La Cuarta Via

Petro libero espada de Bolívar

En la Cuarta Vía

POLITICAZOS. De Joaquín Romero Calle.

La de Simón. Arma de guerra, que el Estado colombiano, conserva como reliquia patrimonial propia, que el movimiento insurgente, llamado M19, por allá, por 1.970, robó de instalaciones militares y que luego, enarboló, como emblema de paz y justicia social, causas políticas, proclamadas, como suyas, por esa fuerza guerrillera, cuya exhibición -de la espada- Petro, había solicitado, como ingrediente en su ceremonia de posesión. Duque, la negó, prácticamente, para sabotear la solemnidad de la ceremonia.

Pero, el tiro, le salió por la culata. Gustavo Petro, se juramentó, es decir, tomó posesión y de inmediato, emitió la orden verbal: por favor, la espada de Bolívar, aquí. Y hubo obedecimiento para el primer mandatario. Petro, fue miembro del M., por lo tanto, se siente inmerso en la aureola romántica histórica, del sable en comento. Quedó Duque, como payaso y ridículo, con esa actuación de “pelao chiquito envidioso.”

Otro gesto inteligente de Petro, para reconocérselo en toda su dimensión política y significado de ascendencia, frente a sus electores; el hecho de sacar la gente a la calle. La convocatoria, resultó, sobradamente atendida y la cuestión, con toda la profusión de arte manual, música autóctona, teatro callejero y otras más manifestaciones culturales, quedó, exitosamente, ratificado, el respaldo popular, a su líder electo.

El pueblo, repitió, materialmente, en sitios públicos, su conducta formal en las urnas. Nada extraordinario, resultó el discurso del Presidente Petro. Una larga oración, síntesis de lo que es, su ya reiterado rosario de propuestas sociales para la convivencia, la paz y el mejoramiento de las condiciones de vida de los menos favorecidos por la fortuna, Algunas de las cuales, no fueron siquiera mencionadas expresamente.

Reiteró su compromiso con la paz, con la educación pública y con la economía productiva y fomentadora de trabajo. No hubo en el discurso, configuraciones retóricas ni promesas de modelo económico castro-chavista o Socialismo del Siglo XXI., que tanto enrostraron, como propósito político y económico vergonzante y catastrófico, del entonces candidato del Pacto Histórico.

Nada de eso. El discurso y el gabinete, han dejado, sin fundamento alguno,  la “prevención patriótica” de Andrés Pastrana, para no concurrir a la ceremonia de posesión. Para destacar, sí, lo que es ya, un resentimiento mayoritario de la sociedad colombiana, por el comportamiento de los gobiernos nacionales, frente a Estados Unidos y frente a la guerra a las drogas, que éste impone a Colombia.

Francamente, dijo Petro, ha fracasado esa guerra. No llega a puerto feliz. Y los arrestos y decomisos, que se producen, ante la magnitud del tráfico, quedan convertidos, en ocasionales triunfos pírricos, que no llevan al final esperado. Esto, despierta una gran expectativa, para ver, si Colombia deja de ser campo de batalla, por la coca que consumen gringos y europeos, que se produce acá, pero con insumos y precursores de allá.

En medio del agite de los actos ceremoniales, igualmente, el cotarro político, ha continuado girando, en el ámbito del Congreso de la República, en torno a la elección de Contralor General de la República. Al respecto, por lo pronto, repetimos lo que ya hemos dicho. El problema de la elección de este funcionario, no es político, es jurídico, pues, Tribunales, ordenaron que haya igualdad de género, entre aspirantes escogidos o clasificados.

La lista de elegibles, por mérito e igualdad de género, como lo impuso decisión judicial, no es viable. El mérito y el género, se contraponen y excluyen entre sí. El mérito, consiste en formación académica, experiencia profesional, laboral o relacionada y subjetividad del comportamiento, resumido todo, como competencia para desempeño del cargo. El género, por el simple hecho de ser hombre o de ser mujer. En el mérito, opera el porcentaje calificatorio y clasificatorio. En el género, no. Es hombre o sé es mujer y listo.

Destaquemos también, la representación de cuadros vivos, de Galeras, Sucre, en los preliminares de la ceremonia de posesión de Gustavo Petro. Majestuosa, como siempre ha sido, la actuación de estos artistas nativos y espontáneos de estas sabanas sucreñas. Representación llevada a cabo, en nombre de la comunidad galerana, por ello, es procedente preguntar, ¿cúanto aportó el Municipio, para los gastos del viaje?

Bien, terminó la época Duque, con el acto egoísta y dictatorial de mantener en reclusión, la espada de Bolívar; puesta en libertad, de inmediato, por el nuevo mandatario de los colombianos, para mostrarla a Colombia y al mundo entero; blandiéndola como instrumento de paz y de amor, luego de ser arma de guerra, en manos de El Libertador, Simón Bolívar.

Hecha flecos, más de lo que estaba, quedó la reputación de Duque, después de esta especie de “golpe de espada” administrativo, que lo dejó encuero moralmente, a su salida de la Casa de Nariño.

Quizás te interesa...

Knowledge Science Archives

If you’re a fresh graduate, make sure to include any internships, personal initiatives, open-source contributions

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

queremso conocer tu opinión

Entra y deja conocer tu opinión acerca de los temas públicos más relevantes en este 2021en Magangué, espera el especial el próximo 16 de enero