La Cuarta Via

Puede que haya sido verdad, pero ya no se le cree

En la Cuarta Vía

Desde la Orilla del Mar

No cabe duda que el tema del “atentado” contra el helicóptero del Presidente Duque en zona fronteriza la semana anterior, fue y sigue siendo la noticias que más ha despertado opiniones entre los colombianos de las dos tendencias en las que está dividido el país, es decir entre los gobiernistas y la oposición.

La acción como tal es repudiable desde todo punto de vista, teniendo en cuenta que más que un ataque a la figura del presidente de los colombianos, es un ataque a la democracia y las instituciones de nuestra nación.

Preocupa desde todo punto el hecho como tal, teniendo en cuenta que la acción nos devuelve a épocas de ingrata recordación en donde los grupos alzados en armas realizaban este tipo de acciones.

Desde el lado de los gobiernistas e inclusive desde la misma oposición, el hecho ha sido repudiado pues no se puede aplaudir este tipo de acciones en contra del mandatario de los colombianos, así no se esté de acuerdo con sus políticas o con la forma como está conduciendo la nación.

Pero como reza la premisa filosófica: “No hay Causa sin efecto, ni efecto sin causa”, desde muchos sectores se está poniendo en duda la autenticidad del atentado y todo porque hay muchos aspectos que no encajan en la lógica del mismo.

Además, a lo anterior hay que agregarle la falta de credibilidad que ha tenido el gobierno Duque, que se ha distinguido desde su posesión en mentirle a los colombianos, así como incumplir a lo que se compromete.

Son muchas las mentiras que ha dicho el gobierno en los últimos años y por eso es que unos ya no le creen y otros lo ponen en duda.

En la isla de providencia, Duque se comprometió a reconstruirla en cien días y casi llegamos a la nueva temporada de huracanes y los raizales siguen viviendo a la intemperie.

Mentiras como la reducción de los impuestos, más salarios para la clase trabajadora, cumplimiento de los acuerdos del proceso de paz haciéndole “modificaciones” y eliminación total de la mermelada, son algunas de las mentiras vigentes que el gobierno les ha dicho a los colombianos y por lo cual ya no se le cree, pues ninguna de ellos la ha cumplido.

Otra mentira fue la del respeto a la meritocracia en los cargos públicos –sobre todo los del exterior- pues de acuerdo con las cifras recaudadas por muchos investigadores, demostrarían que muchos de ellos fueron entregados a dedo y sin el lleno de los requisitos ni el respeto por la carrera diplomática, a los amigos del presidente o familiares de los amigos del mandatario.

Pero creo que al gobierno no se le cree es porque ya acostumbró a los colombianos a que, en momentos difíciles, en donde se encuentra cuestionado por su mal accionar, lanza una “cortina de humo” para taparlo.

Y es que precisamente en el momento en el que una encuesta revela que Duque tiene la más baja imagen de favorabilidad de presidente alguno en la historia republicana del país, que llega al 78%, ¡pum! Revienta la noticia de un atentando en su contra.

Para reforzar esa tesis hay que tener en cuenta muchos aspectos técnicos y de seguridad del primer mandatario de los colombianos, que no encajan a primera vista y que ya han sido revelados por varios portales informativos, a los cuales no me voy a referir por no tener conocimiento en la materia.

Lo cierto es que cuando el rio suena…

Quizás te interesa...

no te pierdas tus programas

¿Quieres comentar la nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *