La Cuarta Via

Magangué sin el hallazgo, pero también sin identidad ni pertenencia

En la Cuarta Vía

Por Nicolás Díaz Cueto

Por supuesto pasó lo que tenia que pasar, los restos del hallazgo arqueológico encontrados en la pata del puente en el corregimiento de Santa Fe fueron traslados al museo de Malambo; que fue por orden del constructor, del Instituto Colombiano de Antropología e Historia ICANH, del Ministerio de Cultura, que el culpable fue fulano, ahora llegan los ay, la historia se repite cíclicamente, pero una historia que no deja huellas en Magangué.

El puente Roncador, o quieran llamarlo, cambiara sin duda la dinámica social y comercial de Magangué, no se sabe si el impacto será positivo o negativo, de hecho, hace rato se dejó planificar para el futuro y solo se vive para el día a día, no nos dimos cuenta que todo a cambiado alrededor, las nuevas vías de interconexión nos dejaron atrás, con un majestuoso rio que aun no sabemos para que está ahí.

Pero, el puente no es el problema, inclusive se abrió una gran oportunidad de reencontrarnos con algo que necesitábamos hace rato, y el descubrimiento fortuito de los hallazgos nos dio otra la oportunidad para tener un motivo de mostrarnos diferentes al mundo, los indígenas hicieron su parte, pero la historia volvió a repetirse por no se cuanta veces más.

En Magangué, se ha perdido cualquier tipo de vestigios, colecciones, piezas, donaciones, pinturas, cerámicas, esculturas, hasta nuestra historia vieja, o presente se ha olvidado, como cuando nos peleamos y juramos olvidar a esa persona; pues, esta tierra decidió olvidarse de su pasado y lentamente nos quedamos sin vestigios de cultura, de pertenencia, de identidad, y literalmente nos estamos quedamos sin rasgos de cultura, porque también lo hemos querido así.

Por algo es una ciudad atormentada, caótica, peleada, sin rumbo, sin planificación, una ciudad dirigida por unos politiqueros sin la altura de los mismos politiqueros de Barranquilla, o Montería, inclusive Sincelejo, o liderada socialmente por unos personajes individualistas, egocéntricos, y curtidos por la ineficiencia de sus acciones porque realmente no saben para donde van ni lo que quieren, así ha sido la historia reciente del puerto, lo que ha pasado es producto de ello.             

Ahora el debate se lanza con ropa electoral, se trata de sacar más provecho del mismo y se lanzan conjeturas de un amor a la tierra inexistente, o seguir vendiendo el tema para seguir odiándonos con calumnias y demás. Bueno será así porque unos miles de personajes nefastos hablan desde sus bolsillos y estómagos, y no del corazón o razón.

Solo pido una acción de entendimiento, una acción donde aparten cualquier interés, una acción de madures racional, emocional y de amor a la tierra, que nos permita ubicarnos nuevamente en el contexto de la historia, que nos permita enviar un mensaje a la ciudadanía de que esta tierra puede ser otra cosa, luego sigan matándose por el poder si quieren.

Sin señalar, porque ciertamente hay culpables puntuales de lo que pasó ahora con el hallazgo, digo, ¿será que somos capaces de reaccionar y entender que tenemos el poder de cambiar muchas cosas que están mal?, ¿será que somos capaces de medio entender que hemos derrochado oportunidades?, solo hay que hacer un esfuerzo mental, para intentar despertar la fibra muerta del magangueleño.

Es bueno que se conozcan en este nuevo debate quien son los culpables, tengo unos nombres directos porque tenían responsabilidades directas, a ellos, y a otros tantos solo les pediría ¡dejen de joder y échense a un lado!, a ver si podemos reencontrarnos como sociedad.

Quizás te interesa...

Incertidumbre total

Desde La Orilla del Mar Como yo, muchos colombianos estábamos convencidos que el país iba

desde mayo espera...

Click to inspect, then edit as needed.

Click to inspect, then edit as needed.

¿Quieres comentar la nota?

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Quieres contactarte?
La Cuarta Vía
Hola, ¿en qué podemos servirte?