La Cuarta Via

La Guajira con dos gobernadores encargados: caos administrativo

En la Cuarta Vía

POLITICAZOS de Joaquín Romero Calle.

Uno legítimo, impuesto automáticamente y de pleno derecho, por mandato de la ley. Pero, no reconocido así. Solamente lo es, para asuntos administrativos, sin más definición. Otro, mientras llega la terna, nombrado como encargado, por el Presidente de la República, por interpretación amañada de Oficina Jurídica ídem. Situación creada, a raíz de la anulación de la elección de Gobernador, de Nemesio Roys Garzón, por doble militancia.

El primero de los funcionarios, para asuntos administrativos, meramente, según explicación que nace del interior de la misma Gobernación. Y el segundo, para contratación, nombramientos, pagos, etc. Tremenda figura jurídica bifronte. Y ahí está el error, de pronto a propósito, para beneficiar a determinado partido, de los que integraron la coalición.

Los partidos de la coalición -Cambio Radical, Conservador, Colombia Renaciente y la U.- tienen el derecho para postular candidato, para desempeño de la misión gubernamental, en calidad de encargado. Sea que el encargo, llegue hasta nueva elección o hasta el final del mandato. He aquí, el meollo o enredo jurídico, que nosotros, tratamos de solventar. ¿Debe haber nueva elección? O ¿no?

La Guajira Hoy, medio de comunicación social, oral, que publica virtualmente, su material noticioso, ha recogido conceptos de destacados y brillantes profesionales del derecho, guajiros, quienes han expresado criterios diversos, con respecto a la forma de desenvolver el ovillo jurídico, que se ha armado natural y espontáneamente, por efecto propio, del simple transcurso del tiempo.

Poca relevancia, ha tenido, el suceso de los dos gobernadores. Prioritariamente, analicemos esta coyuntura:

Ejecutoriada sentencia de nulidad de credencial del Gobernador, se produce, de pleno derecho, falta absoluta en el empleo, que fuerza a la inmediata designación de alguien, para evitar parálisis de la administración. Esta vacante, se provee, automáticamente con una designación o encargo transitorio, mientras los partidos que avalaron al candidato ganador y destronado, presentan la terna de rigor.

Sí. La terna, es derecho constitucional de los partidos que expidieron los avales, por tratarse de una coalición. Así lo impera la palabra constitucional:

“Siempre que se presente falta absoluta a más de dieciocho (18) meses de la terminación del período, se elegirá gobernador para el tiempo que reste. En caso de que faltare menos de dieciocho (18) meses, el Presidente de la República designará un Gobernador para lo que reste del período, respetando el partido, grupo político o coalición por el cual fue inscrito el gobernador elegido.”

Y en desarrollo de este perentorio mandato, mientras llega la terna, se repite, hay que atender las necesidades del servicio. Y aquí, entonces, aparece un encargo de transición, de la falta absoluta a la presentación de la terna. Y esta transición, tiene reglamentación legal, que Duque, a la mejor repetición del caso del Alcalde de Medellín, se pasa por la faja. Hela aquí:

“En los dos eventos anteriores, mientras se designa y asume el gobernador encargado, actuará como tal el secretario de gobierno o quien haga sus veces en el departamento.”

Este aparte, es de la ley 2200 del 2.022. Aprobada en las sesiones de estos tiempos de pandemia. Los dos eventos anteriores, son, precisamente, más de dieciocho meses o menos de ellos. Cuando se habla de gobernador encargado, entendemos aquí, el que se toma de la terna. Así, que, mientras no se comunique terna al Gobierno, el Presidente de la República, carece de competencia, para encargar a nadie.

Consecuencia lógica, en La Guajira, entonces, hay dos gobernadores. Uno, legítimamente impuesto automáticamente por la ley. Secretario de Gobierno. Jairo Aguilar. Este, es, el gobernador que debe ejercer. Y el otro, por irregular o viciada designación, mediante decreto presidencial, José Jaime Vega, quien no es Secretario de Gobierno. Ojo, creemos, que el asunto requiere de una severa revisión jurídica, para evitar males administrativos mayores.

Por hoy, parece suficiente. Vamos a profundizar en reflexiones, en lo atinente, a la eficacia de la sentencia de tutela, proferida por la Corte Constitucional, en materia electoral.

Quizás te interesa...

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

queremso conocer tu opinión

Entra y deja conocer tu opinión acerca de los temas públicos más relevantes en este 2021en Magangué, espera el especial el próximo 16 de enero