La Cuarta Via

“Las redes le hacen daño al periodismo, un daño ético, pero también económico”: Juan Gossaín

En la Cuarta Vía

El periodista Luis Carlos Vélez presentó en la revista Semana una entrevista con Juan Gossaín, uno de los llamados decanos del periodismo colombiano, una larga nota donde responde diversos temas, pero sobre todo la evolución de los medios y de los periodistas frente al reto impuesto por las redes sociales.

Sostiene que algunos medios y periodistas se han dejado capturar por las redes sociales y que en algunos casos las investigaciones se han convertido en armas de carácter político.

Se refirió a la cobertura en redes que ha complicado el trabajo del periodista, “cada red se convierte en la fuente de una persona, en su único informador. Y ahí vienen la corrupción, la manipulación, la mentira, la tergiversación”, apunta Gossaín. La variedad de versiones sobre un tema es por la parcialidad de quien publica, considera esto tiene que dejarse en los medios que merecen confianza.

Dice que las redes han terminado generando una cantidad de tergiversaciones y los medios, en lugar de corregirlo, lo que hicieron fue sumarse a ellas porque comenzaron a despedir periodistas diciendo para qué tantos, si yo puedo tomar eso de las redes. Salieron de sus periodistas y comenzaron a tomar de las redes lo que no era exacto. Y entonces lo que era inexacto en las redes se volvió inexacto en todas partes. En la radio, en los periódicos, en la televisión. La inexactitud se generalizó, argumenta el maestro.

Para Gossaín las redes le hacen daño al periodismo, un daño ético, pero también económico. Cada día es menor la circulación de los medios. Cada día es menor la sintonía, le ha hecho daño en todos los campos. En el comercial, en el ético y en la circulación.

A continuación preguntas y respuestas de la entrevista:

L.C.V.: Usted ha dicho en varias oportunidades que este frenesí de redes ha hecho que los periodistas, que debíamos ser los guardianes del manicomio, nos enloqueciéramos…

J.G.: Yo defiendo esa teoría. He dicho que las sociedades, todas desde que empezó la humanidad, tienen un momento en el que se enloquecen; todo se vuelve un manicomio. La prensa se fue convirtiendo con los años en el guardián de ese manicomio. La prensa era la que orientaba a la gente, la que le decía la verdad, la que informaba de todos los hechos. Ahora resulta que el guardián del manicomio también se enloqueció. Imagínese lo que puede pasar en el manicomio si los pacientes, pero también los guardianes, se volvieron locos. La prensa se ha dejado influir, se ha dejado penetrar por los elementos que enloquecieron a los pacientes. La política, los intereses económicos, los intereses sociales. Ahora la prensa también es víctima de ellos.

L.C.V.: ¿Usted qué piensa del periodismo activista o del otro fenómeno que algunos llaman el contrapoder?

J.G.: Depende de para qué se usa y cómo se usa. Si es un periodismo activista en pro de algún interés, deben decirlo. Yo recuerdo cuando los periódicos colombianos, cuando era niño, decían honradamente: diario conservador de Antioquia, diario liberal de Cartagena, semanario conservador del Tolima, etcétera. Si lo están diciendo, ya el lector está advertido. Pero volverse activista a escondidas, disimulado, oculto detrás de la puerta, no. Y lo que estamos viendo hoy es eso. El activismo en favor de algo y en contra de lo demás. Eso no es periodismo. El activismo que no se produzca para defender la verdad donde se presente, liberal, conservador, gobiernista, comunista. No, la prensa no está para eso. Hay que poner urgentemente un letrero en oro en todas las salas de redacción de Colombia: la verdad por encima de todo.

L.C.V.: ¿Se están utilizando supuestas investigaciones como armas en contra de ciertos individuos?

J.G.: Sí señor, de ambos orígenes. No solo supuestas investigaciones para atacar a los adversarios políticos, también supuestas investigaciones para defender a los amigos políticos. A mí me dicen que el país ha avanzado mucho en periodistas de investigación. Yo me pongo a ver y son periodistas de investigación pero contra uno solo. O es contra Uribe o es contra Petro. Vamos a hablar a calzón quitao. Entonces se llama periodistas de investigación y todas las semanas una denuncia, pero siempre contra Petro. O todas las semanas una denuncia, pero siempre contra Uribe. Y el país llamó a eso polarización. Eso no se llama polarización, se llama mentira. Se llama manipulación, se llama tergiversación. El periodismo de investigación es para investigarlo todo y a todos.

Lea la nota completa aquí:

https://www.semana.com/nacion/articulo/juan-gossain-dice-que-la-prensa-se-ha-dejado-influir-se-ha-dejado-penetrar/677773

Quizás te interesa...

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

queremso conocer tu opinión

Entra y deja conocer tu opinión acerca de los temas públicos más relevantes en este 2021en Magangué, espera el especial el próximo 16 de enero