La Cuarta Via

Los enredos del Consorcio Alimentando Sonrisas, operador del PAE en la Depresión Momposina y Loba

En la Cuarta Vía

Los cuatro operadores a los que la Gobernación de Bolívar les entregó, el pasado 20 de enero, el plan de alimentación escolar (PAE) conforman una telaraña de contratistas que han recibido los últimos tres años una parte generosa de esos millonarios contratos en Bolívar, bajo distintos consorcios y uniones temporales. También, gracias a las distintas sociedades que crean, han pujado por más procesos en otras ciudades como Yopal, Barranquilla, Manizales y Barrancabermeja.

Este primer contrato del PAE 2020 en Bolívar, por $30.038 millones, contempla meriendas reforzadas y almuerzos para 113.324 estudiantes, en 44 municipios, durante el primer semestre académico. Las entregas se harán en cuatro lotes:

El Consorcio Alimentando Sonrisas operará en la Depresión Momposina y Loba;

La Unión Temporal por un Nuevo Horizonte, en las escuelas del Dique;

La Unión Temporal Nutriendo Escolares, en el Magdalena medio y la Mojana bolivarense.

La Unión Temporal Montes de María, en las aulas de esos municipios.

Estos son los contratistas del PAE de Bolívar 2020 que ejecutaran en las instituciones educativas de los municipios de la depresión momposina y algunos de sus líos.

El operador de Depresión Momposina y Loba

La alimentación en los colegios de la Depresión Momposina y Loba, por $6.930 millones, será entregada por el Consorcio Alimentando Sonrisas, representado por Juan Carlos Solano Ortega, un veterano contratista del PAE. Lo integran la Fundación Sustento y la Corporación para la asistencia integral (Corporasin).

Contratos PAE de Corporasin

La Corporación para la asistencia integral, Corporasin, está matriculada en la Cámara de Comercio de Cartagena desde 2005. Entre 2014 y 2019 ganó contratos, a nombre propio y como miembro de consorcios, que sumaron al menos $29.431 millones, siendo el 89% de ellos procesos de alimentación escolar.

Su representante es Juan Carlos Solano Ortega y desde su creación, esta entidad sin ánimo de lucro ha tenido cuatro nombres. Antes de Corporasin, se llamó Corporación Alianza Comunal para Colombia, Corporación Alianza por Colombia (Corpoalianza) y Corporación Alianza.

Su lío más sonado se remonta a 2014, cuando ganó, con el 40% de participación en la unión temporal Ananias Santander, el contrato para operar el PAE en 82 municipios no certificados del departamento de Santander, por $16.573 millones. Ese contrato, a ejecutarse de enero a septiembre, fue suspendido en julio de ese año por la Gobernación tras recibir reportes de incumplimientos.

Según un informe de la interventoría, la unión temporal no cumplió con la capacitación reglamentaria a las manipuladoras para el suministro de alimentos, desde marzo empezó a incumplir con la entrega de alimentos en algunas escuelas y en otras la cantidad de alimentos no alcanzaba, evidencia de una mala planificación para la ejecución del contrato. Además, en visitas a varios municipios, la firma interventora comprobó que, como lo habían reportado algunos docentes, a los menores les cobraban hasta $2.100 pesos semanales por las raciones que les entregaban.

Tras ese rosario de irregularidades y luego de audiencias en las que la unión temporal tuvo espacio para su defensa, el 11 de agosto de 2014 la Gobernación de Santander impuso una multa de $497 millones por el incumplimiento parcial de los compromisos adquiridos.

Por ese mismo contrato, en agosto de 2015, el Ministerio del Trabajo formuló cargos en contra de la Gobernación de Santander y cada una de los entidades integrantes de la unión temporal Ananias Santander, entre ellas la firma de Solano Ortega, por la presunta evasión en la afiliación y el pago a la seguridad social integral en pensiones a los empleados que ejecutaban el PAE.

Eran cerca de $700 millones los que adeudaba la unión temporal a manipuladoras, transportadores y demás empleados, según reseñó La FM.

Contratos de alimentación escolar de la Fundación Sustento

La Fundación Sustento, la otra integrante del consorcio operador en la Depresión Momposina, ha obtenido contratos de alimentación escolar, a nombre propio o como miembro de consorcios, por $17.159 millones. Es una entidad sin ánimo de lucro matriculada en la Cámara de Comercio de Barrancabermeja desde junio de 2017. Ese año hizo dos cambios clave: dejó de llamarse Fundación Jóvenes Positivos y se mudó de Cartagena a Barrancabermeja.

Su objeto social es amplio e incluye actividades como: manejo de alimentos, suministro de implementos de aseo, organización de actividades educativas y eventos de promoción de derechos humanos en comunidades vulnerables. Su representante legal y directora ejecutiva es Estefani del Carmen Guzmán Ávila.

No es la primera vez que esta entidad contrató como integrante de una unión temporal o consorcio junto a Corporasin: ya en 2019 las dos se habían ganado, como parte del Consorcio Alimentando el futuro Bolívar, uno de los contratos del PAE de ese departamento. En 2018, también ganaron juntas el PAE de Barrancabermeja.

Información de https://lacontratopediacaribe.com/

Quizás te interesa...

desde mayo espera...

Click to inspect, then edit as needed.

Click to inspect, then edit as needed.

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *