te interesa...

desde mayo espera...

Click to inspect, then edit as needed.

Click to inspect, then edit as needed.

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *