La Cuarta Via

¿Por qué el papa Francisco dice que las homilías son “un desastre en general”?

En la Cuarta Vía

El Papa pidió que se mejoren las homilías que, según él, a menudo son un “desastre” y especificó que no deberían durar más de 8 o 10 minutos.

“Se prepara en oración, se prepara con espíritu apostólico. Por favor, las homilías, que son un desastre en general”, ha asegurado el Pontífice al recibir en el Vaticano a los participantes al curso para responsables diocesanos de celebraciones litúrgicas.

En su discurso a los participantes en el curso “Vivir en plenitud la acción litúrgica” del Pontificio Instituto San Anselmo para los responsables diocesanos de las celebraciones litúrgicas, Francisco se ha hecho eco además del documento de trabajo del Sínodo sobre la Sinodalidad, que celebrará su cita final en el Vaticano en ocupar del 2024, según el cual “la calidad de las homilías se considera casi unánimemente un problema”.

Para el Pontífice, la liturgia “es el arte primario de la Iglesia, el que la constituye y caracteriza”. Por ello, ha instado a cuidar de las celebraciones con “preparación y compromiso”, además de un “profundo conocimiento y un profundo sentido pastoral”.

El Papa hizo hincapié de este modo en que la Iglesia, a su juicio “no acaba de entender”: “La homilía no es una conferencia, es un sacramental”.

Así, instó a ayudar a las “comunidades a vivir la liturgia” y a “dejarse plasmar por ella”.

Quizá preocupado por el tono de sus palabras, este domingo, durante la misa en la basílica de San Pedro, en su homilía agradeció a los sacerdotes su «servicio y sacrificios» y que «mediten, vivan y anuncien la Palabra de Dios». Les recordó también que cuando lo hagan, tengan presente que no se trata de convencer a las personas de las propias opiniones, sino de llevarles «el consuelo de la Biblia, el anuncio impetuoso de Dios que transforma la vida, la alegría de saber que Él se dirige a cada uno».

La ceremonia en San Pedro era particular pues la Iglesia católica celebraba este fin de semana el domingo de la Palabra de Dios, en el que el Papa Francisco suele conferir los ministerios laicales. Este domingo, confirió a seis mujeres y cuatro hombres los ministerios del «catequista», responsable de explicar el catecismo, y el del «lectorado», responsable de las lecturas de la misa.

El Papa abordó el «problema» de las homilías desde los primeros meses de su pontificado. «Se lo debemos a las personas, a los católicos», asegura. Lo desarrolló ampliamente en su primer gran documento magisterial, la exhortación apostólica «Evangelii Gaudium», de noviembre de 2013. Han pasado casi diez años y sigue pensando que es una cuestión pendiente.

Quizás te interesa...

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

queremso conocer tu opinión

Entra y deja conocer tu opinión acerca de los temas públicos más relevantes en este 2021en Magangué, espera el especial el próximo 16 de enero