La Cuarta Via

¡Pilas! En Magangué se logró recuperar terreno baldío para uso público, el dato de cómo se puede hacer   

En la Cuarta Vía

Por Joseph Roenes Galvis

Las áreas perdidas de terrenos baldíos urbanos por el municipio de Magangué y que deberían ser de uso público se cuentan por cientos de lotes, el proceso de formalización de estos terrenos es normativamente fácil solo dependiendo de la voluntad política para hacerlo, por ello nos alegramos sobre manera la formalización de unos estos lotes, que se constituye además de una noticia, en el ejemplo a seguir por parte de voceros de la comunidad para reclamar ante la alcaldía municipal el uso público de terrenos que han sido usurpados por terratenientes o que generan controversia en la misma comunidad.   

Es así, como por gestión de representantes de la comunidad ante la alcaldía de Magangué, se pudo legalizar y formalizar una propiedad que era reclamada por privados y ahora paso a hacer un bien de uso público.

Se trata de un lote baldío urbano, de área total de 5.544 mts2, denominado parque cancha San Mateo y que por años estuvo en controversia porque su uso era reclamado por privados

Según pudimos conocer fue importante la gestión de la acción comunal para que el lote obtuviera la titulación de bien baldío de uso publico a nombre de la alcaldía hecho que quedo consagrado bajo la resolución 3181 emanada por la alcaldía el pasado 12 de octubre por medio del cual se formalizó y legalizó la propiedad del bien donde se expresa la titularidad a nombre del municipio.   

Se habla de bienes baldíos cuando hay bienes que están ubicados en territorio colombiano y no tienen dueño, y de bienes de uso público que son los pertenecientes al estado, pero su uso y disfrute pertenece a todos los ciudadanos colombianos.

Un ejemplo de bienes públicos son los parques, las calles, carreteras, puentes, las plazas, etc.

Cuando un bien es público, cualquier persona puede utilizarlo, excepto si existen restricciones legales o reglamentarias, como cuando no se puede circular en determinados horarios.

Los bienes de uso público pertenecen al patrimonio público, son inalienables e imprescriptibles, es decir, que una persona no puede adquirir el dominio por prescripción adquisitiva, es decir, que la ocupación o posesión de un bien público jamás dará lugar a la adquisición del dominio por prescripción.

El proceso de legalización de un bien uso publico

La norma establece que, para la identificación y transformación jurídica de Bienes baldíos urbanos a bienes fiscales, bienes fiscales titulables o bien de uso público, las entidades territoriales deberán llevar a cabo los siguientes pasos:

1. Identificar el bien baldío urbano que se pretende convertir en bien fiscal, bien fiscal titulable o bien de uso público;

2. Hacer el estudio de títulos correspondiente;

3. Solicitar la carencia de identidad registral a la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos correspondiente;

4. La entidad territorial debe hacer la declaratoria de bien baldío mediante acto administrativo de carácter general, el cual será publicado.

Registrar, ante la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos, el acto administrativo que declaró el bien baldío, de acuerdo con las normas vigentes.

Claro está que en el proceso de formalización se debe hacer descripción de la cabida y linderos del predio a inscribir en el registro de propiedad de la entidad territorial haciendo uso del plano predial catastral, según el Decreto 2157 de 1995 o cualquier documento cartográfico basado en cartografía oficial con las coordenadas que identifiquen con claridad los linderos del predio en metros cuadrados.

En todo caso todo deberá estar certificado por la oficina de catastro o el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, el gestor catastral o, en su defecto, firmado por un profesional como topógrafo, ingeniero civil, catastral o topográfico con matrícula profesional vigente autorizado.

El destino del bien publico

Aquí se recuerda la ley 9 de 1989 en su artículo sexto que reza sobre el destino de los bienes de uso público incluidos en el espacio público de las áreas urbanas y suburbanas, no podrá ser variado sino por los concejos, juntas metropolitanas o por el consejo intendencial, por iniciativa del alcalde o Intendente de San Andrés y Providencia, siempre y cuando sean canjeados por otros de características equivalentes.

Los parques y zonas verdes que tengan el carácter de bienes de uso público, así como las vías públicas, no podrán ser encerrados en forma tal que priven a la ciudadanía de su uso, goce, disfrute visual y libre tránsito.

Quizás te interesa...

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

queremso conocer tu opinión

Entra y deja conocer tu opinión acerca de los temas públicos más relevantes en este 2021en Magangué, espera el especial el próximo 16 de enero