La Cuarta Via

La historia del mayor cínico de Magangué

En la Cuarta Vía

Por Nicolás Díaz Cueto

Para comenzar este relato quiero poner en contexto lo que significa ser cínico, el término permite hacer referencia a la imprudencia, la obscenidad descarada y la falta de vergüenza a la hora de mentir o defender acciones que son condenables.

Aunque fuese un vocablo que se desacreditó con el tiempo por cuanto la historia de la palabra tiene diferente connotación a lo que hoy representa. Los cínicos de la antigua Grecia eran los practicantes de una doctrina socrática que consideraba  que la civilización y su forma de vida era un mal, y que la felicidad venía dada siguiendo una vida simple y acorde con la naturaleza; que el ser humano llevaba en sí mismo ya los elementos para ser feliz, por ello despreciaban el dinero, lo material, se burlaban y eran irónicos con la riqueza y la distinción social, ese cínico era muy diferente al cínico de hoy, que no se burla sino que se apega a la doble moral para “triunfar” en la vida.

Entendido esto, titular “la historia del mayor cínico de Magangué” es algo jactancioso porque habría que hacer un ranking de un listado de personajes que le cabrían muy bien el termino “cínico”, sabiendo lo que ya significa.

El listado seria muy amplio si lo tomó de forma general; toda sociedad y de por sí cada uno de nosotros tiene algún grado de cinismo, ya sea por que tenemos secretos reprochables, mentiras piadosas o verdades incomodas que ocultamos para poder avanzar, por eso me voy a limitar a lo publico concretamente a la política.

Sería entonces políticos o personajes de la política o que han vivido de ella sin reparo, acostumbrados a defender a ultranza a quien les pague, a mentir y seguir mintiendo sin escrúpulos, a usar su abundante palabrerío mediático de figuras intelectuales, a desacreditar a quien le señale su actuación o esté en contra, a posar de defensores de la verdad y de lo divino; pero solo son personajes funestos a quien solo le interesa sacar su tajada como sea, son esos asesores contratistas del bajo nivel, que cobran, y que su orden es mentir, engañar, jartar de embuste al pueblo, atacar y distorsionar todo, esos personajes revestidos como “Doctores”, que han posado su vida actuando de esta forma, de un lado a otro lado, en conclusión me limitare a tres o cuatro personajes “que poseen la verdad absoluta” pero que todos sabemos que le han hecho un daño a la política y de paso a Magangué, porque su vida es sencillamente ser un cínico político.   

En ese pequeño listado conseguido destaca unos pocos nombres, cualquiera de ellos puede ser el mayor cínico de Magangué; pero encuentro que algunos pocos han participado activamente en la historia reciente de las campañas electorales del municipio, que han fungidos como contratistas, que han puesto a funcionar su inteligencia para solo mentirle al pueblo, buenos para insultar y desacreditar, personajes que debería estar en otras ciudades de tiempo completo pero que se vienen a hacer daño a la ciudad que les abrió las puertas.

Si a esta altura del escrito, ya saben a quien me refiero, pues señores es indudable que es “el mayor cínico de Magangué”, porque sin pronunciar su nombre describí un personaje que pudiera ser cualquiera, pero si ustedes compartieron y la mayoría de su grupo se ponen de acuerdo en un nombre saco la siguiente conclusión.

Primero, el personaje si existe y la gente lo reconoce; segundo, no solo lo pienso yo, la gente lo describe así también; tercero, a quien le caiga el guante… mejor reflexione que nada bueno le está aportando a Magangué.   

Quizás te interesa...

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

queremso conocer tu opinión

Entra y deja conocer tu opinión acerca de los temas públicos más relevantes en este 2021en Magangué, espera el especial el próximo 16 de enero