La Cuarta Via

Pacto Histórico en segunda dimensión

En la Cuarta Vía

POLITICAZOS. De Joaquín Romero Calle.

No es cierto que el Pacto Histórico, esté condenado a desaparecer por sobrepasar el 15%, del total de la votación. Primero, porque sólo alcanzó el 14.15% de ese gran total. Segundo, porque el resultado de marzo pasado, se dio en circunscripciones nacional y departamental. Y, aunque la departamental repetirá jornada electoral, en octubre del 23, será para elegir Diputados, no Representantes a la Cámara. En eso, son distintas.

Esto lo escribimos ayer 14 de octubre, refutando nota periodística de Sala de Redacción de El Espectador, con respecto al tema, de supervivencia de la coalición de partidos políticos, Pacto Histórico, para las elecciones que vendrán en el 2.023.

La otra circunscripción que jugará en aquel año, es la municipal o distrital. Luego, no existe incompatibilidad alguna, para que el Pacto Histórico, repita figuración en las elecciones de autoridades locales o territoriales. En conclusión, no se requiere de una reforma política, obligatoria, para que persista la coalición Pacto Histórico. Solamente voluntad. Bien para mantenerlo o bien para fusionarlo. Continuarlo o constituir un único y nuevo partido, con todos los que estuvieron coaligados, se hace, mediante actos de asambleas generales.

Si es obligatorio, por ley, lo matarán el montón de aspiraciones y egoísmos personales, para ser su Presidente y directivos. ¿Quién contendrá esa pugna? La tradicional ya conocida, hasta dio, para que Robledo, el Senador con abolengo cafetero, se hiciese a Dignidad, como partido político propio, Estilo Vargas Lleras. Esa es una personería jurídica chimba, con motivación que no convence.

Y nos dejó a Robledo, como vocero de una oposición radical y punzante, buscando desprestigiar a Petro, personalmente y como gobernante. Robledo, juega a que a Petro le vaya mal, para que así, sus declaraciones adquieran entidad de profecías, que anticiparon el desastre económico, que dice, será el Gobierno Petro.

Creemos -y ya lo hemos escrito- Pacto Histórico, es la casaquilla, reconocida a imponerse en los comicios territoriales. Nuestra recomendación, es: hagan como en el fútbol y en el beisbol. La alineación que gana, repite. Obvio, en el entendido, de que la alineación está referida a los partidos coaligados, no a los candidatos enlistados. Ojo, con la aclaración. Se nos agarran de cualquier insignificancia, para contradecirnos.

La reforma política, no la conocemos; la vamos comentando, orientados por lo que expresan congresistas y funcionarios, involucrados en e estudio y trámite de la misma. Paloma Valencia, por ejemplo, se queja, de la propuesta, de eliminar la financiación privada, en las campañas políticas. En parte, tiene razón. Dinero bien habido, de particulares, siempre han llegado a la política. Y ella -Paloma- pertenece a los altos círculos sociales y económicos del país. Por lo tanto, le es fácil, acceder a ayudas económicas, de esa presentación.

Pero lo que la Senadora, no puede olvidar, es que, en campaña, se emplean dos dineros: uno destinado a gastos permitidos y otro, a gastos prohibidos. Los primeros se declaran. Los segundos, se ocultan. Dentro de los segundos, está el de la compra de votos, perfeccionada y maximizada, en la circunscripción nacional. ¿Cuántos de los candidatos, que obtienen votos y muchos votos, en determinados lugares de la geografía nacional, han visitado, siquiera, esos sitios? Nunca.

Un Senador del Atlántico, en plan de repetir curul en este 2.022, cuando le ofrecieron respaldarlo en Galeras, Sucre, asombrado, afirmó: “pero, si nadie me conoce en ese pueblo.” Y sin conocerlo, le tributaron ciento y pico de sufragios. ¿Qué talito?

A la circunscripción nacional, como esperpento de la democracia nuestra, es a lo que hay que caminarle, para eliminarla. La misma, fue justificada, en que los grupos alternativos o de izquierda, carecían de electorado, para alcanzar curules, en las zonas territoriales. Y que, con votación nacional, si lo lograrían, porque sumarían los resultados zonales. Hoy día, ese argumento, está mandado a recoger o por lo menos, no soporta la necesidad de una circunscripción nacional.

La elección de Senado, podría entonces, diferenciarse por circunscripción departamental o distrital y municipal. Los izquierdistas, alternativos o socialistas, dentro del marco del 15%, mediante coalición, podrían ir al debate en todo el territorio nacional. Así, se evitaría compra masiva de votos

Quizás te interesa...

Knowledge Science Archives

If you’re a fresh graduate, make sure to include any internships, personal initiatives, open-source contributions

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

queremso conocer tu opinión

Entra y deja conocer tu opinión acerca de los temas públicos más relevantes en este 2021en Magangué, espera el especial el próximo 16 de enero