La Cuarta Via

La Casa Magangué, sueño con la ruta creativa y tradicional del municipio

Una propuesta para empezar a mirar esa Magangué que parece no existiera, un espacio que es posible realizar, y no un sueño eterno como la Casa en el aire

En la Cuarta Vía

Te doy la razón al pensar que Magangué tiene un millón de problemas, la lista es larga y si volteamos a mirar de lado a lado cada uno de nosotros podría contar una frustración con la ciudad que nos atañe directamente.

Te concedo la razón y en eso apoyo la idea de que nuestro municipio necesita un liderazgo que platee una nueva dinámica social y política, visionando nuevos conceptos de gobierno, participativo, planificador y que nos haga respirar el aire renovador de desarrollo, tienes toda la razón, te lo digo para que no descalifiques de salida la posibilidad también de soñar, hablar, reconocer y mostrar nuestros rasgos de identidad que ha sido labrado por mucha gente y en silencio, sin tantos aplausos, sin que te des cuenta que son ellos la pertenencia viviente de una Magangué que muere en su afán del día a día.     

Te lo voy a contar proponiendo la construcción o adecuación de un espacio al que podríamos denominar Casa Magangué, un sitio, me suena la otrora Casa de la Cultura Las Mojarritas, donde residentes y visitantes puedan encontrar los elementos más representativos de nuestra escaza y maltrecha identidad magangueleña, donde podamos mostrar esos vestigios y rastros del municipio del que quisiéramos hablar más seguido.

Casa Magangué seria ese lugar al que tendríamos que ir para ver una muestra de que existe una Ruta Creativa y Tradicional, esa que deberíamos redescubrir, promover y apoyar; una Casa placentera con stands, con cafetería, restaurante y terraza para el performance de los creadores.

Vaya que tendríamos una cantidad significativa de muestras de una idiosincrasia extraña para muchos, una Casa, que debería estar bien organizada, donde mostraríamos esos lugares y actividades que hay que vivir y conocer si quieres sentirte que estás viviendo o conoces la otra Magangué, sería el punto de partida para conocer esa ruta escondida en un presente convulsionado por problemas e indiferencias.

Me imagino una Casa donde se pueda tertuliar sobre “lo que debemos hacer”, promover el recorrido a la Ruta Creativa y Tradicional, donde podamos apoyar la comercialización, productividad e innovación de las artesanías de Cascajal o Barranca, la gastronomía en las manos expertas de la cocina magangueleña, empezando por el bocachico, antes que se pierda del todo, de los dulces, como el espejuelo, o las chichas como la Camilana, las almojábanas de Juan Arias, el bollo madrileño, el cocotazo santafereño, el buñuelo de maíz y el queso de Coyongal, los diseños de nuestras modistas, la música, pinturas, esculturas de los incansables artistas, la danza de nuestros grupos tradicionales, que increíblemente aún existen, o nuevos ritmos, la letra de nuestros compositores y poetas, el emprendimiento de los innovadores y creativos, de los lugares emblemáticos que no sabemos que son emblemáticos, como Isla Grande entre otros, de una fototeca oficial, una hemeroteca, de una Magangué virtual, con panfletos y espacios de promoción y con un listado de etc extenso.

Pero la Casa no puede ser una diáspora de buenas intenciones o una Casa en el aire, como al final ocurre con tantos sueños, ojalá sea el inicio de una verdadera reorganización del sector creativo del municipio, que tenga razón de ser por su existencia a partir de la identidad y no como producto de una propuesta electoral, una Casa que cobije el legado, difunda y promueve lo que a duras penas subsiste.

Este sueño puede ser algo superfluo para ti, que estás tratando de cambiar las cosas o que crees que el mundo se transforma a partir de grandes construcciones, en algo tienes razón… hay que tener voluntad y decisión de hacer cada cosa que piensas, pero no te equivoques, esos detalles superfluos son tan importantes para construir esas grandes transformaciones, lo básico, lo sencillo, es el primer paso para arrancar… como la familia.

Tuvimos que aprender a la fuerza lo único positivo que nos deja la pandemia del Covid-19, y que supimos “es lo vital de la vida que vivimos”, voltear los ojos a la gente de nuestro alrededor, a la familia y redescubrir un mundo que creímos obvio y superfluo por el fan del día a día, por ello te digo que el sueño de la Casa Magangué puede ser un mínimo de una realidad que nos muestre un mundo que creemos no existe, piénsalo. 

Quizás te interesa...

Alcalde de Magangué y Cormagdalena iniciarán recuperación de la Ciénaga Grande

El Tribunal Administrativo de Bolívar le ordenó a la Alcaldía de Magangué y a la Corporación Autónoma Regional del Sur de Bolívar (CSB) iniciar el rescate de la Ciénaga Grande de Magangué que ha sido ocupada de manera ilegal mediante la modalidad de rellenos y a su vez buscarle una solución al vertimiento de residuos líquidos y sólidos que afecten este ecosistema.

desde mayo espera...

Click to inspect, then edit as needed.

Click to inspect, then edit as needed.

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *